You are currently browsing the category archive for the ‘Arquitectura’ category.

Recordemos que el pasado mes de octubre, con motivo de las actividades organizadas por “Open House Madrid”, tuvimos ocasión y la suerte de acceder a edificios e instituciones normalmente cerrados al público, entre ellos dos Fundaciones relacionadas con la enseñanza. Una, la Fundación Fernando de Castro. La otra, la Fundación Giner de los Ríos.

Ya hemos hablado en este blog de la figura de Francisco Giner de los Ríos este año 2015 en que se ha conmemorado el centenario de su muerte, a propósito de una pequeña exposición, una selección de importantes fondos bibliográficos del propio Giner o sobre su obra en la Biblioteca Nacional. Y hemos hablado de sus grandes logros. Giner de los Ríos fue el gran impulsor de la Institución Libre de Enseñanza y de otros proyectos memorables, como la Residencia de Estudiantes, el Museo Pedagógico Nacional o las Misiones Pedagógicas. También inspirador de experiencias como las vividas en el Olivar de Chamartín.

Al año siguiente de su muerte, en 1916, se creó la Fundación Giner de los Ríos con el objetivo de asegurar la continuación de su propia labor y la de la Institución.

En 2003 se acometió la reforma y ampliación de su histórica sede, que antes había acogido a la Institución Libre de Enseñanza, en el Paseo del General Martínez Campos nº 14. Los autores del proyecto elegido, tras concurso público, fueron los arquitectos Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda.

Paseo General Martínez Campos, 14

Paseo General Martínez Campos, 14

dos edificios giner

Recientemente se ha inaugurado el nuevo conjunto arquitectónico. Se ha conservado y rehabilitado la Casa de Giner y Cossío, que ya existía antes de la llegada de la ILE, con fachadas al Paseo y al jardín.

Casa Giner fachada posterior

Casa Giner fachada posterior

Y el bonito Pabellón Macpherson, proyectado por Joaquín Kramer en 1908, con sus galerías y vigas de madera.

pabellon macpherson

En el Jardín, diseñado por la paisajista Teresa Galí-Izard, se ha intentado recuperar además de su espíritu las especies que lo poblaban, gracias a la documentación conservada que ilustra cómo era el jardín original.

jardin giner

Y junto al antiguo se ha levantado un nuevo, espectacular edificio unido a una serie de pabellones que se comunican entre sí, en un bello juego de volúmenes cuyas fachadas están cubiertas por barras de acero galvanizado.

volumenes aulas

La innovadora y atrevida construcción no desentona con los edificios históricos, todos ellos conviven en el jardín, en insospechada armonía.

tres edificios giner

El nuevo edificio tiene tras alturas, en la planta baja se ha situado una sala de exposiciones temporales y en uno de los sótanos el moderno e impactante auditorio.

auditorio giner

En él los materiales elegidos cumplen una función, ser duraderos y fáciles de mantener, el hormigón armado en los muros y la madera de roble del suelo, pero además han sido elegidos por otros motivos, como la madera de pino de Valsaín, en recuerdo de la primera excursión de la Institución Libre de Enseñanza. Un día de campo vale más que un día de clase

plantas jardin giner

En la mencionada Sala se acaba de inaugurar la exposición Giner. El maestro de la España moderna. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza. La muestra es preciosa y muy didáctica. En ella conocemos toda la historia de la Fundación, desde su creación hasta llegar a este nuevo edificio. Además de los paneles explicativos, objetos, documentos… se exponen obras de Sorolla, Beruete, Arroyo, García Alix… Y merece la pena ver el jardín y los distintos edificios que a él se asoman.

Para completar la historia, en la Residencia de Estudiantes podemos visitar otra exposición estupenda, Mujeres en vanguardia. La Residencia de Señoritas en su centenario (1915-1936).

La Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Señoritas, ambas por cierto con origen en la Fundación Fernando de Castro.

Por : Mercedes Gómez

 

 

 

Ayer día 1 de diciembre fue presentado el proyecto La Estación. Gran Teatro Príncipe Pío. La Cabecera de la Estación del Norte por fin será restaurada y albergará un gran centro cultural y recreativo.

