You are currently browsing the tag archive for the ‘Quintas de recreo’ tag.

A propósito de la Chimenea de Torre Arias, en el verano de 2011 recordábamos lo que significaron en la historia de Madrid esos terrenos situados en el antiguo Camino de Alcalá. Contamos que una vez establecida la capitalidad en Madrid en 1561 la nobleza se fue instalando en la villa, y pronto comenzaron a construir sus quintas de recreo en las afueras. Una de las zonas elegidas fue la que se encontraba en los alrededores del pueblo de Canillejas –anexionado a Madrid en 1949-.

En los comienzos del siglo XX el antiguo Camino, hoy calle de Alcalá, tras cruzar el Arroyo Abroñigal, recibía el nombre de Carretera de Aragón. Por entonces aún existían numerosas villas y quintas, como la de los Ángeles, la de Lourdes, la de Salazar… y la gran Quinta de Canillejas, actualmente llamada Quinta de Torre Arias.

Su historia es larga, su origen se remonta a los últimos años del siglo XVI. Sucesivos propietarios y obras de rehabilitación la fueron configurando. La última reforma fue realizada hacia 1850, recién adquirida por el X marqués de Bedmar, que le dio el aspecto que más o menos ha llegado hasta nuestros días.

Restitución de la planta del conjunto hacia 1860. M. Lasso de la Vega, 1999

Restitución de la planta del conjunto hacia 1860. Miguel Lasso de la Vega, 1999

Desaparecidas prácticamente todas las quintas de recreo, o muy transformadas, como las de Vista Alegre y Campo Alange en Carabanchel, la de Torre Arias ha subsistido casi en toda su extensión (más de 16 hectáreas) y hasta hace poco ha mantenido el uso residencial gracias a su última dueña, doña Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno y Seebacher VIII Condesa de Torre Arias con Grandeza de España, XI Marquesa de Santa Marta y Marquesa de la Torre de Esteban Hambrán.

Tatiana nació en San Sebastián el 26 de octubre de 1923, ciudad en la que sus padres pasaban una parte del año. Pero residió toda su vida en Madrid y dicen que se consideraba muy madrileña. Nacida en el seno de una familia de las de más rancio abolengo de España, creció en un ambiente propio de la nobleza de pasado más ilustre. Su madre, nacida en Alemania, organizó su educación, que tenía lugar en su casa. Aprendió francés, inglés y alemán, sin embargo, cuentan, no le gustaba salir de casa y, incluso ya mayor, continuaba aprendiendo de sus libros y revistas.

f.tatianaweb113_2

Foto: Fundación T.P. de Guzmán el Bueno

En 1949 se casó con el Físico Julio Peláez Avendaño, quien le transmitió el amor a la ciencia y a la investigación. No tuvieron hijos.

Tras la muerte de su madre Ana Juliana Seebacher y Muller en 1953, se instaló con su marido en la Quinta y allí ambos vivieron toda su vida. A la muerte de su padre, Alfonso Pérez de Guzmán el Bueno y Salabert en 1977, heredó los títulos y el patrimonio familiar.

En 1985, en tiempos del Alcalde Enrique Tierno Galván, a raíz de la recalificación urbanística de algunos terrenos de su propiedad que les permitieron una serie de actuaciones, llegaron a un acuerdo con el Ayuntamiento. A cambio de las ventajas obtenidas los condes cedieron a la ciudad la propiedad de la Quinta, con la condición de que ambos continuarían allí viviendo hasta su muerte. Su voluntad fue que, después, pudiera abrirse para disfrute de todos los madrileños.

Su marido murió en 2003; ella continuó su vida discreta dedicada a su amor a la naturaleza, las plantas y su interés por la ciencia.

El 9 de abril de 2012 creó una Fundación, de la que fue la primera presidenta, con la misión de gestionar su patrimonio con una finalidad de servicio a la sociedad, mediante el desarrollo de acciones concretas en los campos de la formación de la juventud, la investigación científica y el medio ambiente.

Hasta poco antes de morir doña Tatiana vivió en la Quinta, y aún visitaba los invernaderos para cuidar sus plantas como había hecho desde muy joven.

2013053123tatiana_jardin

Foto: El Confidencial 1 junio 2013

La condesa falleció el 1 de octubre de 2012, faltando pocos días para cumplir 89 años.

Hasta entonces doña Tatiana había sido una gran desconocida. En ese momento las noticias acerca de la gran herencia que dejaba (al parecer más de 500 millones de euros, y otras propiedades), la dieron a conocer y pusieron de manifiesto que fue una persona inquieta, llena de intereses y con las ideas muy claras, una mujer admirable, que a su vez admiraba a las mujeres que destacaban en la ciencia. Y generosa.

Tras la muerte de la condesa el Ayuntamiento de Madrid, la ciudad de Madrid, heredó la Quinta, que debía convertirse en parque público y sede de servicios para los madrileños.

Desde los comienzos de este mes de octubre se están realizando una serie de visitas guiadas, por una zona del recinto, a una de las cuales he tenido el placer de poder asistir. Se aprecia que los campos y construcciones necesitan un gran trabajo de limpieza, cuidado y restauración, que ya ha comenzado. Pero el lugar es una maravilla.

arbolado

La visita es muy interesante y los rincones bonitos poco a poco van apareciendo antes nuestros ojos.

caseta guarda

Cerca de la entrada, donde se encuentra la caseta del guarda, hay dos invernaderos (los que visitaba doña Tatiana para cuidar sus flores) que van a ser restaurados y recuperados.

invernadero hierro

Lógicamente, el agua era muy importante para el mantenimiento de los campos, arbolado y jardines. Los terrenos, como se puede ver en el plano en el comienzo de esta entrada, estaban atravesados de oeste a este por el Arroyo de la Quinta.

arroyo

Se conservan dos de los puentes que lo cruzaban sobre su cauce hoy seco, que aún muestra vestigios de una antigua canalización de ladrillo en los laterales.

puente

Además, dos Viajes de Agua discurrían por su subsuelo, el de Minaya y el de la Isabela.

Caminando llegamos a otra casita, en muy mal estado por lo que no podemos entrar, pero importante pues en su interior aún guarda el Pozo.

casa del pozo

Muy cerca, una gran Alberca junto a la cual estaba el Lavadero.

alberca

Son muchos los detalles que llaman nuestra atención. El hierro juega un papel destacado; fue utilizado en elementos como bancos, farolas, pararrayos… además de la utilidad se buscaba la belleza.

farola

En la casa-palacio, igual que en otras construcciones de la quinta, el principal material utilizado es el ladrillo.

palacio1

El edificio construido en estilo ecléctico destaca por su torreón y otros detalles medievalistas así como elementos neomudéjares.

palacio3

Uno de los árboles singulares es un cedro espectacular, situado frente al palacio.

cedro frente a palacio

Bajo sus ramas, frente a la entrada principal, hay una fuente en muy mal estado, que ojalá sea recuperada.

fuente

Las dudas y la polémica surgen en cuanto al futuro uso del Palacio.

El Ayuntamiento ha aprobado un Plan Especial de Protección y Ordenación para la finca “Torre Arias”, sita en calle Alcalá, número 551, Distrito de San Blas-Canillejas, publicado en el Boletín de la Comunidad de Madrid el 22 de agosto de 2014. En él se detallan los niveles de protección de los elementos en grado singular Nivel 1 (el palacio, las caballerizas y la casa del guarda), los elementos singulares según niveles de protección. Histórico-artística (puente principal sobre el arroyo de la Quinta, estanque…); histórica (invernadero, alberca…); y referencial. Así como algunos de los árboles calificados como singulares.

Antiguas caballerizas

Antiguas caballerizas

Algunas construcciones no han sido catalogadas y serán derribadas. Según nos cuentan durante la visita solo se van a derribar elementos cuyo estado de ruina hace muy difícil su rehabilitación, pero estos casos no pudimos verlos.

Los últimos meses han aparecido en la prensa noticias según las cuales el palacio podría destinarse a campus de una universidad privada, la Universidad de Navarra, interesada en el edificio. La realidad es que aún se desconoce el uso futuro del palacio.

La condesa deseaba que tras su fallecimiento su dinero y sus posesiones continuaran fomentando sus grandes aficiones: el estudio y cuidado de la naturaleza, la investigación científica, con especial atención a la labor de las mujeres, y la ayuda a los jóvenes, favoreciendo su formación. Para ello creó la Fundación. En cuanto a la Quinta, la legó a la ciudad de Madrid.

E imaginamos que querría que continuara siendo un conjunto unitario, como lo ha sido a lo largo de más de cuatro siglos. Y eso esperamos.

