Hoy os animo a viajar a Ávila, una de las muchas maravillosas ciudades españolas que nos ofrece un recorrido por la historia del arte, comenzando por su imponente muralla, un auténtico tesoro.

Como sabemos, a mediados del siglo XIX o poco después, las murallas de algunas ciudades  –entre ellas la de Madrid– fueron demolidas con el fin de facilitar su expansión, esa fue la recomendación de Pascual Madoz, político que entre otras cosas fue Ministro de Hacienda en 1855, y famoso por su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España. Felizmente, el Ayuntamiento de Ávila no siguió el consejo, la conservó y en 1884 fue declarada Monumento Nacional.

muralla de avila

Conservada a lo largo de los siglos, seguirá siéndolo, ahora con más medios a nuestro alcance.

Ayer tuve el placer de asistir a la presentación realizada por Telefónica de una herramienta muy interesante, Smart Patrimonio, Patrimonio inteligente, una innovadora aplicación, solución tecnológica ofrecida por esta empresa para la conservación preventiva de los Bienes de Patrimonio Cultural.

episcopio

Junto con la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, y el Ayuntamiento de Ávila, Telefónica está trabajando en un modelo de gestión del Patrimonio Cultural basado más en la prevención que en la corrección de los problemas, utilizando la buena filosofía, que ayer contaban con entusiasmo, del “más vale prevenir que curar”.

presentacion telefonica

Aunque a quienes no conocíamos esta actuación hasta ahora nos pueda parecer ciencia ficción, no lo es, es una realidad. Una red de sensores inalámbricos registran vía internet todos los parámetros de interés, y los transmiten a un servidor central, todos ellos decisivos en la conservación de nuestro Patrimonio: la temperatura, la luz, la humedad, etc. Los conservadores y especialistas los analizan y utilizan para posibles actuaciones, anticipándose a un deterioro grave.

MHS

Es el Sistema MHS (Monitoring Heritage System), monitorización de los elementos patrimoniales. Podéis encontrar buenas explicaciones en su web.

La presentación, a cargo de representantes de estas instituciones, Diana Caminero Gerente M2M Dirección Telefónica Digital España, Juan Carlos Prieto, director general de la Fundación Santa María la Real, José Luis Rivas, alcalde del Ayuntamiento de Ávila y Rosa Ruiz, arqueóloga municipal y responsable de la Unidad de Patrimonio de Ávila, tuvo lugar en un edificio perfecto para la ocasión, al que no puedo dejar de dedicar un breve espacio en esta crónica, el Episcopio, antiguo Palacio Episcopal.

episcopio avila

Es una construcción del siglo XII, actualmente de uso cultural, adosada intramuros a la muralla. Utiliza granito caleño, muy habitual en Ávila, de la cercana población de La Colilla, llamado sangrante por sus matices rojizos, en el acceso en arco de medio punto, y en las ventanas abocinadas de la fachada principal.

Tiene dos alturas, la superior hoy dedicada a Salón de actos, en la que tiene lugar la presentación a la que asistimos, con techumbre de madera, y otra inferior abovedada, dedicada a Sala de exposiciones.

boveda episcopio

Desde el Episcopio salimos a conocer la muralla. Junto a la Puerta de San Vicente, la arqueóloga municipal Rosa Ruiz nos habló del monumento y nos explicó el proceso mientras asistimos a una muestra, una simulación, de cómo se instalaron los sensores. La muralla, que goza de la máxima protección, nos recuerda que no puede ser escalada, excepto en este tipo de casos, aplicación de medidas preventivas, o de restauración, no se conceden permisos para otro tipo de acciones.

muralla sensores

La Muralla de Ávila, construida en el siglo XII, es uno de los monumentos más importantes y bellos de nuestro país, declarada Patrimonio de la Humanidad. En ella se han instalado 60 sensores que miden el efecto de varios parámetros, la luz, el viento, la lluvia…

Los datos que emiten los sensores son analizados de forma continua y en tiempo real, con lo que cualquier elemento que pueda poner en peligro el bien protegido es detectado y permite poner en marcha la prevención del mal.

Nos cuenta la conservadora que el gran problema de la muralla es la humedad. Se detecta, aunque a él no se puede acceder, que el núcleo está empapado. Se han monitorizado tramos en los que hay humedad, y otros considerados “sanos”. Los datos muestran humedad en todos los puntos. Aunque este no es un problema nuevo, sino histórico, proporciona información a los técnicos para posibilitar la prevención.

en la muralla

Ahora el estado de la Muralla de Ávila es bueno, tras una cuidadosa restauración, pero el mortero de la construcción se degrada con la humedad y hay que adelantarse a los problemas.

Esta tecnología se puede aplicar a grandes monumentos, como en este caso las Murallas, o el Real Monasterio de Santa Clara, en Tordesillas, donde también ha sido aplicada; en esculturas, pinturas, incluso en delicados documentos antiguos. Ayer descubrimos un mundo nuevo que abre posibilidades infinitas para el cuidado de nuestro patrimonio artístico.

Por : Mercedes Gómez

 

Anuncios