Recordemos que su construcción comenzó en 1926. Fue el antiguo Vestíbulo de Salidas, con entrada por la Cuesta de San Vicente, como ampliación de la estación cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX. Ya contamos su historia aquí hace dos años, en diciembre de 2013.

exterior

Poco después se anunció que la propietaria Adif, dependiente del Ministerio de Fomento, ponía el edificio en alquiler. La empresa pública convocó un concurso para conceder su explotación durante un periodo de 50 años. El uso del espacio, tras su rehabilitación, que realizaría la empresa adjudicataria, debería ser dedicado a actividades recreativas y espectáculos.

Adif incluyó en el pliego de bases del concurso que “El edificio se encuentra en un deficiente estado de conservación y es necesario proceder a su restauración integral”, y que “los interesados deben tener también en cuenta que se trata de un edificio protegido por lo que las obras se tienen que adecuar a las exigencias legales establecidas en función de su grado de protección”.

A comienzos de abril de este año 2015 se anunció la adjudicación a la empresa Wonderland. El productor teatral Luis Álvarez ha sido el encargado de conducir el acto y explicar el ambicioso proyecto que ojalá se haga realidad tal como nos lo ha contado de forma entusiasta e ilusionante. La idea es convertir el lugar en un gran referente del entretenimiento, para turistas y madrileños.

El acto tuvo lugar en una spiegeltent o gran carpa de espejos instalada frente a la estación, junto a la zona de aparcamiento, inspirada en las carpas alemanas anteriores a la 2ª Guerra Mundial pero también nos recuerda por una parte el mundo del circo y por otro el de los cabarés.

carpa int

Es por supuesto un proyecto empresarial, en el que se va a invertir mucho dinero, pero también cultural, una buena noticia en los tiempos que vivimos. Ha sido muy agradable oír hablar aquí, junto al edificio abandonado hace tanto tiempo, de recuperación de un patrimonio histórico.

Se repite a lo largo del acto que era indispensable presentar un proyecto en el que el ciudadano fuera el destinatario. Interviene el ingenioso y simpático Santiago Segura, que además de ser actor y director forma parte del proyecto, y nos cuenta que cada vez que se cierra un cine o un teatro le duele.

El arquitecto José Luis Pamies ha elaborado el anteproyecto presentado para la solicitud de las licencias municipales. Después se convocará un concurso de obras que esperan puedan comenzar en unos seis meses. Está previsto que duren dos años. Les gustaría inaugurar en diciembre de 2017, aunque para ser realistas lo previsto es el año 2018.

A lo largo de estos dos años la programación de espectáculos tendrá lugar en la carpa, que comenzará a funcionar este mismo viernes día 5.

El edificio principal o antiguo Vestíbulo albergará un teatro, cabaret, sala de exposiciones… Será un espacio único y flexible.

edificio pal2

Como ya contamos, el edificio es un Bien de Interés Cultural que después de muchos años cerrado muestra muros llenos de desconchones, cristales rotos, marquesinas estropeadas… un edificio singular que deseábamos fuera rehabilitado.

Ante la pregunta de uno de los medios presentes, nos cuentan que es una buena noticia que el edificio esté protegido, y poder decirle al arquitecto encargado de la rehabilitación que “esto es tan bueno que no hay que tocarlo”.

techo estacion

Se trata de renovar la vieja estación, aprovechar el bello espacio, pero tal como fue creado, no convertirlo en algo que no es, la idea es proyectar espectáculos dentro de la estación.

Mientras se desarrollan las obras, tendremos ocasión de ver una exposición fotográfica en la que en un vagón de tren convertido en pequeño museo se mostrará la historia de la Estación, su pasado, presente y futuro.

taquilla

Después de la rueda de prensa hemos podido visitar el edificio, un lujo ver sus antiguos muros, las escaleras de bajada a los andenes, ascensores, taquillas… con detalles art-déco, aunque todo lleno de polvo y muy deteriorado, espectacular.

bajada a andenes

Este edificio durante tanto tiempo contemplado desde fuera…

ventana ext

… por fin podremos disfrutarlo desde dentro, una vez restaurado.

ventana int

El proyecto contempla que en la Torre de Levante se instale una Cafetería y la Academia de Artistas Príncipe Pío Acting School, una escuela artística filial de la neoyorquina Fama.

escalera torreon

En la Torre de Poniente además de restaurante y centro comercial se creará un Mirador.

