Además de la obra de arte público, o la existente en museos, la mayoría de los escultores españoles más notables, lógicamente, están también presentes en colecciones particulares o colecciones de fundaciones, organismos públicos o empresas.

Una de las Colecciones de Escultura Contemporánea españolas más importantes es la de Renfe. Muchas de sus obras se pueden contemplar en las instalaciones de la compañía ferroviaria, en sus edificios, estaciones, etc. Aunque algunas de ellas se encuentran en oficinas privadas, por lo que es más difícil acceder a ellas.

Es el caso de la escultura de Pablo Serrano “El profeta Baruch”, de la que nos hablaba un lector, Juan, en su comentario tras nuestro Paseo por la escultura de Pablo Serrano en Madrid.

"El Profeta Baruch". Pablo Serrano (1954)

Tal como nos cuenta la propia Renfe en su web, “El profeta Baruch (o Baruc), cuyo nombre significa ‘el que bendice’, fue un personaje bíblico, amigo y discípulo de Jeremías, del que apuntó sus profecías para transmitírselas al pueblo”.

Se trata de una obra de tamaño pequeño, realizada en bronce en 1954, cuando Serrano aún vivía en Uruguay, poco antes de regresar a España.

Se encuentra en Las Caracolas, oficinas de Renfe en Madrid, en una de las Salas de Reuniones de la empresa, junto a varias obras de otros grandes artistas, como Victorio Macho, Julio Calleja, Oteiza, y Eusebio Sempere, de quien recientemente también hemos hablado en este blog.

Esta obra “Sin título” la realizó en 1978.

"Sin título". Eusebio Sempere, 1978.

En contra de lo habitual en mis posts, no he tenido el placer de ver estas esculturas en directo, pero el autor de las fotografías sí las ha visto, un buen amigo a quien doy infinitas gracias por mostrarnos las dos obras “ocultas” de Pablo Serrano y Eusebio Sempere.

Mercedes

Anuncios