A los pies de la ciudad de Zamora, en la llamada Puebla del Valle, extramuros, a finales del siglo XII, principios del XIII, se levantó la iglesia de Santa Lucía, una de las veintitrés que hoy forman parte de la ruta de iglesias románicas zamoranas, perfectamente señalizada y descrita por toda la ciudad.

En su busca bajamos por la calle de los Herreros de marcado trazado medieval desde el centro hacia el río Duero.

duero

Ya en las afueras, caminando junto a la muralla llegamos a las espaldas de la plaza de Santa Lucía.

zamora-extramuros

Desde aquí contemplamos los pies del templo, reformado en el siglo XVII, época a la que corresponde su estructura actual. La espadaña fue reconstruida en el XVIII.

zamora-museo

De la iglesia primitiva apenas se conservan las huellas románicas en su muro norte.

zamora-lucia-muro

Frente a ella, a finales del siglo XV o comienzos del XVI, se construyó el llamado Palacio del Cordón o de Puñonrostro.

Plaza de Santa Lucía. Zamora.

Plaza de Santa Lucía. Zamora.

Así llamado por la magnífica portada enmarcada por un cordón franciscano de piedra a modo de alfiz, junto a los escudos de los propietarios, los condes de Puñonrostro.

zamora-palacio-cordon

El primer conde de Puñonrostro fue Juan Arias Dávila, título concedido por Carlos V por luchar junto a él en la guerra de las Comunidades, firmado por Juana en 1523*. Juan Arias, notable personaje de la época, se casó con Marina de Mendoza, hija del marqués de Santillana y primer duque del Infantado. Murió en 1538.

Los restos de ambos edificios, la iglesia y el palacio, hoy forman parte del Museo de Historia de Zamora.

La iglesia es almacén visitable del museo. Del palacio se conserva la fachada principal y algunos arcos del antiguo patio hoy ubicados en el interior del nuevo edificio del museo formando parte de la Colección permanente.

zamora-palacio-arcos

Los arquitectos madrileños Emilio Tuñón y Luis M. Mansilla construyeron la nueva sede. La obra, realizada entre 1992 y 1996, ocupa unos 3.000 metros cuadrados. Fue la primera gran obra del estudio Mansilla + Tuñón Arquitectos. Después acometieron la reforma y ampliación de la antigua Fábrica de Cervezas El Águila, que casualmente visitamos la semana pasada, recordemos actual sede de la Biblioteca y Archivos Regionales de Madrid.

El nuevo edificio del Museo de Zamora es un cubo de piedra, “un cofre que contiene la memoria de la ciudad”, según palabras de los propios autores.

zamora-cubo-museo

Este museo, “extramuros de la ciudad, y bajo el desplome de la muralla que mira al río Duero” es una maravilla que merecería un artículo él solo, incluso algunas de las obras allí contempladas, pero hoy vamos a continuar con nuestra historia de los condes de Puñonrostro, que nos lleva de vuelta a Madrid.

zamora-ventana-museo

En Madrid Juan Arias Dávila también tuvo su palacio, con su cordón de piedra en la fachada principal, aunque al contrario que en Zamora el edificio hoy ya no existe.

El Palacio del Cordón madrileño estaba situado en una de las dos vías medievales más importantes (la otra era la actual calle Mayor), la que iba de la Puerta de Santa María a Puerta Cerrada, hoy calles del Sacramento y San Justo.

Igual que en Zamora, fue construido junto a una iglesia medieval, en este caso la parroquia de San Justo, una de las más antiguas, ya citada en el Fuero de 1202. Desapareció a finales del siglo XVII. En 1739 comenzó la construcción de la actual Basílica de San Miguel.

El Palacio del Cordón probablemente fue de los primeros edificios que se construyeron en la zona, en estilo gótico tardío. Debió ser levantado en la misma época que el zamorano, a finales del siglo XV o principios del XVI, cuando –aún antes de que Felipe II trajera la Corte a Madrid– las familias castellanas más poderosas comenzaron a llegar a la Villa.

Los nobles se fueron instalando en torno a la plaza de la Villa, entonces plaza de San Salvador, recordemos embellecida y ampliada por Enrique IV. De esa época se conservan las Casas de los Lujanes. Enfrente, hasta 2002, estuvo la Casa de Iván de Vargas, hoy reconstruida, mucho más sencilla que los palacios cercanos. En la misma acera en 1537 se edificó el palacio de Jiménez de Cisneros que, aunque muy modificado, sí se conserva. El plano de Pedro Texeira una vez más nos ayuda a imaginar cómo pudo ser la plaza en el siglo XVII.

Plano de Texeira (1656)

Plano de Texeira (1656)

A ambos lados del viejo palacio que ocupaba todo el solar junto al convento de las Carboneras, las calles tomaron, igual que la plaza, el nombre de sus dueños y el detalle arquitectónico del palacio, las calles de Puñonrostro y del Cordón.

calle-pun%cc%83onrostro

En el siglo XVIII era la Casa nº 1 de la manzana 176. La Casa nº 2 era y sigue siendo el Convento de las Carboneras.

manzana-176

El madrileño Palacio del Cordón fue derribado en la segunda mitad del siglo XIX, sobre el solar se construyeron las casas actuales, números 2 y 3 de la plaza.

plaza-cordon-2y3

Plaza del Cordón. Madrid.

Una placa municipal en su fachada recuerda que aquí “estuvieron las Casas del Cordón donde el secretario de Felipe II Antonio Pérez vivió desde 1575 y sufrió cautiverio hasta su fuga en 1585”.

placa-antonio-perez

Enfrente, nº 1 de la plaza, se encuentra la hoy llamada Casa del Cordón por el adorno de su fachada. Pero este edificio, rehabilitado para viviendas, fue construido en la segunda mitad del siglo XVIII.

casa-del-cordon

Tal vez el detalle decorativo del cordón de piedra fue colocado inspirado en el nombre de la plaza y del palacio que por entonces aún existía frente a él, pero no tiene nada que ver con el desaparecido Palacio del Cordón del Conde de Puñonrostro.

madrid-plaza-cordon

Estamos sin duda en una de las plazuelas más bonitas de Madrid, se respira su historia. A pesar de las muchas modificaciones conserva el espíritu del pasado. Se puede derribar un edificio pero no es tan fácil hacer desaparecer la forma de las calles. ­Igual que en Zamora, se conserva su singular trazado medieval; también restos de la arquitectura del siglo XVI en la vecina Casa de Cisneros y el más puro barroco del siglo XVII, con el convento de las Carboneras a sus espaldas; la histórica Casa de Iván de Vargas… por supuesto la magnífica iglesia de San Miguel del siglo XVIII. Toda la historia de Madrid recogida en una plaza, sus edificios y las calles que a ella se asoman. Y mucha belleza.

calle-del-cordon

Por: Mercedes Gómez

——-

Ver:

SERRANO, Luis. Restauración del castillo de Puñonrostro en Torrejón de Velasco. Madrid 2012
Museo de Zamora
Obra de MONTERO VALLEJO, Manuel.
Tabla genealógica de Arias Dávila, señores y condes de Puñonrostro (Manuscrito). Biblioteca Digital RAH.

* Corrección 12.10.16

 

Anuncios