Para completar mi terna de recomendaciones entre las exposiciones inauguradas este mes de febrero, hoy os animo a visitar los Bosques de luz de José Manuel Ballester.

Nacido en Madrid en 1960, licenciado en Bellas Artes en 1984, pintor, fotógrafo… después de algunos otros premios de importancia, en 2010 obtuvo el Premio Nacional de Fotografía, “por su trayectoria personal, por su singular interpretación del espacio arquitectónico y la luz y una renovación destacada en las técnicas fotográficas”.

Poco después, en 2011 pudimos ver una exposición dedicada a su obra fotográfica en la Sala de la Comunidad de Madrid en Alcalá 31, La abstracción en la realidad. Y ese mismo año su serie de fotografías del Museo Arqueológico Nacional en obras.

Hasta el 3 de marzo, aún podemos contemplar algunos de sus cuadros en la muestra El artista en la ciudad, que ya visitamos hace unos meses en el Palacio de Cibeles.

MAN 2011

Museo Arqueológico Nacional 2011

Ahora, en la a veces inquietante antigua Fábrica de Tabacos se han instalado sus Bosques de luz, una completa y magnífica retrospectiva de su obra fotográfica. Un resumen de sus últimos ocho años de trabajo que explican su relación con la Pintura y con la Fotografía, y su forma de utilizarlas, entremezclando ambos lenguajes.

El recorrido por los pasillos y salas del viejo edificio es sorprendente, las fotografías se relacionan entre sí como si de una historia se tratara, enlazando paisajes o espacios naturales con maquinarias, tuberías (las fotografiadas y las reales)… también lo hacen con el lugar que las acoge.

Tabacalera 2012

Tabacalera 2012

Las fotografías del propio espacio en que nos encontramos a primera vista producen un efecto extraño… nos recuerdan un gran recurso del Barroco… parecen un espejo.

Tabacalera 2012

Tabacalera 2012

La mirada de José Manuel Ballester nos traslada a lugares insospechados, irreales.

paisaje

No podían faltar sus atrevidos Espacios ocultos, de los que él mismo dice que han supuesto un reencuentro con la Pintura. El fotógrafo manipula las imágenes en su ordenador eliminando las figuras humanas de famosos cuadros renacentistas.

La gran fotografía sobre lienzo, una espectacular Última Cena de Leonardo, nos recibe en el patio de la antigua fábrica. Al final del recorrido hallamos su visión de La Anunciación de Fra Angelico, y La historia de Nastagio degli Onesti de Botticelli y su taller -los originales de estas dos últimas obras se encuentran en el Museo del Prado, en la Sala 56b-.

nnn

El bosque italiano (2008)

Nos recuerda Ballester que en aquellos tiempos medievales, y después en el Barroco, era habitual que los ayudantes en sus talleres pintaran los paisajes y después el maestro creaba la historia y dibujaba los personajes. Dice que él, eliminando las figuras y dejando solo el escenario, nos invita a crear una historia propia. Probemos.

Por Mercedes Gómez

—–

Tabacalera
Calle Embajadores, 51
J.M. Ballester. Bosques de luz.
Hasta 28 de abril 2013

Anuncios