La antigua Iglesia del Buen Suceso y el Hospital de Corte situados en la Puerta del Sol fueron derribados en los comienzos del año 1854, siendo Arquitecto Mayor de Palacio Domingo Gómez de la Fuente, quien el día 23 de febrero recibió la orden real de efectuar la demolición.

La Puerta del Sol después del derribo (Clifford, 1857. www.memoriademadrid.es)

La Puerta del Sol (Clifford, 1857. http://www.memoriademadrid.es)

Dicen que las cosas de Palacio van despacio, y desde luego así ocurrió en este caso. A partir de entonces hubo varios proyectos, bien de reedificación del conjunto en la misma Puerta del Sol o de traslado a otra zona de Madrid.

Seis años después –el Arquitecto Mayor de Palacio había pasado a ser Segundo de Lema- la reina Isabel II aprobó los planos para una nueva construcción en la plaza, pero la existencia del hospital en pleno centro de Madrid ocasionaba problemas, por lo que, a pesar de todo, el Ayuntamiento paralizó el proyecto, aprobando finalmente otro que proponía el traslado, el proyecto de Lucio del Valle. El solar fue expropiado y la Corona indemnizada.

Las cosas no fueron fáciles una vez más en la historia de estos edificios, y después de varios domicilios provisionales, búsqueda de suelo disponible y numerosas dificultades de tipo administrativo, en 1864 se recibió la Orden Real con la cesión de un solar en la calle de la Princesa, en el recién nacido barrio en la Montaña del Príncipe Pío, el barrio de Argüelles.

Se presentaron cuatro proyectos, siendo aprobado el de Agustín Ortiz de Villajos. Las obras comenzaron en julio de 1866, y dos años después se inauguró la iglesia, aún sin terminar, junto con el nuevo hospital.

Calle de la Princesa (www.memoriademadrid.es)

Calle de la Princesa (Museo de Historia. http://www.memoriademadrid.es)

El conjunto estaba situado a la altura del actual número 43 de la calle de la Princesa, entre las calles de Quintana y Buen Suceso.

Hospital e Iglesia del Buen Suceso. General Ibáñez de Ibero (1875)

Plano Ibáñez de Ibero (1875)

La llegada de la revolución de 1868 y luego la Primera República ocasionaron retrasos, hasta el punto que cuando por fin se terminó la iglesia en el año 1876, la parte construida al principio ya comenzaba a deteriorarse. Las complicaciones en la historia del Buen Suceso parecían no terminar nunca.

Ya en el siglo XX, la 2ª República también trajo algunos cambios importantes. El hospital se convirtió en una clínica gratuita. Y la iglesia pasó a la jurisdicción del obispo Madrid-Alcalá, perdiendo su carácter parroquial, que recuperaría en los años 40. La República fue una época de gran actividad en esta institución: el órgano, el reloj, las galerías del patio, etc. fueron reparados, se formó la “Biblioteca Circulante el Buen Suceso”, se crearon los Concursos infantiles de Redacción el Buen Suceso, para niños menores de 15 años… Pero llegó julio del año 1936 y las tropas al mando del General Franco se alzaron contra el Gobierno de la República.

Otra vez la guerra irrumpía en la iglesia, y de la misma forma que a principios del siglo anterior, se ocultaron todos los objetos e imágenes que fue posible, pues a los pocos meses la iglesia empezó a ser utilizada también como hospital, como le había ocurrido a su antecesora durante la guerra de la Independencia. La Virgen del Buen Suceso fue escondida en la carbonera, salvándose de los bombardeos en que la mayoría de las otras imágenes desaparecieron.

La iglesia después de un bombardeo (Archivo Rojo. Mº de Cultura)

La iglesia después de un bombardeo (Archivo Rojo. Mº de Cultura)

Por fin la guerra terminó, tres años después, y retiradas las camas hospitalarias del templo, las imágenes y objetos salvados fueron colocados de nuevo, la vida fue intentando volver a la normalidad, y Nuestra Señora del Buen Suceso volvió a su altar, y la iglesia fue abierta al culto.

El culto se reanudó, pero las obras continuaban, la necesidad de reparaciones nunca terminaban. Goteras, cornisas que caían, enormes grietas, etc. provocaron que nuevamente se hablara de la demolición del Buen Suceso.

Poco después, en 1940 todos los antiguos Patronatos Reales fueron integrados en un único organismo, Patrimonio Nacional, cuyo Consejo de Administración en 1942 cedió los edificios del Buen Suceso a la Dirección General de Sanidad del Ejército del Aire.

A finales del año 1969 el Hospital Central del Aire por fin abandonó el recinto y en 1970 el Ayuntamiento aprobó la reordenación de la manzana, abriendo la puerta a la demolición. Cinco años después comenzó el derribo de la segunda iglesia del Buen Suceso, que aún muchos vecinos del barrio y de toda la ciudad recuerdan y echan de menos.

El derribo se realizó, según la prensa de la época, sin licencia, sin dar tiempo a que el Colegio de Arquitectos de Madrid finalizara los trámites que estaba llevando a cabo para solicitar la declaración de monumento histórico-artístico para proteger la bella iglesia.

Patrimonio Nacional vendió el solar, goloso solar, que fue rodeado con una valla en la que los preocupados parroquianos pintaban y escribían expresando su desacuerdo y su inquietud.

por Mercedes Gómez

Continuará…

Historia de la Iglesia del Buen Suceso III (1975 – 2008)
Historia de la Iglesia del Buen Suceso IV (2009)

—–
Bibliografía
:

MONTES, Carlos y GUIRAO, Ana Mª. “La sonrisa de la señora. Historia de la Virgen del Buen Suceso”. Luis Domingo editor. Madrid 1996.
MONTES, Carlos. “La Señora entre nosotros”. Edición de Iglesia del Buen Suceso. Madrid 2006.
GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Ramón. “El antiguo órgano del Buen Suceso”. Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Primer semestre de 1995. Número 80. pp. 125-132.

Diario El País abril 1976, 6 nov. 1977, 10 nov. 1977

Anuncios