You are currently browsing the category archive for the ‘Fotografía’ category.

El Servicio Fotográfico era un gabinete del Ayuntamiento creado en 1914 con el fin de fotografiar toda la actividad municipal y dejar constancia de los cambios que pretendían convertir Madrid en una ciudad nueva. En las primeras décadas del siglo XX se acometieron reformas urbanísticas, se construyeron nuevas escuelas, mercados, dispensarios… Con la llegada de la República los proyectos se sucedieron; la apertura de la Casa de Campo a los ciudadanos, la prolongación de la Castellana y el nuevo Plan de enlaces ferroviarios, etc.

El nuevo Servicio se encargaba de realizar todo el material fotográfico municipal y guardarlo.

Membrete del Servicio Fotográfico

Membrete del Servicio Fotográfico y relación Archivo (enero 1936)

Otro de sus objetivos era ilustrar las propias publicaciones del Consistorio.

 Tiempos Nuevos: revista quincenal de estudios socialistas municipales, 1934.

Tiempos Nuevos: revista quincenal de estudios socialistas municipales, 1934.

Su creación no fue una iniciativa aislada sino que formó parte de una política cultural global. Se fundó la Hemeroteca, la Biblioteca Musical, la Escuela de Cerámica, las Bibliotecas Circulantes y de Jardines, el Servicio de Investigaciones Prehistóricas, la Revista de la Biblioteca y Archivo… y reforzaron las principales instituciones municipales, por ejemplo el Archivo de Villa. Se propició la salvación de algunos edificios, como el Hospicio de San Fernando que se convirtió en sede del Museo Municipal. Etc.

Escuela municipal de cerámica en construcción (1932) Negativo. Placa de cristal.

Escuela municipal de cerámica en construcción (1932)
Negativo. Placa de cristal.

Durante la guerra el gabinete fotográfico desapareció, como tantas cosas. Su existencia se ha conocido gracias a las publicaciones oficiales y al Archivo de Villa donde se conservan los documentos que reflejan todos los movimientos o actuaciones del Ayuntamiento, así como los Presupuestos Ordinarios de Gastos e Ingresos.

En 1951 la Hemeroteca recibió cerca de dos mil negativos de vidrio además de otros materiales fotográficos que hoy día forman parte del Museo de Historia y de la propia Hemeroteca.

Con la intención de mostrar esta actividad y parte de su archivo, se ha inaugurado en el Centro Cultural Conde Duque la exposición Madrid 1910-1935. Fragmentos visuales, secuencias y contrastes de una ciudad en transformación, que podemos visitar hasta el próximo 20 de abril.

pasillo conde duque

Formada por fondos de este Servicio, además de ser un documento gráfico excepcional de la ciudad en las primeras décadas del siglo XX es un precioso testigo de la vida cotidiana en esos años. Contemplar escenas del pasado, la mayoría en lugares reconocibles, nos gusta a casi todos. Es emocionante descubrir sitios o construcciones de los que hasta ahora nunca habíamos visto una imagen… también se muestran espacios desaparecidos.

La fotografía constituye sin duda uno de los mejores medios de documentación del pasado. Las generaciones futuras contarán con mucha más información que nosotros respecto a su historia, gracias a las actuales nuevas tecnologías y la fotografía digital. Pero en los comienzos del siglo XX no era tan fácil, por eso resulta grato conocer el rico material municipal, gran parte del cual está a nuestra disposición en la maravillosa web memoriademadrid.

Por Mercedes Gómez

Para completar mi terna de recomendaciones entre las exposiciones inauguradas este mes de febrero, hoy os animo a visitar los Bosques de luz de José Manuel Ballester.

Nacido en Madrid en 1960, licenciado en Bellas Artes en 1984, pintor, fotógrafo… después de algunos otros premios de importancia, en 2010 obtuvo el Premio Nacional de Fotografía, “por su trayectoria personal, por su singular interpretación del espacio arquitectónico y la luz y una renovación destacada en las técnicas fotográficas”.

Poco después, en 2011 pudimos ver una exposición dedicada a su obra fotográfica en la Sala de la Comunidad de Madrid en Alcalá 31, La abstracción en la realidad. Y ese mismo año su serie de fotografías del Museo Arqueológico Nacional en obras.

Hasta el 3 de marzo, aún podemos contemplar algunos de sus cuadros en la muestra El artista en la ciudad, que ya visitamos hace unos meses en el Palacio de Cibeles.

MAN 2011

Museo Arqueológico Nacional 2011

Ahora, en la a veces inquietante antigua Fábrica de Tabacos se han instalado sus Bosques de luz, una completa y magnífica retrospectiva de su obra fotográfica. Un resumen de sus últimos ocho años de trabajo que explican su relación con la Pintura y con la Fotografía, y su forma de utilizarlas, entremezclando ambos lenguajes.

El recorrido por los pasillos y salas del viejo edificio es sorprendente, las fotografías se relacionan entre sí como si de una historia se tratara, enlazando paisajes o espacios naturales con maquinarias, tuberías (las fotografiadas y las reales)… también lo hacen con el lugar que las acoge.

Tabacalera 2012

Tabacalera 2012

Las fotografías del propio espacio en que nos encontramos a primera vista producen un efecto extraño… nos recuerdan un gran recurso del Barroco… parecen un espejo.

