You are currently browsing the tag archive for the ‘Círculo Bellas Artes’ tag.

El pintor Elmyr de Hory llegó a ser conocido en todo el mundo como el gran falsificador. Aunque él decía que no copiaba, que no intentaba reproducir fielmente una obra, sino que trataba de introducirse en el espíritu de los artistas que admiraba y expresarse según su estilo, pintaba a la manera de otros pintores. Insistía en que siempre firmaba con su propio nombre, eran los otros los que, según él, cambiaban la firma y vendían sus pinturas auténticas convertidas en obras falsas.

La realidad es que muchos cuadros pintados por él fueron considerados obras de Monet, Degas, Modigliani, Matisse, Picasso, etc., vendidos por grandes sumas de dinero, y no se sabe, seguramente nunca se sabrá, si alguno continúa expuesto en algún museo.

Su biografía, como su obra, está llena de falsedades y trampas. Nació en Hungría en 1906 en el seno de una familia de clase media, su padre fue  un sencillo comerciante, pero él mismo se encargó de inventarse un pasado aristocrático. Además, a lo largo de su vida utilizó muchos nombres distintos para evitar ser identificado ante los numerosos conflictos que tuvo con la justicia.

En la década de los años 70 del pasado siglo se convirtió en un personaje famoso sobre todo a raíz del estreno en 1973 de la película de Orson Wells Question Mark (Fake), Fraude, en la que el gran cineasta le convirtió en protagonista junto a otro falsificador, Clifford Irving, de su extraordinario documental sobre el fraude y la autenticidad del arte.

Elmyr de Hory en la Falaise, Ibiza. Fotografía Archivo Diario Última Hora.

Elmyr de Hory en la Falaise, Ibiza. (Archivo Diario Última Hora).

En su azarosa vida hubo de todo un poco, fiestas, lujo, y épocas de ruina, incluso cárcel. Elmyr protagonizó varios escándalos, juicios y peticiones de extradición que acabaron de forma trágica.

A Madrid viajó varias veces. En diciembre de 1973 asistió al estreno de la película de Wells.

anuncio ABC estreno Madrid dic 1973

Coincidiendo con su presencia en Madrid, se inauguró su primera exposición en nuestra ciudad, en la Galería Orfila. Nuevamente en diciembre, tres años después, expuso en la Galería Bruagut, que ya no existe.

Elmyr de Hory pasó los dieciséis últimos años de su vida en Ibiza donde en 1976 se suicidó. No era la primera vez que lo intentaba, siempre temiendo la extradición a Francia, estaba seguro de que allí lo matarían. Pero en esta ocasión sus amigos no llegaron a tiempo.

Aquellos días aún se podía visitar su última exposición en Madrid, en la que los cuadros firmados con su nombre alcanzaban el millón de pesetas. Había conseguido ser reconocido como pintor. Otra prueba de su éxito es que se ha comprobado que existen falsos Elmyr de Hory, él mismo quizá nunca imaginó que se convertiría en el falsificador falsificado.

Treinta y siete años después Elmyr de Hory ha vuelto a Madrid. Esta semana se ha presentado en el Círculo de Bellas Artes la exposición Elmyr de Hory. Proyecto Fake, una de las más sugerentes y originales de la temporada.

cartel

Hasta el próximo 12 de mayo en la Sala Goya se exponen óleos, acuarelas y dibujos, veintiocho piezas a la manera de… y seis retratos en su propio estilo, a la manera de Elmyr de Hory.

sala goya

Como complemento se muestran fotografías y publicaciones en prensa que explican su historia y su figura, y se emite un documental, Historias como cuerpos, cristales como cielos, un curioso montaje dirigido por Ana Useros que habla de la identidad, el disfraz y la apariencia.

La exposición en su conjunto nos propone una reflexión sobre el arte, la autoría, el plagio… la verdad y la mentira, lo auténtico, lo falso, lo fingido, lo original o la copia…

Las pinturas firmadas por Elmyr a la manera de los maestros del siglo XX son bonitas. A estas alturas deben ser también muy caras.

Elmyr de Hory. A la manera de Modigliani. “Dona”.

Elmyr de Hory. A la manera de Modigliani. “Dona”.

La exposición incluye auténticos Elmyr de Hory, bellas obras pintadas a su manera.

H. de Hory. “Retrato de la madre de Elmyr”.

E. de Hory. “Retrato de la madre de Elmyr”.

Además de contar la historia de un hombre singular y mostrar su pintura, esta muestra nos obliga a pensar.

