Como continuación a la entrada anterior, y con el fin de llamar la atención de todos sobre la Gruta de Villanueva y las “nuevas riberas del Manzanares”, gracias a J.J. y a Carlos, esta es la secuencia fotográfica de la historia:

Como sabéis, nos despertó J.J. Guerra Esetena con su estupendo artículo La Gruta del Campo del Moro. Descripcion y denuncia en su blog Pasión por Madrid.

Y, como si de un rompecabezas se tratara, entre todos estamos reconstruyendo la historia, que nos ha impresionado, pues las imágenes son la evidencia de una pérdida más para Madrid, este Madrid que no acaba de comprender que para una ciudad, su pasado, su riqueza histórica y artística son tanto o más importantes que lo que se pueda construir en el presente, y que todo conforma el futuro.

La foto de Angela Souto, mostrada por Carlos Osorio en su blog Caminando por Madrid, Antes y después de Madrid-Río, es la prueba más valiosa que ilustra lo que queremos contar, cómo era la Gruta antes de las obras de soterramiento de la M-30.

Foto: Angela Souto (en Caminando por Madrid)

Comenzaron las obras, y la zona se convirtió en un infierno casi intransitable, bajo la promesa de que luega sería un paraiso.

Mientras tanto la rocalla creada por el arquitecto Enrique Repullés para adornar la Gruta en el siglo XIX era destruida sin ningún pudor. Esta foto, hecha por mí hace cuatro años, no engaña:

Febrero 2006.

Y por fin la foto de J.J. Guerra Esetena, en el artículo citado al principio, nos muestra la situación actual, más descriptiva imposible.

Foto: J.J. Guerra Esetena. En Pasión por Madrid. Enero 2010.

¿Continuará?

Mercedes Gómez

Anuncios