Tabacalera 2012

Tabacalera 2012

La mirada de José Manuel Ballester nos traslada a lugares insospechados, irreales.

paisaje

No podían faltar sus atrevidos Espacios ocultos, de los que él mismo dice que han supuesto un reencuentro con la Pintura. El fotógrafo manipula las imágenes en su ordenador eliminando las figuras humanas de famosos cuadros renacentistas.

La gran fotografía sobre lienzo, una espectacular Última Cena de Leonardo, nos recibe en el patio de la antigua fábrica. Al final del recorrido hallamos su visión de La Anunciación de Fra Angelico, y La historia de Nastagio degli Onesti de Botticelli y su taller -los originales de estas dos últimas obras se encuentran en el Museo del Prado, en la Sala 56b-.

nnn

El bosque italiano (2008)

Nos recuerda Ballester que en aquellos tiempos medievales, y después en el Barroco, era habitual que los ayudantes en sus talleres pintaran los paisajes y después el maestro creaba la historia y dibujaba los personajes. Dice que él, eliminando las figuras y dejando solo el escenario, nos invita a crear una historia propia. Probemos.

Por Mercedes Gómez

—–

Tabacalera
Calle Embajadores, 51
J.M. Ballester. Bosques de luz.
Hasta 28 de abril 2013

El azar y la lluvia han querido que hoy Jueves Santo visitara una exposición imprevista, la dedicada a Gervasio Sánchez. Organizada por el Ministerio de Cultura con motivo de la concesión del Premio Nacional de Fotografía 2009 al gran y comprometido reportero, muestra su obra desde sus comienzos en los años 80 hasta hoy. La exposición es magnífica, de visión obligada, pero muy dura.

El lugar elegido es perfecto para transmitir toda la emoción, la antigua Fábrica de Tabacos en la calle de Embajadores. Traspasada la entrada el gran patio vacío de la vieja fábrica nos avisa de lo que vamos a encontrar, el sonido constante de las balas lo inunda todo.

A continuación el silencio en las naves de paredes desconchadas que acogen las terribles fotografías de la vida afectada por la guerra y la violencia.

Contemplamos los primeros trabajos del entonces debutante fotoperiodista en 1984, realizadas en diversos países de América Latina, que recorrió hasta 1992. La dramática situación en los Balcanes desde 1991 a 1999, que una vez más injustamente a quien más afectó fue a la población civil. La penosa vida en algunas zonas de África durante años…

A pesar de la dureza de las imágenes es bonito comprobar cómo el fotógrafo además de mostrar las escenas dolorosas, denunciar la guerra, siempre busca las personas, las escenas de paz… hay mucha ternura y cariño en las fotografías de Gervasio Sánchez.

Niñas tras cristal coche. Bosnia. Guerra de los Balcanes. Mar.1994

Cuesta trabajo mirar directamente las imágenes de las Vidas minadas, el efecto desolador, el destrozo causado por las minas antipersona en varios países del mundo, aunque esconden más angustia los Desaparecidos, en una serie en la que el fotógrafo continúa trabajando, según él mismo cuenta.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y aquí se demuestra, pero a veces las palabras llegan al alma.

Leer lo que ha escrito Gervasio Sánchez junto a sus fotografías produce escalofríos. Dice Gervasio que “la elaboración de Desaparecidos ha sido menos satisfactoria que Vidas Minadas. Los mutilados por minas antipersona sobrevivieron a las explosiones y sus evoluciones han sido un ejemplo de pundonor. Es bello ver y sentir cómo la angustia da paso a la esperanza o cómo los gritos de dolor en los hospitales se sustituyen por escenas cotidianas de gran belleza y dignidad.

En cambio, buscar a tus seres queridos durante años o décadas convierte la vida cotidiana en una pesadilla permanente. La obsesión por encontrar al hijo, al marido o al padre entorpece las relaciones con otros seres queridos y facilita el camino hacia la desesperación y la angustia”.

Resulta difícil asumir las imágenes, lo que hay detrás de cada una, pero también impresiona leer lo que cuenta el fotógrafo, el sufrimiento que ha contemplado durante años y que le ha perseguido en sueños. Merece todos los premios que ha recibido, y que le acompañemos en su denuncia.

Por Mercedes Gómez

———-

Antología Gervasio Sánchez
Tabacalera
Calle Embajadores, 51.
Hasta el 10 de junio.

Hace unos días recibí un correo muy bonito. Me escribía una amable lectora, Eva Álvarez, en relación al artículo publicado hace varias semanas sobre el Cine Bogart, y me enviaba dos fotos de la entrada del edificio en la calle de Cedaceros, del pasado sábado 27 de febrero, por si me parecían interesantes para actualizar el post, y desde luego lo son, interesantes y sugerentes.

Sobre las puertas tapiadas del antiguo local algún artista callejero ha pegado un cartel con la imagen de una pareja besándose, que a Eva le recordó “el famoso beso tan cinematográfico, entre Bogart e Ingrid Bergman” en la mítica película Casablanca.

Antiguo Cine Bogart. Foto: Eva Álvarez

Antiguo Cine Bogart. Foto: Eva Álvarez

No puede ser casualidad. La foto, arte en la calle, arte efímero, parece un homenaje y una reclamación del cine perdido.

Gracias, Eva.

por Mercedes Gómez

artedemadrid@gmail.com
Los artículos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar. Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor. En ese caso, te agradecería me lo comuniques por correo-e. No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro. © Arte en Madrid

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Estadísticas del blog

  • 1,294,286 Visitas totales
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 600 seguidores