Tras nuestro paseo por la calle del Espejo, preparando el nuevo recorrido, continuamos visitando lugares que guardan valiosos vestigios de la muralla que rodeaba Madrid en el siglo XII. Hoy nos detenemos en uno de los más interesantes, en el número 3 de la plaza de los Carros.

Los restos aquí conservados permiten apreciar el modo en que la cerca medieval madrileña fue utilizada en la construcción de viviendas e incluso habitada.

Tal como explica la investigadora Mercedes Agulló “… los habitantes madrileños de la muralla no sólo la habían utilizado como morada, sino que la habían adaptado a sus necesidades y caprichos abriendo puertas y ventanas, ocupando las torres y torreones, agregando a las casas que estaban arrimadas a ella parte de la propia muralla de Madrid o derribando y deshaciendo lo que les estorbaba.”

muralla carros arco

Como hemos repetido tantas veces, desde el siglo XV, y sobre todo en el siglo XVI, las manzanas se formaron alrededor de la muralla, utilizando lo que convenía, destruyendo o modificando lo que no. Así ocurrió con la entonces futura manzana 126 cuyas casas darían lugar a las calles de Don Pedro y de Los Mancebos. Pedro Texeira dibujó en su plano con mucho detalle las edificaciones que existían antes de 1656 y la antigua muralla identificada con el número 28.

texeira muralla carros

Entre 1656 y 1657 fueron demolidas varias casas, y con ellas la muralla cuya piedra fue reutilizada, para la construccción de la Capilla de San Isidro. En parte de los terrenos resultantes hoy se encuentra ubicada la plaza de los Carros.

El lienzo que hoy contemplamos debió quedar a la vista durante las obras de construcción del edificio de viviendas actual, pues del anterior no quedó más que la fachada. Sin duda en aquellos momentos en ese solar se debió poder contemplar la muralla de Madrid.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

El solar corresponde a la casa nº 1 de la manzana que en el siglo XVIII era propiedad de la duquesa del Infantado, como lo fueron otros inmuebles en este barrio.

casa nº 1 manzana 126 copia

Tuvimos noticias del lienzo a finales de 2003, con la apertura del primer local abierto, entonces llamado el Tabernáculo.

plaza de los carros 3

Mide unos 6 metros de largo por 2,80 de alto.

muralla carros y ventana

El local está separado del edificio colindante –nº 4 de la plaza con vuelta a la calle Mancebos–, antigua casa-palacio levantada a finales del siglo XVII, por la tapia de granito y pedernal.

muralla carros

Cerrado el primer restaurante, algún tiempo después el inmueble fue ocupado por otro bar. Desde el pasado mes de diciembre y tras una reforma ahora podemos contemplar los restos en el restaurante Dona Camila.

Nos cuentan que su objetivo, además de ofrecer buena comida –habrá que probarla– y un ambiente agradable, es dar un contenido cultural al local. De momento exponen algunas pinturas, que van cambiando. Y tienen intención de colocar un cartel explicativo sobre la muralla y su historia. Así lo esperamos, es una idea excelente, lo cierto es que eso debería ocurrir en todos los lugares donde se conservan restos de tanta importancia histórica. Darlos a conocer es valorarlos.

Por : Mercedes Gómez

——–

Bibliografía:

Planimetría General de Madrid
AGULLÓ, Mercedes. “Ataques” contra la muralla de Madrid en el siglo XVII. Madrid, 1968.
VILLAR, C. “Las murallas ocultas”, El Mundo 7 oct. 2003, pág. 13

 

 

 

Anuncios