El histórico Cementerio de la Florida, construido en 1796, se encuentra en la calle de Francisco y Jacinto Alcántara, cerca del Paseo de la Florida, y en él están enterrados los 43 héroes fusilados por los franceses en la madrugada del 3 de mayo de 1808 en la Montaña del Príncipe Pío, hechos dramáticos que se conmemoran en el Día de la Fiesta de nuestra Comunidad, el día 2 de Mayo.

Después de haber estado 50 años cerrado, y tras unas obras de restauración por parte de la Junta Municipal de Moncloa, volvió a abrirse el día 2 de mayo de 1981. Al año siguiente se colocó la lápida de cerámica que se puede ver a la entrada y que representa la escena de los fusilamientos pintada por Francisco de Goya.

El cementerio es pequeño, recoleto y muy sencillo. La entrada tiene lugar por un breve y bonito paseo arbolado adornado con arbustos y flores, al final del cual hay una capilla donde todos los años se celebra la misa en recuerdo de los héroes.

Bajando por una estrecha escalera se llega a la cripta donde están las cenizas de los 43 fusilados.

El cementerio está a cargo de la Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales, Sociedad fundada en 1840 con el fin de atender a los milicianos -cuerpos armados no militares encargados de velar por el orden público- que se encontrasen en grave situación económica. Entre los antiguos presidentes de la Sociedad figura el General Espartero, una lápida le recuerda en la entrada a la cripta.

Al principio el cementerio era cuidado por la Congregación de los Hermanos de la Buena Dicha, que habían dado los últimos auxilios a las víctimas, pero a punto de extinguirse, en 1917, confiaron el cementerio a los milicianos, quienes lo han cuidado desde entonces.

El Cementerio, que fue restaurado de nuevo en 2008 con motivo del Bicentenario de la Guerra de la Independencia, tras la visita de las autoridades, se abre al público todos los años el día 2 de Mayo, Día de la Comunidad de Madrid.

por Mercedes Gómez

Anuncios