Por : Mercedes Gómez

—-

Fuentes y bibliografía:

Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.
COAM. Guía de Arquitectura. Madrid 2003.
Miguel Lasso de la Vega. Quintas de recreo y casas de campo aristocráticas alrededor de Madrid. Tomo I. Ayuntamiento de Madrid, 2006.
Alberto Tellería. Informe Torre Arias. Madrid Ciudadanía y Patrimonio, julio 2014.

 

Manuel Godoy, valido del rey Carlos IV desde 1792, fue un hombre muy poderoso política y económicamente. Además de la colección de arte que llegó a reunir, otras casas y posesiones, en Madrid al menos fue dueño de tres palacios.

Palacio de Godoy

El llamado Palacio de Godoy está situado en la plaza de la Marina Española, un lugar privilegiado. Fue proyectado por el arquitecto real Francesco Sabatini en 1775 por encargo de Carlos III como Palacio de los Secretarios de Estado pues estaba destinado a albergar al Primer Secretario de Estado o primer ministro. Tan elevado cargo requería un emplazamiento cercano al Palacio Real. El lugar elegido fue el solar situado junto al Colegio Convento de doña María de Aragón, hoy Palacio del Senado, frente al Real Monasterio de la Encarnación.

En aquellos momentos el Secretario era el marqués de Grimaldi, que no llegó a instalarse en él. Finalizado el edificio, sí lo habitó su sucesor, el conde de Floridablanca, y luego Manuel Godoy, duque de Alcudia.

Godoy se instaló en el bello palacio, lo amplió (según proyecto del arquitecto Juan Antonio Cuervo) y reformó a su gusto, y llegó a convertirse en su propietario por lo que es conocido como Palacio de Godoy.

palacio godoy fachada

A lo largo de este mes de agosto ha abierto sus puertas al público, con motivo de las visitas guiadas organizadas por la Comunidad de Madrid, Bienvenidos a palacio. En cualquier caso este edificio hoy acoge un organismo público, el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales abierto a los ciudadanos, con actividades, biblioteca y una tienda.

De la visita al Palacio de Godoy podéis encontrar una bonita e interesante crónica en el blog de María Rosa.

Hoy vamos a centrarnos en la búsqueda de las escasas huellas que existen de la época en que Godoy y su familia lo habitaron.

Tras el paso de los franceses por sus estancias, la guerra de la Independencia y los sucesivos cambios de uso a lo largo de los siglos XIX y XX, se conservan pocos elementos originales, ningún mobiliario, y las numerosas obras de arte que lo adornaron, o se perdieron o se encuentran en otros lugares. Manuel Godoy fue un gran coleccionista, en su palacio estuvieron obras maestras como las majas de Goya, hoy en el Museo del Prado.

Al fondo del primer tramo de la escalera imperial, obra de Jean Démosthène Dugurc, se hallaba un valioso friso en altorelieve.

palacio godoy escalera

Cuando el Ministerio de Marina y el Museo Naval (que estuvieron aquí un tiempo) se trasladaron al Paseo del Prado esquina calle Montalbán fue uno de los elementos trasladados a la nueva sede. Allí, en el actual Cuartel General de la Armada, se encuentra el despacho de Godoy, también procedente de su antiguo palacio.

Nos cuenta la guía que las estancias del político, de las que no queda nada, estaban situadas a un lado de la majestuosa escalera, el que se asomaba al palacio Real, y al otro las de su esposa María Teresa de Borbón, condesa de Chinchón, y su hija.

palacio godoy escalera izq

En alguno de los salones únicamente subsisten las decoraciones pictóricas originales. Del siglo XVIII es el esplendoroso techo, aunque oscurecido, del llamado Salón de Tapices. Su autor pudo ser Juan Gálvez, pero no se sabe con certeza. Algunos estudiosos citan a José del Castillo y a Zacarías González Velázquez, que también pudieron trabajar aquí.

palacio godoy salon tapices

En el hoy llamado Salón de los Escudos se ubicaron otras obras de Goya, cuatro tondos, medallones circulares óleo sobre lienzo, obras alegóricas dedicadas a los ideales de la Ilustración; tres de ellas, La Industria, La Agricultura y El Comercio se encuentran en el Museo del Prado. La dedicada a La Ciencia se perdió, pero se conoce gracias a las fotografías del Archivo Moreno conservadas en la Fototeca del Ministerio de Cultura.

F. de Goya, “La Ciencia” (Mº de Cultura)

F. de Goya, “La Ciencia” (Mº de Cultura)

Las pinturas de Goya fueron sustituidas por escudos modernos, aunque las esfinges a los lados sí son las originales de comienzos del siglo XIX.

palacio godoy escudos1

Las habitaciones, hoy despachos, guardan algunos techos pintados en los que no faltan los trampantojos (cortinajes, barandillas fingidas…)

palacio de godoy trampantojo

De la carpinteria original solo se conserva la puerta de la que fue Capilla del palacio, hoy transformada en salón de actos.

palacio godoy puerta

Era un hermoso palacio en el que vivía Manuel Godoy con su esposa la condesa de Chinchón y su hija Carlota Luisa cuando en los comienzos del año 1803 la reina María Luisa de Parma quiso hacer un regalo al valido, concretamente a su hija nacida tres años antes, y que además era su propia ahijada. Para ello adquirió una quinta de recreo en Carabanchel, siempre con el beneplácito de su marido el rey, propiedad que Godoy debía administrar hasta la mayoría de edad de la niña. En el breve espacio de tiempo que transcurrió entre la adquisición y la cesión de las escrituras a Godoy, esta quinta fue Sitio Real.

Quinta de recreo del Conde del Campo Alange

Era la Casa de recreo del II Conde del Campo Alange, don Manuel José de Negrete, situada en el barrio de Buenavista, distrito de Carabanchel; en la calle Joaquín Turina 37, con vuelta a las calles de Polvoranca, Gómez de Arteche, Marianistas y Camino de las Cruces.

La casa-palacio fue construida en 1786 según proyecto de Ramón Durán, discípulo de Ventura Rodríguez, a la salida del pueblo del Alto Carabanchel o Carabanchel de Arriba. Siguiendo las enseñanzas de su maestro, Durán construyó el palacete al estilo barroco tardío clasicista.

carabanchel fachada

Fue rodeada de jardines, árboles frutales, parras, faisanera, estanques, bellas fuentes… construcciones auxiliares, un palomar y un huerto, a la manera de las ricas quintas construidas en Carabanchel por los nobles y financieros de la época. La posesión tenía casi 12 hectáreas de extensión.

Se sabe que la familia, sobre todo la Condesa de Chinchón y su hija habitaron la finca; a pesar de disponer de casas de campo más lujosas, a doña María Teresa de Borbón le gustaba la posesión de Carabanchel, no se sabe muy bien porqué. Godoy debía ir a visitarlas de vez en cuando.

carabanchel fuente entrada

Vendida en 1826, a partir de ese momento tuvo varios propietarios, entre ellos el marqués de Salamanca que la compró antes de adquirir la cercana Quinta de Vista Alegre, la mejoró y la convirtió en escenario de sus esplendorosas fiestas.

    mmm Restitución de la planta de la posesión hacia 1850. M. Lasso de la Vega, 2004. (Guía COAM)

Restitución de la planta de la posesión hacia 1850. M. Lasso de la Vega, 2004. (Guía COAM)

carabanchel portico

La hija del último propietario Mariano de Larrinaga, la condesa viuda de Casa Puente, en 1941 vendió la quinta entonces conocida como Villa Larrinaga a la Compañía de María. El arquitecto Luis Moya la transformó en Escolasticado de los Marianistas, ampliando la posesión y construyendo un Panteón para los religiosos. Poco después fue convertido en sede del Colegio Hermanos Amorós, que aquí continúa.

A pesar del paso del tiempo y el cambio de propietarios y usos, la extensa quinta conserva gran parte de su estilo y esplendor. El jardín, que en el colegio llaman “la pradera”, aunque existan nuevas construcciones y espacios dedicados a instalaciones escolares y deportivas, sigue ocupando unos 94.000 metros cuadrados.

Bing maps (2014)

Bing maps (2014)

Palacio de Buenavista

Pocos años después de haber recibido esta quinta de recreo Manuel Godoy recibió un nuevo regalo, el magnífico Palacio de Buenavista.