Las vistas desde la azotea de este torreón son extraordinarias. Vemos el antiguo Madrid, hoy coronado por el Palacio Real y la Almudena.

palacio real y almudena

Al norte, el que fuera nuevo Madrid, con la Torre de Madrid y el Edificio España.

torre de madrid

Al oeste, a la salida de la Puerta de San Vicente, la Casa de Campo.

Puerta San Vicente

Todo Madrid ante nuestros ojos. La Estación se encuentra en un lugar privilegiado.

Esperamos que pronto este hermoso espacio se haya recuperado para todos.

Por : Mercedes Gómez

 

Eduardo Torroja fue un gran ingeniero, reconocido internacionalmente por su obra innovadora como proyectista, investigador y profesor. Madrileño de nacimiento, en su ciudad trabajó en numerosas obras, entre ellas la de los Nuevos Ministerios.

Una de las últimas fue la construcción del Instituto que hoy lleva su nombre, un conjunto de edificios que, como afirma la Guía del Colegio de Arquitectos es “uno de los hitos -tan singular como poco conocido- de la arquitectura española contemporánea”.

 

Eduardo Torroja

Eduardo Torroja nació en Madrid el 27 de agosto de 1899. Su padre fue arquitecto y matemático, así que de forma natural, igual que sus hermanos, se preparó para formar parte del mundo de la Ciencia. Se licenció como Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en 1923. Tres años después se casó con Carmen Cavanillas; tuvieron cuatro hijos.

torroja

Desde sus comienzos su trabajo destacó. Montó su propia empresa de proyectos en 1927 y ese mismo año le llamaron para formar parte del Gabinete Técnico creado para la construcción de la Ciudad Universitaria de Madrid, bajo la dirección de Modesto López Otero.

Junto al propio López Otero, que fue el primer presidente, y otros arquitectos e ingenieros en 1934 fundaron el Instituto Técnico de la Construcción y la Edificación, una entidad privada cuyo objetivo era el estudio y la investigación en el campo de la construcción y los materiales.

Ese mismo año participó en la fundación de la revista Hormigón y acero.

En 1941 al integrarse en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) fundado el año anterior, recibieron una cesión de locales en la sede de la calle Medinaceli nº 4. En 1946 pasó a formar parte del Patronato Juan de la Cierva, del propio CSIC; entonces se trasladaron a su sede en Ruiz de Alarcón 25. En 1949 se fusionó con el Instituto del Cemento y pasó a ser Instituto Técnico de la Construcción y del Cemento, dirigido por Torroja. Ante la ampliación de funciones se buscaron nuevos locales más amplios, en la calle Velázquez 47, pero ante la gran importancia que iba adquiriendo se hizo necesaria la construcción de una sede propia.

 

Instituto de Ciencias de la Construcción

A partir de un primer proyecto realizado en 1950 por el propio Torroja, que contó con los arquitectos Manuel Barbero y Gonzalo Echegaray, en terrenos del antiguo pueblo Chamartín de la Rosa que había sido anexionado a Madrid dos años antes, entre 1951 y 1953 se construyó el conjunto.

Ubicado junto al arroyo Abroñigal -hoy cubierto por la M30-, el jardín era más extenso que ahora. En origen la institución ocupaba unas 5 hectáreas en la finca llamada El Bosque.

(Foto folleto inauguración “Costillares”, 1958)

(Foto folleto inauguración, 1958)

Con motivo de su inauguración en 1958 se editó un folleto que hoy es un valioso documento que nos permite comprobar cómo se conserva casi todo tal como fue ideado. Paseando en la actualidad por sus instalaciones una de las cosas que llama poderosamente la atención, tanto en el exterior como en el interior, es el cuidado en todos los detalles y la excelente conservación.

 

Conjunto de edificios actual IETcc

El propio conjunto es un ejemplo de la extraordinaria y novedosa técnica constructiva de Torroja y su cálculo de las estructuras de hormigón armado.

