Ya es 4 de abril, fecha en la que en 1910 dieron comienzo oficialmente las obras de construcción de la Gran Vía madrileña, con la presencia de todas las autoridades, el Alcalde, José Francos Rodríguez, el presidente del Gobierno José Canalejas, y el Rey Alfonso XIII, quien de forma simbólica inició la demolición de la llamada Casa del Cura, junto a la Iglesia de San José, golpeando la pared con una piqueta de plata, como recordábamos hace unas semanas.

Desde entonces han sucedido muchas cosas, ha transcurrido la historia de un siglo en Madrid. Y hoy lo estamos celebrando, los diarios han elaborado especiales fantásticos, tanto en sus ediciones en papel como en internet, los blogs le hemos dedicado nuestro recuerdo, y las televisiones están emitiendo reportajes que hoy han conseguido emocionarme. En la Gran Vía está la historia de varias generaciones de madrileños.

Desde sus azoteas se puede contemplar la Historia de Madrid, ver las cúpulas de las iglesias, destacando la que en su momento fue la torre más alta, la de la Iglesia de Santa Cruz, la calle de Alcalá y el singular Madrid de Antonio Palacios… el edificio de la Telefónica, el más alto de la ciudad durante mucho tiempo, el “Piruli”… y el Madrid más moderno, con sus espectaculares rascacielos. Y por supuesto los tejados de las casas más o menos modestas bajo los que late la vida de la ciudad.

La Gran Vía lo observa todo y a su vez nos lo devuelve y nos lo muestra con cariño.

La torre de Santa Cruz desde la Gran Vía (foto: Arte en Madrid)

El Madrid de A. Palacios (foto: Arte en Madrid)

La Telefónica (foto: Arte en Madrid)

Rascacielos desde la Gran Vía (foto: Arte en Madrid)

Mañana tendrá lugar la celebración oficial, con la presencia de las autoridades, como hace un siglo.

Cumpleaños feliz, Gran Vía.

por: Mercedes Gómez

Nota: las fotografías están hechas desde la azotea del Hotel Senator.

Anuncios