Jardines del Barrio de Salamanca (I)

Cuando se proyectó el Ensanche de Madrid, en el siglo XIX , se tuvo en cuenta la necesidad de crear espacios verdes para uso público, por primera vez. Se planificaron patios de manzana, jardines, bulevares y plazas.

Igual que a lo largo del Paseo de la Castellana y sus alrededores, algunos de los cuales ya hemos visitado, en los barrios de Chamberí y de Salamanca también se conservan vestigios de algunos jardines de aquel tiempo. Un paseo a través de la historia y los restos de los jardines de este último barrio podría comenzar en la Plaza de la Independencia, diseñada en 1869 alrededor de la Puerta de Alcalá.

La Plaza figura en el Catálogo de Parques Históricos y Jardines de Interés del Ayuntamiento de Madrid, por su interés histórico. Son de Interés Histórico los jardines que han perdido su trazado total o parcialmente, pero conservan elementos o restos que permiten aún considerarlos como testimonio de una época.

Antes de convertirse en uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid, la Puerta de Alcalá era una las puertas de entrada y salida de la villa, construida por Sabatini en 1778 dentro de las reformas acometidas durante el reinado de Carlos III, para sustituir otra puerta más antigua.

Era una de la puertas de la Cerca que rodeaba Madrid y que no sería derribada, como sabemos, hasta 1868.

Tras el derribo, se proyectó crear una plaza alrededor de la Puerta, y se hizo, según el modelo del Ensanche, creando aceras de diecisiete metros de anchura y una triple alineación de árboles, siguiendo el Plan de Ángel Fernández de los Ríos del año 1869. Era un intento de modernización de Madrid, inspirado en la plaza de L’Etoile en París.

En un principio el jardín reflejaba el estilo  paisajista y romántico de moda en el siglo XIX, como se aprecia en los planos e imágenes de aquellos años, jardín por el que los madrileños por entonces podían transitar.

En el siglo XX, con la llegada de los tranvías, los coches y el nuevo urbanismo, el jardín desapareció, convirtiéndose en una mera zona ajardinada de adorno en torno a la Puerta. Zona que actualmente sin duda también sirve para alejar a los coches y los peatones del monumento.

Enero 2010

Estos días las obras y las máquinas invaden el jardín y se aproximan a la Puerta de Alcalá de una forma un tanto inquietante.

Enero 2010

A las obras de construcción del aparcamiento bajo la calle Serrano debemos sumar la complicada construcción de un nuevo túnel para el AVE que unirá Atocha con Chamartín, aún en fase preparatoria.

Una tuneladora excavará el subsuelo madrileño desde la glorieta del Emperador Carlos V, siguiendo un camino próximo al que antaño recorriera la Cerca de Felipe IV, bajo las calles de Alfonso XII y de Serrano. No podemos dejar de preguntarnos ¿qué encontrará a su paso?.

De allí continuará hasta la plaza de la República Argentina, la calle de Mateo Inurria, hasta la estación de Chamartín.

La máquina pasará cerca de los cimientos de más de cuatrocientos cincuenta edificios y monumentos, como la Puerta de Alcalá, que al parecer serán revisados antes de las obras.

Ojalá que la Puerta de Alcalá y su jardín no sufran demasiado y pronto recuperen la tranquilidad.

Por Mercedes Gómez

Anuncios