En cierto modo el objetivo del ingeniero fue demostrar que con el hormigón era posible crear obras bellas. Para ello había que adelgazar las piezas, construirlas lo más finas posible. Lo consiguió aumentando la proporción del acero en las piezas de hormigón; lo difícil era saber hasta qué punto se podía aumentar el acero para que la pieza fuera resistente.

cemento armado

El cálculo perfecto fue su gran logro. Aunque él afirmó que “por encima de todo cálculo está la idea, moldeadora del material…”

torroja frase

Aquí se utilizaron sobre todo elementos de hormigón, con piezas prefabricadas junto a elementos metálicos; unidos a materiales tradicionales, el ladrillo, la piedra y la madera.

El IET consta de un edificio central con varios cuerpos. En el primer cuerpo de dos plantas se situaron la dirección, sala de conferencias, etc. El segundo cuerpo o ala sur es una nave de una planta donde se ubicaron los laboratorios, rematado por una gran torre cubierta de piedra que contenía el depósito elevado de agua.

alberca deposito

Entre este ala sur y la situada al norte se encuentra la antigua alberca, hoy bonito estanque.

TORROJA ALBERCA

En un edificio anexo, actualmente sin uso, se fabricaba el cemento. Originalmente se concibió como un complejo industrial autosuficiente, se fabricaba todo lo necesario para los procesos y tareas. Disponían hasta de su propio invernadero, hoy convertido en lugar de reunión.

torroja invernadero

Hay varios elementos destacables y emblemáticos del Instituto. Uno de ellos es el comedor de empleados, circular, con una estructura en voladizo que cuando se abrían las puertas correderas de cristal el local quedaba integrado en el jardín como si fuera una terraza.

TORROJA PICNIC Y RESTAURANTE

Esta estructura fue reconstruida.

torroja restaurante int

El espectacular dodecaedro, que fue el depósito de carbón.

carbonera

Junto a él, la chimenea.

carbon y chimenea

Las formas geométricas, las rectas, las curvas se combinan a la perfección.

El conjunto es conocido como Costillares por las pérgolas de hormigón que rodean el escarpado terreno sobre el que se asienta.

torroja costillares

Por donde bajaba el arroyo Abroñigal ahora discurre la ruidosa M-30 que ocupa parte del jardín original.

torroja M30

Pero el entorno de los trabajadores del centro continúa siendo acogedor y muy placentero. Pinos, madroños, moreras… protegen el jardín, piscina y la zona de deportes.

costillares pingpong

En el interior del edificio principal hay dos vestíbulos, de doble altura, el primero con una escalera curva, y el segundo con una rampa sobre la planta oval y una gran cristalera desde el suelo hasta el techo.

torroja rampa

Los muebles adoptan las mismas formas curvas. El estilo pretendía ser funcional, pero buscando la belleza y los detalles decorativos.

torroja talgo

El mobiliario, que se conserva en gran parte, fue diseñado por los propios autores, incluido Torroja.

La estantería que tenía en su despacho junto a la cual aparece en una fotografía está en uno de los vestíbulos.

foto torroja estanteria

La Capilla fue decorada por Fernando Cassinello.

TORROJA CAPILLA

Hay otra capilla en el exterior, conocida como el elefante, asombroso ejemplo de las formas creadas por Torroja con el fin de demostrar lo que pretendía, que era posible que una gran lámina de hormigón armado quedara suspendida en el aire.

TORROJA CAPILLA EXTERIOR

El complejo hoy se encuentra en el barrio de Costillares, que debe tomar el nombre de la singular construcción, al norte del distrito de Ciudad Lineal.

(Foto folleto 80 aniversario)

(Foto folleto 80 aniversario, 2014)

 

Actividad

El Instituto de la Construcción continúa perteneciendo al CSIC, área de Ciencia y Tecnología de Materiales.

Su misión principal es científica, dentro de distintas áreas temáticas: materiales, su durabilidad y control de calidad, seguridad, procesos constructivos, análisis y diagnóstico del patrimonio construido, etc. Su objetivo es la investigación pero también el apoyo tecnológico al sector. La actividad es compleja y muy amplia, abarca campos diversos, desarrollados en varios departamentos. De ingeniería estructural y mecánica de los materiales compuestos, químico-física de los materiales, sistemas constructivos de la edificación, etc.

