Hace ya más de diez años que hablamos aquí de las Vías pecuarias madrileñas, la red de caminos por las que transcurría el paso del ganado, escenario de la trashumancia castellana a lo largo de la Edad Media. Como vimos entonces, aún existen muchos de esos caminos en nuestra Comunidad, es la Red de vias pecuarias de la Comunidad de Madrid. Además, todos los años se celebra en la ciudad la bonita Fiesta de la Trashumancia, a la que acuden los pastores con sus ovejas rememorando por unas horas la ruta que en otro tiempo atravesaran de forma natural; el paso por las cañadas, los cordeles, las veredas…

En la calle de Alcalá subsisten algunos de los antiguos mojones de piedra que marcaban el camino, testigos de aquellos pasos de ganado que atravesaban Madrid, el ganado de la Mesta.

Plaza de la Independencia

«El Honrado Concejo de la Mesta de Pastores fue creado en 1273 por Alfonso X el Sabio, reuniendo a todos los pastores de León y de Castilla en la Real sociedad de ganaderos de la Mesta y otorgándoles importantes privilegios como la exención del servicio militar, de testificar en los juicios, derechos de paso y pastoreo, etc.».

En el siglo XVIII la Casa de la Mesta tuvo su sede en Madrid en la calle de las Huertas, esquina calle del León, en un edificio construido hacia 1775.

En la actualidad únicamente se conserva la fachada.

El edificio fue completamente transformado en 1986 por el arquitecto Raimundo González del Amo; actualmente es sede del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, organismo adscrito al Ministerio de Economía.

Una placa, hoy un poco escondida, recuerda que el edificio «fue la sede del Honrado Concejo de la Mesta, y en él presidió Fernando VII la Junta General de 1815». La mesta fue abolida en 1836.

La grata sorpresa, descubierta por mi amigo Lázaro Jurado, autor de las fotos, es que, además de la fachada y la bonita portada de piedra, en su interior las actuales oficinas conservan, protegidos en una vitrina, algunos mojones de las antiguas vías pecuarias, valioso recuerdo de aquella histórica Casa de la Mesta que aquí se alojó.

Por : Mercedes Gómez