Además del monumento instalado junto a la estación de Atocha, conocido por todos, en la Ciudad Universitaria existe otro monumento, o mejor, una escultura-homenaje dedicada a las víctimas del 11-M. Es escultura, y es más cosas, es fuente, es estanque, jardín, poesía…

Fue instalada en marzo de 2005 en los jardines frente al Vicerrectorado de la Universidad Complutense; sus autores son José de las Casas y Pablo de Arriba, profesores de la Facultad de Bellas Artes.

Un bloque de granito, hueco, cuadrado por fuera, de forma circular en su interior, del que mana agua, que suena al caer a un rail de tren por el que fluye, hasta llegar a otro bloque cuadrado de piedra. Un lagarto y una ranita de bronce al principio y al final del camino, sobre los bloques de piedra. Y por fin el agua llega a un estanque donde se detiene.

Símbolos en recuerdo de un día muy triste, de muchas tragedias, que nunca podremos olvidar, pero en ese agua hay mucha vida, plantas, preciosos nenúfares, pececitos de colores y ranitas de verdad que saltan al agua al sentir mis pasos. El estanque es delicioso, con sus orillas y el fondo de piedras.

En el borde del rail una frase : “A tu ausencia le hacía falta un rostro, a ese rostro, probablemente, un destino.

file1

file-2

Mercedes

Anuncios