La visita a las naves para ensayos de varios tipos, mecánicos, de elementos estructurales, componentes (ventanas, canalizaciones…), nuevos materiales, etc. y escuchar las explicaciones que nos ofrecen es fascinante. Hay dos naves, la antigua y la nueva, construida en 1968.

torroja taller1

El suelo de esta nave de ensayos es como una gran mesa construida para aguantar cargas sobre ella (tirar, girar, comprimir, retorcer) (*). Desde uno de sus extremos se aprecia muy bien como la mesa está sostenida por grandes patas de hormigón.

torroja taller2

En fin, en El Torroja no falta una unidad de documentación, publicaciones, archivo y una espléndida biblioteca, de libre acceso, que forma parte de la red de Bibliotecas del CSIC. Ni la edición de prestigiosas revistas como Informes de la Construcción, a disposición de todos.

TORROJA BIBLIOTECA copia

Torroja, don Eduardo, como le llamaban los empleados del Instituto, falleció el 15 de junio de 1961, mientras estaba trabajando, en su despacho.

Torroja busto

Desde entonces el Instituto de Ciencias de la Construcción recibe su nombre, Instituto Eduardo Torroja.

Merece la pena conocerlo. Aunque este artículo es largo, no recoge todo lo que la institución y su sede ofrecen, todo lo que hemos podido ver y escuchar, era imposible. Este mes de noviembre habrá ocasión pues el IET participa en la Semana de la Ciencia y la Tecnología 2015, con visitas guiadas y otras actividades.

 

Texto : Mercedes Gómez

Con todo mi agradecimiento a Gabriel Rentero por su invitación, la extraordinaria visita que nos regaló y toda su ayuda.

Fotografías : Armando Herrero y Mercedes Gómez

———

Actualización 2 nov.2015.-

(*) Corrección: la nave está “pensada para aguantar cargas sobre ella (tirar, girar, comprimir, retorcer) no pesos”.

 

Con motivo de la pasada Semana de la Arquitectura hemos tenido ocasión de visitar algunos edificios singulares. Uno de ellos, tal vez el más sorprendente, ha sido la antigua nave de la Fábrica Boetticher y Navarro, en la calle Cifuentes s/nº, barrio de los Ángeles, distrito de Villaverde.

La rehabilitada nave formaba parte de la fábrica construida según proyecto del año 1940. Durante mucho tiempo se ha considerado su autor al ingeniero Eduardo Torroja, junto al arquitecto Ricardo Gómez Abad. De hecho era conocida como Nave Torroja, también como La Catedral por sus dimensiones e interior impactante.

Hoy se considera que el diseño estructural fue obra del ingeniero Manuel Cámara Muñoz, según un estudio encargado por el Instituto Torroja (CSIC) que consideraba que no tenía las características de la obra del famoso ingeniero, a raíz de la rehabilitación emprendida hace unos años. Pero hay que dar gracias al error pues dicen que quizá el hecho de haber sido atribuida a Torroja durante tanto tiempo ha evitado su derribo.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Construida entre 1940 y 1952, su gran estructura de hormigón armado resultó muy novedosa en plena posguerra. Originalmente constaba de tres naves, una gran nave central apoyada en dos laterales de menor altura. Los muros eran de ladrillo.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

La central era un espacio diáfano cubierto por una gran bóveda de cañón.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Encontramos referencias a esta gran fábrica en la prensa histórica por varios motivos, la propia empresa, sus trabajadores y… su equipo de fútbol.

Originalmente fue una pequeña empresa familiar fundada en 1904 por Gustavo Boetticher y José Luis Gómez Navarro; en 1949 en los nuevos talleres construidos después de la guerra en Villaverde trabajaban 745 personas. Junto a las instalaciones fabriles la Sociedad construyó viviendas, locales para escuelas, y un campo de deportes.

Además de ascensores y escaleras mecánicas, se fabricaban turbinas para la producción de energía eléctrica, equipamiento de puertos (grúas…), compuertas para pantanos y centrales hidroeléctricas, etc. Fue una empresa realmente importante en la industria madrileña.

Por otra parte en los años 50 sus trabajadores, los obreros de La Boetticher, emprendieron algunas acciones reivindicativas por sus derechos laborales.

