Como decíamos al final del artículo dedicado a los Trampantojos en Madrid, los ejemplos son interminables, las calles y los museos están llenos de sorpresas que nos proponen este juego ilusionista, puedes encontrarlos en los lugares y momentos más insospechados.

Una de las últimas que he disfrutado ha sido perfecta, el engaño, la trampa a mis ojos, se produjo; no estuve segura de que no se trataba de unas verdaderas cortinas hasta que no me acerqué y pude comprobar que eran falsas.

Nature os Visual Illusion

En una de las salas de la exposición Juan Muñoz. Retrospectiva, en el Museo Reina Sofía, en la que se encuentra la obra “Enano con tres columnas”, dos de las paredes están adornadas por unas enormes ¿cortinas?, una de ellas se abre sugerente y pide que te acerques a mirar qué hay detrás, olvidando la escultura en principio protagonista, situada en la otra esquina. Pero tras las cortinas no hay nada, únicamente el muro, se trata de una ilusión visual, una pintura, las Cortinas de la “Naturaleza de la Ilusión Visual” (Curtains from the “Nature of Visual Illusion“).

Pintura acrílica sobre lienzo, realizada en 1994, sus dimensiones son variables según el montaje. Pertenece a una colección particular, aunque se encuentra en depósito en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el MACBA.

Juan Muñoz es conocido sobre todo por sus increíbles esculturas, por eso quizá resulta inesperado el trampantojo, pero, como muchos grandes artistas, fue un hombre polifacético, lleno de imaginación. Su arte abarca la pintura, el dibujo, incluso el sonido, utilizado en sus famosas piezas radiofónicas. Ilustró textos, y él mismo escribió. Todo ello lo podemos encontrar en la exposición.

Y como buen artista total no fue ajeno a las arquitecturas barrocas, los suelos con formas geométricas forman parte de algunas de sus obras. Y, cómo no, también las ilusiones ópticas.

por Mercedes Gómez

Anuncios