Hoy día quien lo desee puede encargar a un copista su cuadro favorito de algún pintor de éxito por una cantidad razonable de dinero. El único requisito es que exista al menos un detalle diferente a la pintura original, para que no sea considerado un plagio. Elmyr le dijo un día a una amiga, seguramente sonriendo: ¿Te hago un Picasso?.

Elmyr de Hory antes de tomar la última dosis de barbitúricos mezclada con alcohol escribió varias cartas a sus amigos, que hablaban y aún hoy hablan bien de aquel caballero simpático, culto y elegante.

La que finalmente no escribió (o no se ha encontrado) como había avisado en alguna ocasión, es la lista de cuadros suyos expuestos con la firma de otros pintores en los grandes museos. A finales de 1976 la temida extradición iba a llegar por fin. Como dijeron los periódicos por entonces, prefirió la muerte a la cárcel.

Por Mercedes Gómez

 

——

Bibliografía:

Dolores Durán. Yo es otro (Catálogo exposición Elmyr de Hory. Proyecto Fake. CBA Madrid 2013).

Círculo de Bellas Artes
Calle Alcalá, 42.
Sala Goya
Hasta el 12 de mayo de 2013

Ya tuvimos ocasión de visitar la Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe, una de las más antiguas de Madrid, en la calle de Atocha número 87, que forma parte del conjunto arquitectónico construido entre los años 1592 y 1620. Como contábamos entonces, en sus inicios, a finales del siglo XVI, allí hubo un hospital, a comienzos del XVII acogió al Colegio de los Desamparados, que atendía a niños huérfanos, y después estuvo instalado un hospital para hombres, el Hospital de los Incurables de Nuestra Señora del Carmen.

La actual casa contigua a la iglesia tiene también mucha historia. Durante un tiempo fue imprenta, propiedad de María de Quiñones, viuda de Juan de la Cuesta. Un magnífico relieve de 1905, obra del escultor Lorenzo Coullaut Valera que representa a Don Quijote y a Sancho Panza, recuerda que allí en el año 1605 se imprimió la primera edición del Quijote.

Actualmente es la sede de la Sociedad Cervantina, entidad cultural madrileña cuyo objetivo es “fomentar el conocimiento de la vida y de las obras del inmortal autor de EI Quijote, Miguel de Cervantes Saavedra, y difundir la lengua y literatura castellanas”. También desarrolla otros tipos de actividad cultural, teatro, pintura, etc.

Hace unos años se comenzó a hablar de la instalación de un museo dedicado a Cervantes en este edificio, que incluiría entre otros alicientes la recreación de la famosa imprenta. Al parecer se está restaurando el interior y pronto se abrirá al público, por lo que habrá que estar atentos, a ver si es verdad que la antigua noticia se convierte en realidad.

El próximo mes de julio también están previstas representaciones teatrales en el patio.

De momento, hasta el próximo día 23 de junio, se puede visitar una exposición colectiva de pintores del Círculo de Bellas Artes.

Son siete artistas, cada uno con un estilo propio… pero lo explica mucho mejor que yo uno de ellos, Jesús Olivan, buen amigo de este blog, y gran conocedor de la historia y de la teoría del Arte, en su propio post Pintores de Madrid y Sociedad Cervantina.

Para amantes del arte y curiosos en general, esta es una buena oportunidad de conocer qué tipo de pintura se hace actualmente en Madrid, concretamente en un lugar tan emblemático como es el Círculo de Bellas Artes.

Jesús Oliván, “Interior holandés” (2011).

Muchas felicidades, Jesús, me ha encantado poder admirar por fin tu pintura de cerca, un placer.

Y mucha suerte para ti y tus compañeros.

Mercedes


No es la primera vez que evocamos aquí los mitos griegos, hace poco hemos conocido la historia de Dioniso y Ariadna, de Sálmacis y Hermafrodito… pero sí es la primera vez que he podido visitar Grecia y ver de cerca algunas de sus maravillas, que animan a recordar una vez más la presencia de este bello país y su cultura milenaria en Madrid.

Atenea es una de las diosas principales de la mitología griega. Hija de Zeus, rey de todos los dioses, y Metis, se le atribuyen infinidad de cualidades. Considerada diosa de la guerra, sin embargo no le gustaban las batallas, valoraba más la inteligencia que la violencia. Por eso es también diosa de la sabiduría, la razón y la guerra justa. Dicen que solo peleaba si se veía obligada a ello, y siempre ganaba.

