Paseando por la calle de Joaquín Costa, al doblar la esquina para tomar la calle Velázquez, nos sorprende la presencia de una fuente, desconocida para mí hasta ese momento; una fuente blanca, adosada a la pared de ladrillo de un edificio que ocupa el espacio que surge en la confluencia de ambas calles. La figura oscura de un hombre nos da la espalda mientras apoya su rodilla derecha en el borde de la fuente y la mano en la pared, como intentando beber agua.

Se trata de una escultura de Carlos Ferreira, realizada en bronce; un elemento singular, que contrasta enormemente con el gran edificio de ladrillo que se alza en el lugar y que vamos descubriendo poco a poco. Un elemento casi poético a los pies de una imponente fachada curva.

1fuente

2fuente

Se trata del edificio construido en 1951 por el arquitecto Miguel Fisac para albergar el Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC.

Consta de dos bloques alargados, separados por un jardín interior, pero al final se unen en el ángulo originado por el encuentro de ambas calles . De esta forma, el conjunto adopta la forma de un ángulo agudo.

3fachada1

Como nos cuenta la Guía de la Arquitectura de Madrid del Colegio de Arquitectos, esta construcción representó una gran innovación en aquellos momentos, y tuvo una gran influencia en la arquitectura que se realizaría en Madrid en los años siguientes. Pensemos que estamos en el comienzo de los años 50 del siglo XX.

Arquitectura, escultura, las sugerencias de una fuente … son muchos los elementos que encontramos y que hacen que merezca la pena un paseo hasta esta esquina del madrileño barrio de El Viso.

Texto y fotografías por: Mercedes Gómez

————————

Para más información:

COAM. “Arquitectura de Madrid ” .Madrid, 2003.

Diario El Mundo 27 octubre 2001. La mirada del arquitecto

Anuncios