Después de la publicación el pasado día 6 de mayo de que las obras de la calle Serrano habían destapado los restos de la Cerca de Felipe IV, las noticias y el interés por el antiguo muro que rodeó la ciudad de Madrid hasta el año 1868, se multiplicaron.

A partir de ese día los periódicos publicaron numerosos reportajes sobre los hallazgos y su posible valor histórico; sobre las protestas por la paralización de las obras o la posible pérdida de plazas de aparcamiento; las opiniones sobre si debían mantenerse en su emplazamiento original o ser trasladados a otro lugar para su exposición al público, si debían conservarse o no, etc.

Al cabo de seis meses, nos preguntamos, ¿qué ha ocurrido finalmente con los restos de la Cerca de Felipe IV hallados bajo la calle de Serrano?. Intentemos hacer un resumen, una breve Revista de Prensa.

Titulares2

La posición inicial de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid fue que los restos debían permanecer en su lugar, a consecuencia de lo cual las obras fueron detenidas. Se produjo un nuevo desencuentro entre la Comunidad y el Ayuntamiento que provocó un conflicto y la consiguiente confusión en cuanto al futuro de la Cerca y del aparcamiento. ¿Qué iba a ocurrir?.

El cartel colocado por el Ayuntamiento indicando que se habían paralizado las obras “para la realización de excavaciones arqueológicas exigidas por la Comunidad de Madrid” dejaba clara la posición del Consistorio.

La Comunidad, al fin y al cabo responsable del Patrimonio Histórico madrileño, tal como publicaba el diario ABC, por su parte aducía que únicamente había que “retranquear un metro y medio el proyecto del aparcamiento subterráneo” y que eso no debía suponer retrasos, como temían los comerciantes. Supondría la pérdida de algunas plazas de aparcamiento, y a cambio la conservación de una construcción histórica.

Unos días después, tras una reunión entre ambas partes, parecía que todo se había solucionado y que habían llegado a un acuerdo. El diario La Razón, bajo el título “Amnistía para la Cerca de Felipe IV“, afirmaba que no había marcha atrás, se había decidido que los restos de la cerca finalmente se conservarían en su lugar de origen.

Sin embargo, el último día del mes de julio, El Mundo anunció que la Comunidad autorizaba a desmontar la Cerca debido a su mal estado, el cual hacía imposible su conservación. ¿No es sorprendente?. La parte positiva fue que el Ayuntamiento podía continuar con las obras de construcción del aparcamiento.

El día 3 de agosto pudimos leer que se estaba estudiando la posibilidad de que los hallazgos, seguramente una pequeña parte, fueran finalmente expuestos en la cercana plaza de Colón.

Solo tres días más tarde El País publicó que las obras se habían reanudado, y que la Comunidad de Madrid obligaba a preservar y mostrar en el interior del aparcamiento un fragmento de la Cerca. Esto, en mi opinión, también era una buena noticia.

Pero finalmente, según La Razón, los restos de la cerca de Felipe IV hallados bajo la calle Serrano, junto al Museo Arqueológico, ya no se encuentran en su lugar de origen. Fueron trasladados al almacén municipal de la Casa de Campo, a la espera de su posible restauración y destino final.

Para bien o para mal, esta noticia debe ser la definitiva, parece que bajo la calle Serrano ya no queda ningún resto arqueológico.

Todo es un poco confuso, espero que esta entrada no lo resulte también. Pero pensé que, después de haber hablado tanto de la Cerca de Felipe IV hallada bajo la calle de Serrano, era obligado hablar y dejar constancia de todo lo que ha pasado después, y de lo que parece, al menos hasta el momento, el desenlace.

Solo falta saber si al final deciden exhibir un trocito de tapia (y quizá otro trocito de la conducción hidráulica, que de un viaje de agua pasó a ser catalogada como una construcción moderna), y en ese caso, en qué lugar les parece más oportuno.

Mercedes

Anuncios