Existen en Madrid alrededor de sesenta Museos y Colecciones, de todo tipo. Arte, Historia, Ciencia, Deporte… Lugares y edificios llenos de obras bellas e historias interesantes, en los que siempre se aprende algo. Me gustan mucho, pero aún hay bastantes que nunca he visitado. Solo conozco una persona, querido amigo, y lector de este blog, de vez en cuando aparece bajo el alias de “Churri”, que los ha visitado casi todos, algunos más de una vez. Y los disfruta tanto que no le importa volver y guiarnos por sus salas para descubrirnos un mundo nuevo.

Hace unos días tuve el placer de recorrer el Museo del Aire, hasta entonces absolutamente desconocido para mí, guiada por mi buen amigo.

El Museo de Aeronáutica y Astronáutica nació en 1966, instalándose en un principio en el edificio del Ministerio del Aire, en Moncloa. Más conocido como Museo del Aire, el recinto actual fue inaugurado en 1981, en el distrito de Latina, barrio de Cuatro Vientos, cerca del aeródromo del mismo nombre, que fue fundado en 1911, por lo que este año celebra su centenario, siendo el aeropuerto más antiguo de España.

Se trata de un museo militar, que alberga verdaderas joyas de la aviación española, pero también es un museo de historia.

Este año ha formado parte de un interesante Circuito de Arqueología Industrial organizado por el Patronato de Turismo del Ayuntamiento de Madrid, “Madrid por Tierra, Mar y Aire”, en el que participan varios museos relacionados con el transporte, la ciencia y la técnica.

Los ricos fondos de este museo están repartidos en más de sesenta mil metros cuadrados, en el exterior y en seis hangares. En sus jardines se encuentran varias esculturas dedicadas a destacados personajes o motivos relacionados con el mundo de la Aviación española.

También se exponen algunos elementos curiosos como una serie de tapas de alcantarillado -a las que en este blog somos algo aficionados- de diferentes recintos, algunas del siglo XIX.

En el hangar nº 1, comienza la exposición recordando a los precursores en el arte de intentar construir “máquinas voladoras”, el primero en el siglo XV, el gran Leonardo da Vinci.

Una pintura y una maqueta recuerdan que el 11 de Mayo de 1793 en Coruña del Conde, Burgos, Diego Marín Aguilera consiguió volar por primera vez en la Historia.

No únicamente aviones, algunos muy antiguos, sino helicópteros, autogiros, motores y maquetas, también aparatos relacionados con los avances de la ingeniería, la técnica y las comunicaciones.

En el museo se encuentra alguno de los aviones construidos en Getafe por la primera empresa española del sector aeroespacial, la antigua Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA), fundada en 1923.

En otro de los hangares se expone una réplica del Autogiro La Cierva C-6, famoso invento del ingeniero español don Juan de la Cierva, que realizó varios vuelos memorables, sobre todo el de diciembre de 1924 de Cuatro Vientos a Getafe, en ocho minutos.

Una de las actividades más atrayentes es la simulación de vuelo, en un cabina de un avión de la Compañía Iberia.

Una visita a un museo, un agradable paseo… una buena idea para disfrutar de un soleado domingo. Os lo recomendamos.

Por Mercedes Gómez

Anuncios