La entrada de hoy la firma Fernando, a quien ya conocemos por un artículo que nos envió hace algún tiempo, De Madrid al cielo. En esta ocasión nos recomienda un paseo precioso, por un lugar cercano a Madrid, pero quizá no demasiado conocido.

Espero que os guste.

Mercedes
_______________________________________________________


Don Alonso Manrique de Lara, Duque del Arco, ejerció diversos cometidos en la Corte de Felipe V lo que al parecer le permitió traspasar la relación de servidor a amigo. Además de cortesano el Duque fue político y ocupó numerosos cargos como virrey de Méjico y Alcaide de El Pardo.

Revisando el desarrollo de alguna de las grandes fincas, incluso Reales Sitios, se puede comprobar que abundan los casos en que el origen de los mismos es un palacio o palacete ajardinado, con carácter lúdico, que posteriormente se va ampliando con la instalación de extensas zonas de producción agrícola, ganadera y forestal.

Siguiendo esta tendencia el Duque del Arco adquirió una casa de labor llamada Quinta de Valderodrigo y encargó la ejecución de una residencia que se semejara al Palacio de la Zarzuela. Cuando el Duque falleció en 1745 su viuda donó la finca al rey Felipe V, quien la incorporó al Real Sitio de El Pardo.

Actualmente la Quinta pertenece a Patrimonio Nacional, y nos ofrece un hermoso y acogedor jardín de distintas alturas, cuidado con esmero, con bonitas fuentes, y gran cantidad de árboles y viñedos.

En días laborables que el lugar es frecuentado por poco público resulta un bello y tranquilo rincón que nos invita a pasar una jornada placentera inolvidable, con el inestimable aliciente de que para conocerlo no hace falta coger trenes, barcos o aviones, se puede llegar en unos minutos desde Madrid tomando sencillamente en Moncloa el autobús 601, que va a El Pardo.

Texto y fotografías por: Fernando Gómez

Anuncios