Recordemos que en 1769 don Fernando de Silva Álvarez de Toledo, Duque de Alba, adquirió las casas llamadas de Buenavista a la salida del Camino de Alcalá, y fue su nieta, la duquesa de Alba, María Teresa Cayetana, quien inició la construcción de un gran palacio. La obra fue proyectada por Juan Pedro Arnal en 1777.

buenavista fachada

Tras la muerte de la duquesa en 1807 lo adquirió el Ayuntamiento que lo donó a Godoy. Éste entonces vendió su palacio de la plaza de la Marina Española, pues el de Buenavista se acercaba más a sus preferencias, así que comenzó las obras para decorarlo a su gusto rápidamente ya que deseaba ocuparlo cuanto antes.

buenavista techo4

Es difícil saber qué se conserva de esta época, la mayor parte de la decoración de los salones es posterior a 1940. Aunque, igual que sucede en el Palacio de la plaza de la Marina Española, los techos del Palacio de Buenavista parece que datan de la época en que Godoy se encargó de su decoración, encargando realizarlos al estilo francés e italiano, de moda entonces.

buenavista techo3

Tampoco se conocen sus autores, aunque nuevamente se cree que pudo participar Juan Gálvez. Son pinturas al temple de gran belleza.

buenavista techo2

Manuel Godoy nunca llegó a instalarse en este palacio. En 1808 se produjo su caída, exilio y confiscación de todos sus bienes.

Por : Mercedes Gómez

—–

Bibliografía:

Ramón Guerra de la Vega. Palacios de Madrid (tomo I). Madrid, 2010.
Monte-Cristo. “El Palacio de los condes de Casa Puente, en Carabanchel”, Blanco y Negro, Madrid 13 agosto 1922, pp. 34-36.
Miguel Lasso de la Vega. Quintas de recreo y casas de campo aristocráticas alrededor de Madrid. Tomo II Los Carabancheles. Madrid, 2004.
Pablo González-Pola. “El Palacio de Buenavista, ejemplo de conservación del patrimonio histórico-artístico militar”. Militaria, Madrid 1995.

El artículo de hoy está dedicado a Doña Umé, amable lectora de este blog. Ella es la dueña de la idea, y quien nos contó los detalles que han permitido escribirlo. Si recordáis, el día que hablamos de la Chimenea de la Fábrica de Vidrios, y de alguna otra, todas ellas recuerdos de antiguas fábricas madrileñas, nos dio la pista: en los comienzos de la antigua carretera de Vicálvaro, actual avenida de Canillejas a Vicálvaro, existe una muy bonita, ubicada en unos terrenos con historia.

Una vez establecida la capitalidad en Madrid en 1561, la nobleza se fue instalando en la villa, y pronto comenzaron a construir sus quintas de recreo en las afueras. Una de las zonas elegidas fue la que se encontraba en el antiguo Camino de Alcalá, en los alrededores del pueblo de Canillejas –anexionado a Madrid en 1949-, sobre unos terrenos escarpados y surcados por arroyos.

En los comienzos del siglo XX, el antiguo Camino, hoy calle de Alcalá, tras cruzar el Arroyo Abroñigal, recibía el nombre de Carretera de Aragón. Por entonces, en el margen izquierdo de la vía, aún existían numerosas villas y quintas, como la de los Ángeles, la de Lourdes, la de Salazar… y la gran quinta hoy llamada de Torre Arias, como se aprecia en el plano de Facundo Cañada, con el nombre de Quinta de Canillejas.

Detalle plano de F. Cañada (h. 1900)

En el margen derecho, frente a esta posesión, nacía la mencionada Carretera de Vicálvaro que atravesaba unas tierras aún sin edificar, en su mayoría huertas y tierras de labor.

La actualmente llamada Quinta de Torre Arias, cuyo origen se remonta al siglo XVI, creada por los condes de Aguilar, sorprendentemente pervive en toda su extensión y mantiene el uso residencial.

(Bing Maps) 2011

A lo largo de más de cuatro siglos ha tenido diversos propietarios, hasta llegar a la actual dueña, la marquesa de Torre Arias, que al parecer continúa habitándola.

Tapia de la Quinta de Torre Arias

La marquesa fue, quizá sigue siendo, la dueña de otros terrenos en los alrededores, entre ellos los que se encuentran frente a la Quinta, al otro lado de la calle de Alcalá. Se trata de aquellas tierras de labor, que en el siglo XX se transformaron en zona industrial.

Carretera de Vicálvaro frente a la Quinta de Torre Arias

Sobre uno de los solares, actual nº 6 de la Avenida de Canillejas a Vicálvaro, existió una fábrica de ladrillos con su clásica chimenea en ladrillo cocido, que hacia el año 1970, o quizá algo después, según me cuenta un vecino del barrio, se convirtió en una fábrica de quesos, la Central Quesera (era famoso el queso Carvel).

Fue derribada en los años 80, incluido el muro que la rodeaba, salvándose únicamente la chimenea, de foma poligonal.

El lugar, un descampado entre viviendas y modernas oficinas, se convirtió en algo parecido a un basurero. El pasado año la concejala del distrito de San Blas informó de que la Junta Municipal había acometido “por ejecución subsidiaria” la limpieza y cerramiento de la parcela, una vieja demanda de los vecinos. El coste, que ascendió a 57.000 euros, afirmó sería reclamado a la propiedad. Ignoro si esta propietaria es la marquesa de Torre Arias, o el solar pertenece a alguna empresa.

Solar de la antigua fábrica en 2010 (Foto : Gacetas Locales)

Nos contaba Doña Umé algo muy bonito, que la parte superior de la chimenea parece un encaje de ladrillos, y así es.

Otra curiosidad es que, durante la Guerra Civil, el comandante en jefe de las tropas defensoras de Madrid, el general José Miaja, vivió en una casita situada junto al solar de la fábrica.

Y no debería extrañarnos, teniendo en cuenta que el militar tenía su despacho en el cercano parque de El Capricho, en la que fuera finca de los duques de Osuna, donde a 15 metros de profundidad se encontraba el centro de mando del Ejército Republicano. Hace unos años fueron descubiertos mil quinientos metros cuadrados de túneles abovedados con zócalos de cerámica en sus muros y sólidas puertas de madera dotadas de seguros cerrojos, construidos cerca de uno de los Viajes de Agua que atraviesan el histórico Jardín. Bajo el despacho, instalado en el palacio de Osuna, otro laberíntico túnel le llevaría hacia algún lugar.

La zona ha cambiado mucho, desaparecieron los arroyos y las tierras de labor, pero allí sigue la gran Quinta de Torre Arias, y junto a su tapia hoy día existe un magnífico jardín público. Las antiguas fábricas se transformaron en modernas industrias y oficinas… pero allí continúa la bonita chimenea.

por Mercedes Gómez

——-

Fuentes:

Gacetas Locales, 25 marzo 2010.
Asociación de Vecinos de Canillejas
El País


A lo largo del siglo XIX entre la nobleza y las familias adineradas se puso de moda decorar los salones de sus palacios con estilos exóticos, como el chino, turco o sobre todo el árabe. El estilo árabe fue muy utilizado durante el reinado de Isabel II, de modo que a finales del siglo raro era el palacio o palacete que por entonces no contaba con su Salón decorado a imitación de la Alhambra de Granada. En la Europa romántica del siglo XIX surgió el término “Alhambrismo”, aplicado a la literatura, la música, y por supuesto a la arquitectura y a las artes decorativas.

En Madrid la recreación del ambiente y los detalles del monumento granadino fue habitual, y no únicamente en la decoración de interiores sino que incluso se construyó algún palacio bajo su influencia, como el Palacio de Xifré, que estaba situado frente al Museo del Prado, construido por José Contreras en 1865 imitando en todos sus detalles la arquitectura árabe. Desgraciadamente fue derribado en los comienzos de la década de los 50 del siglo XX.

Recordemos el Palacio de Anglada, que reproducía el Patio de los Leones de la Alhambra. El Palacio de la Condesa de Montijo en la plaza del Ángel también tuvo su gabinete al estilo árabe, el Palacio de los Marqueses de Alcañices -donde hoy se ubica el Banco de España-, … todos desaparecidos. O casi.

He leído en algún lugar que en Madrid no se conserva ningún Salón de este estilo, y esto no es exacto. En nuestra Comunidad existe el Salón de Fumar del Palacio de Aranjuez. De estilo árabe es el Palacio de Laredo en Alcalá de Henares, hoy sede del Museo Cisneriano.

Y, aunque lamentablemente muy deteriorado, en la ciudad de Madrid pervive el Salón Árabe del Palacio del Marqués de Salamanca en la Quinta de Vista Alegre.

Quizá alguno de vosotros recuerde nuestra visita a la Quinta el verano pasado, durante la cual pudimos conocer y admirar las Huellas del Marqués de Salamanca en su palacio, el conocido como Palacio Nuevo o Palacio del Marqués de Salamanca. Durante la visita una de las estancias que más nos llamó la atención a todos fue el Salón Árabe y su estado de abandono, apuntalado para no venirse abajo.