Entre los años 450 y 440 a. de C. el escultor griego Mirón creó su figura en bronce junto con otra del sátiro Marsias. El conjunto escultórico, que fue instalado en la Acrópolis entre los Propileos o entrada monumental, y el Partenón, representaba a la diosa enfadada por la actitud de Marsias, que había tratado de recoger la flauta que ella misma había arrojado, al descubrir que al hacerla sonar deformaba su rostro.

La diosa, según su antiquísima leyenda, nunca tuvo amantes, por lo que recibió el nombre de Atenea Parthenos (Atenea virgen).

En su honor se edificaron varios templos, el más famoso fue el Partenón, en la Acrópolis de Atenas, ciudad que quizá le debe su nombre, aunque no se sabe con certeza, pudo ser al revés, que la diosa tomara el nombre de la ciudad.

El Partenón, Acrópolis de Atenas.

Únicamente sus cimientos son de piedra caliza, el resto fue construido en mármol del Monte Pentélico, cercano a Atenas, cuyas canteras proporcionaban este mármol especial que en contacto con el aire y el sol adquiere reflejos dorados, que hoy aún podemos contemplar y deslumbran, imaginando cómo pudo ser el lugar en la antigüedad, con la ciudad a sus pies.

Desgraciadamente, a lo largo de los siglos, el Partenón ha sufrido guerras, robos, terremotos… por lo que solo se conservan sus ruinas. Sus hermosas columnas dóricas nos transportan al siglo V a. de C., tiempo de esplendor de la civilización griega, el gran siglo de Pericles, quien mandó levantar el templo en honor a Atenea cuya estatua sería colocada en su interior, en el centro de una gran nave.

La colosal imagen, de al menos diez metros de altura, fue obra de Fidias, el gran artista de la Grecia clásica.

Contaba el historiador griego Pausanias en el siglo II que la imagen estaba hecha de marfil y oro.

Existen varias copias antiguas de la monumental escultura, una de ellas en el propio Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

En nuestro Museo del Prado, planta 0, junto a la sala 74 que ya visitamos, se encuentra la sala 73, dedicada a la escultura clásica griega. En ella se conserva una preciosa réplica romana, esculpida en mármol en el siglo II d. de C., de solo 98 cm. de altura. Dicen los expertos del Prado que se trata de una de las mejores reproducciones de la diosa Atenea, en esta ocasión vestida con un sencillo manto de perfectos pliegues.

Atenea Parthenos. Museo del Prado.

Los adornos se perdieron, también la cabeza, siendo la que ahora vemos un vaciado en yeso de una réplica del Museo Liebieghaus de Frankfurt.

Esta delicada obra procede de la Colección del rey Carlos III, del Palacio Real de Madrid.

Otras dos representaciones de la diosa Atenea, Minerva en la mitología romana, se encuentran en el Círculo de Bellas Artes, en la calle de Alcalá.

El edificio fue construido por Antonio Palacios entre los años 1921 y 1926. Por entonces José Capuz proyectó una figura de la diosa que por motivos económicos no llegó a realizarse. En los años 60 se convocó un nuevo concurso para la creación de la estatua. Una de las Minervas presentadas se encuentra en el interior, en el centro de la escalera imperial, frente a la entrada.

El boceto ganador fue el del escultor Juan Luis Vasallo. La majestuosa escultura, de casi siete metros de altura, fue instalada en la azotea en los comienzos de 1966. Desde entonces la diosa de la guerra y también de la paz vigila toda nuestra ciudad cuyos tejados contempla impasible desde su pedestal de piedra, igual que las Ateneas de Mirón y de Fidias contemplaban la ciudad de Atenas.

Son visiones distintas de la diosa, separadas por siglos. Todas merecen ser admiradas de cerca, sobre todo la pequeña y refinada estatua de mármol, tan antigua, casi escondida en la sala generalmente solitaria del Museo del Prado.

También la clásica figura que nos recibe nada más entrar en el edificio del Círculo de Bellas Artes, en el primer rellano de la monumental escalera. Y por supuesto la gran estatua de bronce, desafiante bajo el cielo de Madrid.

Por Mercedes Gómez

—-

Museo del Prado
Paseo del Prado, s/n.

Círculo de Bellas Artes
Calle de Alcalá, 42.

artedemadrid@gmail.com
Los artículos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar. Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor. En ese caso, te agradecería me lo comuniques por correo-e. No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro. © Arte en Madrid

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Estadísticas del blog

  • 1,294,286 Visitas totales
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 600 seguidores