Como vimos, además de las estancias privadas, el Palacio tenía amplios y lujosos salones dedicados a recepciones o fiestas, siendo este quizá uno de los más esplendorosos del edificio.

El Palacio Nuevo fue obra de Narciso Pascual y Colomer, aunque según algunos autores, como Pedro Navascués, el Salón pudo ser construido por el arquitecto Rafael Contreras, por entonces restaurador de la Alhambra de Granada. Según otros, por el tallista y pintor Alejandro Mattey, aunque seguramente siempre bajo la dirección de Pascual y Colomer.

Tras la muerte del Marqués y su venta al Estado, la primera reforma del Palacio para convertirlo en Asilo de Inválidos tuvo lugar en 1888. Luego, en el siglo XX albergó el Instituto de Reeducación Profesional de Inválidos del Trabajo (1922), Instituto de Reeducación Profesional (1928) e Instituto Nacional de Reeducación de Inválidos (1933).

Hasta hace pocos meses ha sido la sede del Centro de Educación Especial María Soriano, colegio que ha sido trasladado al nuevo PAU de Carabanchel, en la Avenida de la Peseta, 30.

El Salón Árabe, como el resto de dependencias del Palacio, durante un tiempo, fue utilizado como aula, como muestran estas curiosas fotografías que deben coresponder a los años 60 del pasado siglo XX.

El Salón está ubicado en la planta baja, su planta es rectangular y está dividido en dos naves por un arco decorado con yeserías al estilo mudéjar.

El artesonado es solo de apariencia mudéjar, pues al contrario que los artesonados árabes realizados completamente en madera, éste presenta una técnica especial. La decoración no consta de maderas talladas y pintadas sino de otros materiales superpuestos que imitan la decoración en dicho material. Lino, pintura y papeles pintados sobre un armazón de piezas de madera.

Las yeserías completan la decoración de los muros.

Actualmente el Palacio se encuentra cerrado y sin noticias acerca de un proyecto claro de uso.

Esperemos que el Salón Árabe del Marqués de Salamanca sea restaurado y pronto podamos contemplar uno de los escasos recuerdos de una arquitectura prácticamente desaparecida, el único en la ciudad de Madrid.

por Mercedes Gómez

La Quinta de Vista Alegre, situada en el barrio de Puerta Bonita del Distrito de Carabanchel, con entrada principal en la calle General Ricardos nº 177-179, constituye un Bien del Patrimonio Cultural madrileño de indudable valor histórico y artístico…

Así comenzaba la primera entrada publicada en este blog sobre la Quinta de Vista Alegre, en la que explicábamos la historia de este antiguo Sitio Real, su situación actual y la solicitud por parte de un grupo numeroso de personas de su declaración como Bien de Interés Cultural.

Dentro de pocos días se cumplirá un año desde que enviamos nuestra primera solicitud de incoación de expediente para la declaración de la Quinta de Vista Alegre como BIC.

En vista del tiempo transcurrido sin haber obtenido ninguna respuesta, decidimos enviar una nueva carta a la Dirección General de Patrimonio Histórico recordando nuestros dos envíos, el primero con 320 firmas y el segundo con 119, y solicitar información sobre el estado de nuestra petición.

Entregamos la carta en el Registro el pasado viernes 5 de marzo, y el lunes 8 recibimos una llamada telefónica de la Subdirectora de Protección y Conservación, quien muy amablemente nos puso al corriente de la situación.

Nos recuerda la complejidad de la Quinta de Vista Alegre debido a sus distintos dueños, consejerías que intervienen y múltiples usos de sus edificios, y que en cualquier caso se trataría de un proceso muy lento, pero comenta que la Comunidad de Madrid es favorable a la protección de la Quinta y a su catalogación como BIC.

En un principio el Plan Especial redactado por el Ayuntamiento no estaba del todo acorde con el planteamiento de protección de la Quinta por parte de la Comunidad. Últimamente ambas partes están manteniendo reuniones muy frecuentes, y “se están acercando las posturas”.

En definitiva, confía en que se “llegue a buen puerto”.

Esperamos tener mejores y más concretas noticias en un futuro cercano.

A las firmas presentadas hay que sumar el apoyo mostrado por algunos de vosotros aqui, a través de los comentarios.

Muchas gracias a todos,

Mercedes

—-

Artículos anteriores

La Quinta de Vista Alegre ¿Bien de Interés Cultural?.
Huellas del Marqués de Salamanca en Vista Alegre.
Saber más sobre Vista Alegre.
Finca Vista Alegre, patrimonio desaparecido.
Reportaje sobre Vista Alegre en el diario Qué!.
La Quinta de Vista Alegre, Carabanchel Bajo, Madrid.
¿Por qué la Quinta de Vista Alegre debería ser BIC?.

La entrada de hoy la firma Fernando, a quien ya conocemos por un artículo que nos envió hace algún tiempo, De Madrid al cielo. En esta ocasión nos recomienda un paseo precioso, por un lugar cercano a Madrid, pero quizá no demasiado conocido.

Espero que os guste.

Mercedes
_______________________________________________________


Don Alonso Manrique de Lara, Duque del Arco, ejerció diversos cometidos en la Corte de Felipe V lo que al parecer le permitió traspasar la relación de servidor a amigo. Además de cortesano el Duque fue político y ocupó numerosos cargos como virrey de Méjico y Alcaide de El Pardo.

Revisando el desarrollo de alguna de las grandes fincas, incluso Reales Sitios, se puede comprobar que abundan los casos en que el origen de los mismos es un palacio o palacete ajardinado, con carácter lúdico, que posteriormente se va ampliando con la instalación de extensas zonas de producción agrícola, ganadera y forestal.

Siguiendo esta tendencia el Duque del Arco adquirió una casa de labor llamada Quinta de Valderodrigo y encargó la ejecución de una residencia que se semejara al Palacio de la Zarzuela. Cuando el Duque falleció en 1745 su viuda donó la finca al rey Felipe V, quien la incorporó al Real Sitio de El Pardo.

Actualmente la Quinta pertenece a Patrimonio Nacional, y nos ofrece un hermoso y acogedor jardín de distintas alturas, cuidado con esmero, con bonitas fuentes, y gran cantidad de árboles y viñedos.

En días laborables que el lugar es frecuentado por poco público resulta un bello y tranquilo rincón que nos invita a pasar una jornada placentera inolvidable, con el inestimable aliciente de que para conocerlo no hace falta coger trenes, barcos o aviones, se puede llegar en unos minutos desde Madrid tomando sencillamente en Moncloa el autobús 601, que va a El Pardo.

Texto y fotografías por: Fernando Gómez

Hoy tengo el placer de presentaros a Ricardo Márquez, y darle la bienvenida, como autor de la entrada, pues a Ricardo ya tenemos la suerte de conocerle en este blog gracias a que habitualmente participa con sus comentarios.

Es uno de los componentes del equipo de Historias Matritenses, a quienes quiero dar las gracias por su ayuda, por haberme acogido en su blog y por cedernos el magnífico trabajo que incluimos a continuación. Desde el principio se han mostrado interesados por nuestro propósito de dar a conocer la Quinta de Vista Alegre, conseguir su protección como Bien de Interés Cultural y su recuperación para los madrileños.

Hoy Ricardo nos ofrece una nueva visión, un recorrido por la historia de la Quinta desde su más remoto pasado, otro punto de vista que completa todo lo que hasta ahora hemos podido descubrir.

Mercedes
_________________________________________________________

Vamos a ver hoy lo que hemos podido encontrar sobre la finca o quinta de Vista Alegre, que está situada en el barrio de Carabanchel Bajo de Madrid.

En el Catastro del Marqués de la Ensenada, realizado en el año 1750, se dice que tanto Carabanchel Bajo, como Carabanchel Alto, son Realengos, bajo la jurisdicción de Madrid, por tanto tenían tierras comunes a disposición de su población: “prados, cañadas, arroyos y barrancos”. Se mencionan grandes fincas, como la del Conde de Miranda, sita en Carabanchel Alto, y la de don Manuel Dávila. Asimismo, y aunque alejado de nuestro estudio, se cita la Huerta de Aluche, con 22 fanegas, que se “riega de pie” (con agua de fuente o manantial), siendo su producción excelente y casi en exclusiva para Madrid.

En el libro de Tomás López, titulado Geografía histórica de España (1788), se cita de nuevo la finca del Conde de Miranda y la de D. Pedro Navarro en Carabanchel Alto. Mientras que en Carabanchel bajo reseña dos fincas, la del Marqués de Mortara y la de la Marquesa de Villena, que tenía casa con jardín y lavadero dentro el pueblo.

Cuadro de Juan Mieg. Carabanchel Bajo – 1818. Fuente: Tu revista Carabanchel

Era fundamental para el asentamiento de estas fincas la abundancia de agua, y como pasará en otros pueblos aledaños a Madrid, las clases más pudientes compraban las tierras para hacer sus quintas de recreo, siendo en un principio la nobleza, pero comenzando el siglo XIX la burguesía, una nueva clase social incipiente en aquellos días, comenzó a adquirir tierras también.

Pero empecemos con el verdadero motivo de este artículo: Vista Alegre. La primera noticia que encontramos es del 24 de abril de 1825, y dice así:

“Habiéndose dignado S.M. conceder su Real permiso para abrir la casa de baños titulada Vista alegre, situada en Carabanchel de abajo, con fonda, villar, jardín, huerta y varias habitaciones, se abrirá el día 38 de corriente mes.

Las habitaciones que se hallan decentemente amuebladas, se alquilarán a precios equitativos y se dará en ellas una esmerada asistencia.

El jardín y huerta estarán constantemente abiertos para el recreo y desahogo de las personas que concurran a dicha casa.

Los baños estarán provistos de aguas abundantes y corrientes, y surtidos de la ropa necesaria.

En la fonda habrá comidas de varios precios; y avisando con anticipación se prepararán las que se encarguen.

El villar estará abierto a las horas de costumbre, y en el elevado mirador llamado Belvedere habrá nigrocosmo, cosmoramas, anteojos y varías máquinas de óptica, que podrán contribuir al útil y honesto recreo de los concurrentes.

Finalmente, habrá tambien una diligencia de Madrid a Vista alegre, y viceversa, que hará diferentes viages y a horas determinadas que se anunciarán con arreglo a las estaciones.

Por ahora se situará esta en la plazuela que hay frente a la Real fábrica de Martínez junto al Prado, y las horas de salida serán: de Madrid a las ocho de la mañana y a las cuatro de la tarde, y de Vista alegre a las once de la mañana y a las siete de la tarde. …… (SIC)”

Una fotografía de las fuentes que había en la finca.

Por tanto Vista Alegre fue inaugurado el 28 de Abril de 1825. Sobre su propietario, o propietarios, hemos encontrado dos teorías, la primera es que era propiedad de Martínez, dueño también de la fábrica de plata mencionada en el texto anterior. Una segunda habla de que eran varios los propietarios. Otra posibilidad es que fuera propiedad del Ayuntamiento, dado el carácter de realengo.

En la hemeroteca encontramos numerosas referencias sobre Vista Alegre, así en Julio de 1925 se informa que los baños habían sido visitados por los reyes y que el horario de los mismos era de 5 de la mañana a 11 de la noche. El 23 de octubre de ese mismo año se anunciaba una fiesta de esta forma:

“juegos de pato, de la flecha, de la bala, de los equilibrios, a los bolos, bolas y volantes de varias clases, todos ellos por la mañana; menú al medio día, y por la tarde: música militar varias composiciones escogidas: se hará la pantomima del papa moscas, y en su intermedio se bailará el wals figurado, llamado el portuesino: también se hará el molinere con varias suertes, y entre ellas la muy vistosa de las banderas. Se elevará un globo aerostático con paracaídas, y una figura en forma de Apolo tocando la lira, que a cierta altura se desprenderá del globo y se la verá bajar muy despacio, manifestando la utilidad de tan preciosa invención. En seguida se presentará por primera vez a bailar la cachucha una señorita aficionada, y se procederá al sorteo de unos canastillos de frutas y ramilletes de dulces guarnecidos con flores, que se darán a los concurrentes a la función que la suerte designe: a este fin se dará gratis a la entrada al entregar el billete una tarjeta numerada, que servirá para la adjudicación de los premios, los cuales estarán expuestos a la vista del público. Se terminará la función con una bonita perspectiva de fuegos artificiales, entre los cuales habrá transformaciones representado el sol, su eclipse y la estrella del norte, ocultándose al fin con un hermoso nevado de fuegos que llenará todo el teatro, figurando la caída del telón (SIC)”

Todas estas atracciones que menciona el periódico eran repetidas en cada fiesta que hacían, en especial los fuegos artificiales y el globo aerostático. Tal fue el éxito que hasta en invierno permanecía abierta la quinta y era el lugar de veraneo, aunque corto, para los vecinos de la capital.

Los reyes asistían con frecuencia, así hay constancia de su presencia en Mayo de 1826 y Octubre de 1829; e incluso la celebración por el embarazo de la reina en Mayo de 1830, o la celebración de las onomásticas del rey en 1830 y 1831. También se aumentaron en gran número los servicios de diligencias, desde la calle Carretas y desde la carrera de San Jerónimo, tardando en el trayecto aproximadamente una hora.

Por otra parte las instalaciones recreativas se iban ampliando y mejorando, como podemos leer en la siguiente noticia de primeros de Abril de 1830: “Para amenizar y variar en lo posible la diversión de los concurrentes a dicho establecimiento se ha enriquecido el belvedere ó gabinete de física recreativa con cuatro hermosas vistas tomadas de los puntos mas interesantes de Madrid, Cádiz, Valencia y Barcelona. En el jardín se han colocado el nuevo balón de señoras, el columpio del charco o de chasco, compuesto de dos movimientos, y el ruso o de vuelta entera, en el que se elevan los jugadores a 30 pies de altura, no solo sin la menor incomodidad, sino con sensación agradable, siendo este ejercicio en el sentir de muy acreditados profesores sumamente favorable a la salud, y con particular en el bello sexo. (SIC)”

Otro hecho significativo que encontramos en la prensa es que en el año 1830 se anunciaban en venta unas 40 casas en Carabanchel Bajo, mientras que en los años precedentes a la apertura de Vista Alegre y la presencia de los reyes apenas contamos 3 anuncios por año.

Sumemos también la comedia de Ventura de la Vega, de 1831, titulada “El gastrónomo sin dinero o un día en Vista Alegre”, cuyo primera escena decía así: “… hombres y mugeres de Madrid esparcidos por el jardín y ocupados en diferentes cosas: unos tirando al blanco; otros paseándose; otros probando las fuerzas en la máquina; otros entrando y saliendo del belbedere; otros apeándose en algun coche o calesin, entran en la fonda. (SIC)”. Esto nos da una idea de la importancia que tenía Vista Alegre. Por cierto, la obra estuvo en cartel durante 6 años.

Debió de ser en el invierno de 1831-32 cuando la posesión pasó a denominarse real, es decir, paso a formar parte de la Casa Real, llamándose Real Posesión de Vista Alegre. Según las fuentes que hemos consultado fue un regalo del Ayuntamiento a la Casa Real, lo que parece confirmar su carácter de realengo, aunque según otras [1] fue una compra personal de la reina María Cristina al coronel Pablo Cabrero, no pasando a Patrimonio Nacional hasta 1846. No obstante hemos encontrado una curiosa noticia, fechada en Agosto de 1832, en la que salía a concurso el riego de los árboles de la carretera de Carabanchel a Madrid mediante cubas, mencionándose Real Posesión y al corregidor de la Villa, aunque esto tampoco es concluyente, pues pudiera ser que el consistorio corriera con estos gastos.

La reina Maria Cristina pasó mucho tiempo entre 1833 y 1840 en Vista Alegre. Hacía 1840 se inició la construcción del llamado Palacio Nuevo, la ría navegable y los jardines de tipo geométrico, pero María Cristina se tuvo que exiliar a Francia y no regresó hasta 1844. En 1846 María Cristina cedió la propiedad a sus hijas Isabel II y la infanta María Luisa Fernanda, debido a su mala situación económica y para que el Patrimonio Real sufragara los gastos [1] .

Pascual Madoz, en su libro editado en 1849, nos describe varias quintas en Carabanchel Alto, como las de: José Gargollo, Marqués de Remisa, José Nieva, Manuel Mateu, Francisco Narváez (Conde de Yúmuri) y la de la condesa de Montijo, que era la anteriormente citada del marqués de Miranda y la más importante de Carabanchel Alto.

De Carabanchel Bajo nos dice que había muchas casas de campo, algunas con huerta y jardín en el propio casco urbano, perteneciente a la burguesía, como las de Jaime Ceriola, Manuel González Bravo, José Filiberto Portillo, Buenos Aires de la familia Nágera, …..

Sobre la quinta de Vista Alegre dice que tenía 4 puertas, una de ellas de hierro y las otras de madera, daban paso a las 400 fanegas de las que se componía la posesión. La finca era la primera que se encontraba a la izquierda según se accedía a Carabanchel Bajo desde Madrid. Tenía muchos árboles: 2 olivares; 4 fanegas de parras, naranjos plantados en círculo con pajarera en su centro, columpios, laberintos, …

De las cuatro norias las más conocidas eran la del Oratorio y Alfarfa, por sus aguas abundantes y la del Olivar, situada en una alta loma desde la que se divisaba Madrid, Getafe, Leganés, Villaverde, etc.

Tenía 4 fuentes, 2 de ellas secas en aquellas fechas, y destaca el autor una de tres piezas de mármol, con figuras de conchas, hércules, galápagos,…. Poseía 2 invernaderos enanos, es decir, que necesitaban tener siempre un calor entre los 25 y 30 grados, y otros 3 invernaderos normales, destacando el que estaba junto al palacio, que disponía hasta de un templete circular con los bustos de Fernando VII y Maria Cristina y un velador de piedra.

Una de las fuentes públicas que estaba en el muro de una de las fincas. Creemos que es la de Vista Alegre, a falta de una confirmación fehaciente.

Una cascada era el nacimiento de un canal de 587 metros de longitud por 2,5 metros de profundidad, y un gran lago artificial de 218 metros de perímetro con una especie de isla como embarcadero. Otra cascada era el final de esta ría artificial. Allí se encontraba la casa del embarcadero con capacidad para dos barcas. Tenía 3 puertas, dos de ellas simuladas, y 4 estatuas de medio cuerpo en su fachada.

Había una faisanera, un palomar, varios recintos acondicionados para pavos reales y casa para gusanos de seda. Para el servicio disponía de una casa para el portero, otra para el jardinero mayor y otra para el administrador, así como una casa para recoger los columpios.

Dentro de la quinta se encontraban las siguientes casas-palacio:

Palacio de Vista Alegre.
Esta era la principal casa de la posesión. Delante de la puerta principal había una gran plaza flanqueada con 10 estatuas de mármol. Tenía 37 habitáculos, a saber:

1.- Entrada con una barandilla de bronce dorada al fuego coronada por un busto de mármol de Minerva que era el complemento que ensalzaba la gran escalera.
2.- Habitación donde se hallaban 243 cuadros chinos junto a una cómoda.
3.- Habitación con 24 cuadros bordados en seda sobre don Quijote y en su centro una romana con silla para pesar a personas.
4.- Habitación. Tenía 71 cuadros, un velador de bronce y 2 relojes.
5.- A continuación se encontraba el salón de baile, con 3 grandes lámparas-arañas y 2 pequeñas, estaba magníficamente pintado y sus medidas eran de 43 por 17 metros,
6.- Otra habitación sin nada que reseñar,
7.- Habitación con 413 cuadros, 28 sillas, 4 rinconeras, 2 veladores, una gran mesa haciendo juego con las sillas y piano de cola.
8.- Habitación que tenía lienzos pintados y una mesa de litografía.
9.- Habitación con velador de bronce y escena de coches tirados por caballos sobre tablero de mosaico, más 10 cuadros de países.
10.- Habitación en cuyo centro había una urna de cristal, con varios instrumentos de música y 10 cuadros, entre los que se encuentra el de la enfermedad de Fernando VII, cuyo autor es Federico Madrazo.

11.- Habitación con 12 cuadros, entre los que destacaba el acto de la prisión de Nuestro Señor Jesucristo.
12.- Habitación que contenía 8 cuadros de la familia real, un velador de madera de la china, sillas góticas de juncos y reloj que representaba la fachada de la iglesia de Nuestra Señora de Paris. Anexo estaba una bañera circular con pinturas arabescas y 4 estatuas de mármol.
13.- Retrete con 11 cuadros, entre los que sobresalía uno de Sta. Águeda.
14.- Habitación que tenía 5 cuadros, entre ellos de La fecundidad (copia del de Ticiano), y el guerrero Javier Mina.

15.- Habitación con 9 cuadros, el más notable el juramento de Catalina de Aragón, de Medina.
16.- Habitación con 2 mesas redondas de jaspe y 3 cuadros.
17.- Habitación en la que su centro había una urna con un búho disecado y 11 cuadros.
18.- Habitación con 6 cuadros sobre montañas y un piano vertical.
19.- Recibidor al que va a desembocar la escalera en el que había una maravillosa estatua de bronce.
20.- Ya en el piso superior, habitación con varios cuadros, butaca con brazos y pies de bronce, bordada en oro con motivos de armas de Castilla y tocador.
21.- Habitación con varios cuadros y sillas.
22.- Habitación en al que había una urna de cristal con faisanes blancos y 19 cuadros.
23.- Habitación con varias aves disecadas de diversos continentes.
24.- Habitación que tenía 20 cuadros sobre la familia real y enmarcados con bronce dorado al fuego.
25.- Habitación con cuadros y adornos de poco valor artístico.
26.- Habitación en la que estaba una maqueta en madera del Palacio Real.
27.- Habitación muy ancha con muchos adornos.
28.- Habitación, nada que mencionar.
29.- Habitación con varios cuadros, entre los que destaca uno de mosaico, 2 cestas de marfil labradas. 4 afiligranadas, velador con 31 copas de coco negro con pie de plata.
30.- Habitación con varias sillas y cuadros, y una gran mesa de china con 3 grandes bolas de marfil.
31.- Habitación con decoración turca.
32.- Habitación que tenía una gran copa de alabastro en el centro, elaborada por Graudis.
33.- Habitación con sofás y sillas tapizadas en rojo; 2 espejos, 2 relojes y 3 mesas fabricadas en nácar.
34.- Habitación idéntica a la anterior.
35.- Habitación que tenía sillas y mesa.
36.- Habitación con muchos adornos.
37.- Habitación con varios cuadros, sillas, floreros y un velador central con una escribanía de corcho y 25 sellos, labrada por Félix Carrero.
38.- Habitación con un velador, un piano, sillas, y 7 grandes cuadros con los retratos de la familia de la reina María Cristina.
39.- Habitación en la que había varios cuadros y sillas, y un velador.
40.- Retrete, junto a otra escalera de bronce.
41.- Ya en el segundo piso, gabinete con varios instrumentos y juegos de manos, cuyo techo estaba pintado por Ribelles, Carderara, José Madrazo, Federico Madrazo, Anselmo Alonso, Burguini, Tejeo, Ribera, Vicente López y Blanchar.

Casa de Navarro.
Tenía 11 habitaciones, 2 de ellas sin amueblar, retrete inglés y oratorio. Este último tenía un cuadro de Nuestra Señora de los Desamparados, pintado por López, 4 urnas con reliquias, candelabros de plata y dorados, y varios cuadros más y un gran crucifijo.

La casa estaba coronada por un mirador desde el que se veía todo Carabanchel Bajo.

Palacio de Bella Vista.
La planta baja estaba dividida en 6 habitaciones en las que se almacenaban varias piedras de las fuentes, aves disecadas, y algún barco para la ría.

En la primera planta había 10 habitaciones, la mas singular de forma octogonal.

La segunda planta tenía 8 habitaciones. Destacaba una de ellas con un crucifijo y 6 candelabros de bronce, todo ello encajonado.

Palacio del duque de Rianzares.
Tenia 48 en el piso bajo y 18 en el superior. Una de ellas contenía una colección de cuadros con todos los castigos chinos, las demás bien adornadas con cuadros.

En definitiva, los cuadros totales de la finca de Vista Alegre aquí enumerados son 900 (los varios no están incluidos), y las habitaciones 161.

Hasta aquí el relato detallado de Madoz.

En abril de 1858 la finca se pone en venta, según podemos ver en el siguiente artículo:

Según parece el costo de mantenimiento era muy elevado, y las arcas de la corona no eran capaces de soportarlo.

La finca la compró José de Salamanca, a la postre marqués de Salamanca, quien todavía enriqueció más los jardines y mandó construir un palacio nuevo, pero como se suele decir: esto ya es otra historia.

Notas:
[1] Artículo de Eva J. Rodríguez Romero, en la revista Espacio Crif, titulado El jardín paisajista de Vista Alegre.

Autor: Ricardo Márquez

En el blog Historias Matritenses también colaboran: Angel Caldito y José Manuel Seseña.

Fuente: Biblioteca Nacional de España

Explicación del color de los textos:

- Textos sacados de hemerotecas, libros o webs, transcritos literalmente.
- Explicaciones de fotografías o animaciones.
- Comentarios del autor de la entrada

_________________________________________________________

Artículos anteriores:

La Quinta de Vista Alegre ¿Bien de Interés Cultural?

Huellas del Marqués de Salamanca en Vista Alegre

Saber más sobre Vista Alegre

Finca Vista Alegre, patrimonio desaparecido

Reportaje sobre Vista Alegre en el diario Qué!

El diario Qué! , en portada y en su página 4, hoy ha publicado un reportaje sobre la Quinta de Vista Alegre.

Informan sobre el Plan Especial que prepara el Ayuntamiento, recordando que la aprobación final depende de la Dirección General de Patrimonio, de la Comunidad de Madrid. Hacen una breve descripción del lugar, y recogen en titulares nuestra Solicitud de que Vista Alegre sea un Bien de Interés Cultural presentada a Patrimonio.

Que pag4

En la versión digital incluyen una breve reseña histórica, “Un jardín para unir tres siglos”, bonitas fotos y el plano de la Quinta en 1863.

Bajo el título de “Razones de peso” hacen referencia a este blog y a los artículos dedicados a Vista Alegre, sobre todo el último, publicado hace pocos días, en el que se explican las razones para que ‘un grupo de ciudadanos’ hayan solicitado la declaración de BIC -Bien de Interés Cultural- a Patrimonio.

Y añaden que “Según confirman fuentes de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, “existe una petición de particulares para que todo este espacio sea declarado Bien de Interés Cultural”.

Gracias de parte de todos al diario Qué y a su redactor José Julio Alonso, por la información, por dar a conocer la Quinta a sus lectores, y por tenernos en cuenta.

Y gracias a todos los que habéis firmado o apoyado de una forma u otra esta solicitud, seguro que pronto obtendremos una respuesta.

Mercedes

En relación a la Solicitud de Incoación del Expediente de Declaración Bien de Interés Cultural (BIC) para la Quinta de Vista Alegre que hemos enviado a la Comunidad de Madrid, de la que ya hemos hablado varias veces en este blog, hay una cuestión que suelen plantearnos las personas con las que hemos tenido ocasión de charlar sobre ello:

¿Por qué es necesario que la Quinta sea declarada Bien de Interés Cultural?.

Hoy nos visita Ramfis Aprile, quien nos explica de forma muy clara por qué hemos presentado la solicitud. Unas fotografías maravillosas y otras no tan bonitas pero más que elocuentes acompañan su interesante texto.

Muchas gracias, Ramfis, y bienvenido.

Mercedes
_________________________________________________________

Para explicar los motivos que nos ha llevado a un grupo de amigos a promover la solicitud para incoar el expediente de declaración Bien de Interés Cultural (BIC) para la Quinta de Vista Alegre no voy a demorarme en su historia, sobre la que hay mucho escrito y ya se ha hablado en otros artículos de este blog.

Simplemente decir que al observar las numerosas fotografías históricas que se conservan vemos que las estructuras originales del siglo XIX se mantuvieron bastante íntegras hasta la década de los sesenta, e incluso la de los setenta, del pasado siglo.

Tras la Guerra Civil además de los dos Palacios del siglo XIX, el Viejo que usó Mª Cristina, y el Nuevo o del Marqués de Salamanca, ya se habían construido el antiguo Reformatorio de los Sagrados Corazones, hoy Instituto de Enseñanza Secundaria “Puerta Bonita”, el Colegio de Santiago y el edificio del Centro de Formación de la Dirección General de Policía Nacional, que tiene entrada desde la plaza de Carabanchel.

11- Fotografía fechada en torno a 1.931. En el centro de la imagen el Palacio Nuevo, a la izquierda el de María Cristina, a la derecha el Instituto Puerta Bonita como Reformatorio de los Sagrados Corazones.

2
2- Fachada del Palacio del Marqués de Salamanca, años 30.

33- Colegio de Santiago situado en el ángulo NE de la Quinta, cuya construcción se inició en 1.914.

En los años cuarenta, por parte de la Dirección General de Regiones Devastadas, se acomete la construcción de los edificios de la parte este y sur de la Quinta, que presentan una unidad de estilo con sus cubiertas “escurialenses” de pizarrra, y se reforma el Palacio Viejo. Se “urbaniza” de forma ordenada la mitad este, sobre los antiguos campos de cultivo, y se construyen bellos jardines tanto en los patios interiores como en las zonas libres entre los edificios. El pintor y paisajista sevillano Xavier Winthuysen (1.874-1.956) realizó algunos de estilo árabe, de los que pocos restos se conservan. Se implantan, por así decirlo, sobre un trazado original del XIX, edificios y jardines del siglo XX que con el paso del tiempo han llegado a ser también exponentes de nuestra historia.

En estos años se conservan del siglo XIX los caminos, plazuelas, vallado, cauce de los arroyos, y el trazado íntegro de la Ría que no se cegó hasta los años sesenta.

44- En 1.944 se construyó el Orfanato Nacional de Sta. María del Pardo. Hoy cedido por la Comunidad de Madrid a Cajamadrid, es Conservatorio Superior de Danza.

55- En torno a 1.948 se construyeron la Gran Residencia, en el centro de la imagen, y al sur los edificios del Centro Ocupacional Fray Bernardino Alvárez y la residencia de Mayores Carabanchel.

66- De los jardines de Xavier Winthuysen llega a nuestros días la tradición de setos en forma de arcos.

Desde los años setenta y hasta nuestros días la Quinta se sigue llenando de otras construcciones de ínfima calidad. El desarrollo es desde entonces completamente desordenado.

Se empiezan a vallar recintos interiores, cada vez va siendo más difícil caminar por la extensión de la Quinta, comprender sus dimensiones originales, identificar los caminos. Se cierran puertas históricas y se van substituyendo trozos de la cerca original. En el lado sur parece más la de una cárcel que la de un jardín: a pesar de su situación central en el distrito el acceso a la Quinta ha quedado completamente cerrado a los barrios del sur como Puerta Bonita, Buena Vista, y Abrantes.

77- Este es el estado frecuente de conservación de los vallados entre los recintos en que se ha dividido la Quinta.

88- Vallado del límite sur de la Quinta, que corre a lo largo de la calle Carcastillo. En este lado, aunque no existió ninguna puerta histórica, sería necesaria la apertura de una nueva.

99- Debido a la caótica e irracional división de recintos la magnífica fachada del Instituto Puerta Bonita, en segundo plano, es hoy en día inaccesible.


Aún así, y milagrosamente, es la única Quinta Histórica de los Carabancheles que ha mantenido intactos sus límites.

1010- Cerca original en la calle Clara Campoamor, al SE de la Quinta. Los cinco arcos y machones nos muestran una estructura casi propia de un puente. Es posible que la cerca en este lugar fuera atravesada bien por arroyos naturales o por canales de riego, siguiendo la pendiente natural del terreno. Muy cerca de estos arcos se encontraba la Puerta de Leganés.

1111- Cerca en la calle del Blasón del lado Oeste. Los restos pueden ser de una de las puertas que tenía la Casa de la Administración. La de mayor tamaño, llamada Puerta del Pueblo, unía la Quinta con el pueblo de Carabanchel atravesando la Casa.

La Quinta se ha convertido progresivamente en un lugar inseguro, un jardín que no tiene uso público y los ciudadanos han comenzado a olvidar qué hay dentro, han comenzado a olvidar… … su historia.

Y todo esto no ha ocurrido de repente. Por eso es aún más llamativo que las principales administraciones implicadas, la Comunidad de Madrid, propietaria de once de los trece recintos en que la Quinta ha quedado dividida, y el Ayuntamiento vean, sin hacer absolutamente nada, como mes tras mes, año tras año, esta antigua Posesión Real está cada vez más degradada.

12 a

12 b

12 c12- Duele comprobar que en este Jardín Histórico podemos ver lo que nunca encontraríamos en un pequeño parque de nueva creación, y que levantarían las más enérgicas protestas vecinales si se encontraran en cualquier calle de barrio.

Y lo es aún más porque el vigente Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1.997 cataloga la Quinta de Vista Alegre como “Jardín Histórico”, junto con la Casa de Campo, el Parque del Retiro, el Parque del Oeste, la Quinta de la Fuente del Berro, el Parque del Capricho de la Alameda de Osuna, la Quinta de los Molinos, los Jardines del Campo del Moro y el Jardín Botánico. Para Vista Alegre, como para cada uno de los demás jardines históricos, tiene que redactarse, según indica el Plan General, un Plan Especial de Protección, Usos y Gestión.

La Ley 10/1998, de 9 de julio, de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid indica que tendrá la consideración de “Jardín Histórico el espacio delimitado, producto de la ordenación por el hombre, de elementos naturales, complementado en ocasiones con estructuras de fábricas y estimado de interés en virtud de su origen, pasado histórico, de sus valores estéticos, sensoriales o botánicos”.

El Artículo 5 de la Ley mencionada – “Acción pública de salvaguarda” indica que “los particulares pueden promover la iniciación del procedimiento para declarar un bien cultural objeto de uno de los regímenes de especial protección recogidos en la presente Ley”.

Y eso es exactamente lo que hemos hecho, ante la desidia de las administraciones para la redacción y ejecución tanto del plan adecuado –pasan doce años desde la aprobación del Plan General de 1997- como la inactividad para iniciar de oficio la incoación del expediente de declaración de declaración de BIC que daría a la Quinta, al menos en el plano teórico y siempre siguiendo el texto de la Ley la protección y conservación que el recinto merece y necesita para preservarlo de “planes” que no la ve sino como espacio libre dónde es posible seguir construyendo, olvidando su pasado histórico de Jardín Paisajista.

1313- En el amplio espacio que se extiende desde la fachada trasera del Palacio Nuevo (a la derecha de la imagen) hasta el centro de la Quinta en el siglo XIX existió :  una Faisanera, construcción de 38 m de lado que albergaba dos pabellones para los animales; fuentes, y abundantes plantas, principalmente rosales. A continuación hacia el este, el Emparrado, del que quedan los restos abandonados de una pérgola metálica, proporcionaba sombra a los caminos. En esta zona se proyectó en 1995 un “parque” ajeno a los datos históricos con amplias zonas de aparcamiento, que afortunadamente no fue ejecutado.

Y hemos elegido entre los regímenes que indica la Ley el de Conjunto Histórico, al comprobar que la definición que la propia la Ley da como “agrupación de bienes inmuebles que constituye una unidad coherente o forman una unidad de asentamiento, continua o dispersa, condicionada por una estructura física representativa de la evolución de una comunidad humana, por su interés o valor expreso o por ser testimonio de su cultura o constituir un valor de uso y disfrute para la colectividad, aunque individualmente no tengan una especial relevancia” es inequívocamente aplicable a la Quinta de Vista Alegre.

Sabemos que, aún a falta de declaración expresa, la conservación del Patrimonio Histórico implica tanto a administraciones como particulares, lo que reflejamos al reproducir literalmente sólo dos artículos, a modo de ejemplo, de la Ley mencionada:

Artículo 3. Colaboración entre las Administraciones Públicas.

1. En el ejercicio de sus respectivas competencias, la Administración de la Comunidad de Madrid y los Ayuntamientos velarán por la integridad del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, tanto público como privado, desarrollando las actuaciones oportunas para su protección, acrecentamiento y conservación, fomentando la participación de los ciudadanos en estas actuaciones”.

Artículo 5. Acción pública de salvaguarda.

1. Cualquier persona física o jurídica está legitimada para actuar en defensa del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid ante las Administraciones Públicas y los Tribunales de Justicia, en cumplimiento de lo previsto en esta Ley, y en la legislación básica del Estado en materia de patrimonio histórico.

2. Todo aquel que tenga conocimiento de situaciones que supongan o puedan suponer peligro, deterioro o expolio del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, lo comunicarán inmediatamente a la Consejería de Educación y Cultura o al Ayuntamiento en que se hallare el bien, quienes comprobarán a la mayor brevedad el objeto de dicha denuncia y actuarán conforme a lo dispuesto en la legislación vigente.

Deseamos y entendemos que la Administración ante la que cuatrocientas treinta y nueve personas hemos solicitado la incoación de BIC se pronuncie, porque no ignoramos que muchas solicitudes caen en el olvido sin ser contestadas, y transcurrido más de cinco meses sólo nos han respondido con un acuse de recibo.

En caso de que se iniciara la incoación el proceso será largo, y difícil aventurar la resolución final. Pero mientras tanto, esperamos haber removido las conciencias, y que se proteja por su pasado histórico la Quinta de Vista Alegre tanto de planes y proyectos inadecuados como del olvido y la desidia.

Texto y fotos : Ramfis Aprile, profesor.

—-

Artículos anteriores:

La Quinta de Vista Alegre ¿Bien de Interés Cultural?

Huellas del Marqués de Salamanca en Vista Alegre

Saber más sobre Vista Alegre

Finca Vista Alegre, patrimonio desaparecido


Hoy tengo el placer de presentaros a Juan Pedro Rodríguez Hernández.

Juan Pedro es tutor de Historia en la UNED y ha colaborado en la recientemente desaparecida Revista Más Opción-Carabanchel donde publicó, entre otros, el artículo sobre la Quinta de Vista Alegre que a continuación reproducimos, cumpliendo nuestro propósito de seguir dando a conocer esta antigua posesión real y solicitar su protección como Bien de Interés Cultural.

En esta ocasión, el autor nos propone una visión diferente, la del patrimonio desaparecido, recordando que estamos a tiempo de salvar los bienes que aún existen y en la obligación de estudiarlos y protegerlos.

Le damos la bienvenida y las gracias por su aportación.

Mercedes
_________________________________________________________________________________________

A mediados del siglo XIX, la Finca Vista Alegre fue un conjunto de palacios de la Familia Real, pasando después al marqués de Salamanca.

Palacio Viejo

Palacio Viejo

Formaba un conjunto unitario, que evolucionó con distintas reformas y se fueron embelleciendo sus estancias y jardines. Desde el principio, puesto que fue concebida para recreo, fue complicado costear su mantenimiento y hubo grandes dificultades para venderla por sus grandes dimensiones; por ello, a la muerte del marqués de Salamanca fue dividida y desde entonces resulta un conjunto de edificios de diferentes instituciones y usos.

Palacio Nuevo o del Marqués de Salamanca

Palacio Nuevo o del Marqués de Salamanca

Aunque se han levantado nuevos edificios, otros bienes se han perdido desde entonces:

* Edificios perdidos: Casa de Oficios (residencia del Duque de Riansares, esposo de María Cristina, viuda de Fernando VII), Casa de Administración, cuadras, casa de vacas (para cría de gusanos de seda), capilla, casetas para porteros, naranjera, faisanera.

Fuente frente al Palacio Nuevo

Fuente frente al Palacio Nuevo

* Jardines: ahora muy mermados. Tenían innumerables especies y adornos. Se han perdido los columpios y juegos, una miniatura de castillo, mesitas, bancos, merenderos, el propio alumbrado. Quedan pocas de sus fuentes y estatuas.

Galería que une el Palacio Viejo y el de Bellavista

Galería que une el Palacio Viejo y el de Bellavista

* La ría: la gran joya perdida. Su embarcadero se encontraba donde se realizó el Colegio de Santiago y recorría a modo de canal toda la finca. Queda un tramo detrás del Palacio Viejo. Su construcción fue lo más costoso y llamativo de la finca, con norias y estanques, también perdidos, para mover el agua, por el cual transitaría una barcaza de recreo.

* Colección de restos arqueológicos del Marqués de Salamanca: relieves, retratos y mosaicos.

* Pinturas: se centrarían en los palacios Viejo y Nuevo, y consistirían en una serie de frescos (quedan restos del salón árabe del Palacio Nuevo) y pinturas de artistas de renombre, algunos adquiridos por el marqués de Salamanca para su colección; Rafael, El Greco, Murillo, Zurbarán, Goya, los Madrazo, etc.

Parte de las pinturas, fuentes y estatuas del “Versalles Carabanchelero” se han perdido o se encuentran en distintos museos, colecciones y jardines. Llama la atención la pérdida de edificios, ya que con la partición de la finca y la reubicación de funciones los que no se readaptaron quedaron abandonados y bajo riesgo de deterioro, o directamente fueron demolidos para la construcción de otros edificios nuevos.

Embarcadero frente al Palacio Viejo

Embarcadero frente al Palacio Viejo

Situada en el corazón del Distrito de Carabanchel, la finca es muy desconocida, en gran parte debido a la anterior cerca que impedía ver su interior.

En la actualidad sería prioritario dotar a la finca de una protección completa que al menos salve lo que queda de su pasado. Sus bienes deben ser estudiados en profundidad y los edificios sin uso determinado o no funcional reutilizarse para prestar servicios al Distrito de Carabanchel.

—-

Texto y fotografías:
Juan Pedro Rodríguez Hernández
Tutor de Historia UNED.

artedemadrid@gmail.com
Los artículos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar. Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor. En ese caso, te agradecería me lo comuniques por correo-e. No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro. © Arte en Madrid

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Estadísticas del blog

  • 1,428,396 Visitas totales
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 739 seguidores