La empresa contaba con un equipo de fútbol, El Boetticher, que en los años 70 jugaba en la Tercera División. Sus rivales eran el Getafe, Plus Ultra, Atlético Madrileño, el Moscardó… los terceras madrileños que protagonizaban los derbys regionales por entonces. En los años 80 la Sociedad Recreativa Boetticher y Navarro se fusionó con la Sociedad Recreativa Villaverde; hoy día continúa existiendo la Sociedad Recreativa Villaverde Boetticher Club de Fútbol, con su Escuela de Fútbol situada muy cerca de la Nave.

En 1992 la empresa quebró. Comenzó una larga historia de abandono y progresivo deterioro de sus instalaciones.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

En 2003 la antigua fábrica y los terrenos a su alrededor pasaron a pertenecer al Ayuntamiento mediante un convenio urbanístico aunque no se podía intervenir físicamente hasta que la Quiebra, gestionada por una sindicatura, estuviera resuelta.

La enorme parcela de más de 68.000 metros cuadrados pasó de tener uso industrial a ser calificada como de equipamiento singular. Se proyectó rehabilitar la nave para Centro de expresión de Nuevas Tecnologías y urbanizar la zona.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

En 2006 el Ayuntamiento junto con el Colegio de Arquitectos convocaron un concurso de ideas para la recuperación de la nave, ganado por el proyecto Banda Ancha, del equipo formado por José María Churtichaga, Joaquín Lizasoaín, Rolf Brülisauer y Mauro Doncel, con la colaboración de Ophelia Mantz. En esos momentos tanto los terrenos como la nave estaban en muy mal estado.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Foto: Ayuntamiento de Madrid

Aunque estaba prevista su inauguración para 2008 no se puso la primera piedra del nuevo conjunto hasta 2009 y no se terminó hasta 2011. Una larga historia, han pasado casi cuatro años.

nave ext

Junto a la rehabilitada nave se ha levantado un edificio de varias plantas.

nave y torre

Todo se ha rodeado de una celosía vertical de colores, los de la fibra óptica, símbolo de las nuevas tecnologías, azul, verde, gris, naranja… gama que sirve igualmente para la decoración interior.

Las dimensiones de la construcción son impresionantes, la planta es un gran rectángulo de casi 140 metros de largo por 42 de ancho. La nave central tiene cerca de 20 m. de altura.

entrada nave

La antigua estructura de hormigón ha sido reforzada.

nave desde balcon

Es la nueva Catedral. Los arquitectos han respetado el espacio diáfano, tal como fue concebido en su origen.

nueva catedral

Se ha dotado a los nuevos espacios de modernas instalaciones destinadas al uso de las nuevas y más sofisticadas tecnologías.

lateral hoy

Un enorme futuro salón de actos, bajo un vistoso lucernario, muestra los innumerables cables destinados a facilitar las conexiones más rápidas a los usuarios, aún sin mobiliario.

lucernario

Aunque también se han conservado como documento histórico, más decorativo que otra cosa, algunos elementos, por ejemplo uno de los hornos de la antigua fundición.

horno2

Quizá prolongando la idea de recuperar espacios arquitectónicos industriales tanto en el exterior como en el interior unos contenedores de antiguos barcos sirven como despachos, o incluso para los servicios.

Además de para las empresas que participen en el proyecto –en caso de que siga adelante el plan inicial–, hay espacio previsto para aulas, exposiciones, etc., según nos contaron durante la visita.

La Torre fue construida para que sirviera “de faro”, según sus creadores.

torre int

Desde arriba se contempla todo Villaverde.

vista villaverde

El anterior Consistorio, poco antes de finalizar su mandato, inauguró la Nave, aún vacía. Ahora el nuevo Ayuntamiento deberá decidir su destino.

Por : Mercedes Gómez

——-

Bibliografía:

ABC. 4.5.1949;
Hoja del Lunes 6.9.1971; 1.11.1971;
Mundo Obrero abril 1955;
El País 9.6.2006; 8.10.2011; 18.1.2012; 17.3.2015;
ABC 10.9.2015; 15.9.2015;
Ayuntamiento de Madrid. Proyecto Nave Boetticher. Madrid 2007.
Convocatoria ideas “Nave Torroja”, COAM, 2006.

Fiel a su cita anual con la arquitectura, el Museo ICO ha inaugurado una retrospectiva sobre la trayectoria del arquitecto intenacional David Chipperfield.

La exposición Essentials. David Chipperfield Architects 1985-2015 podrá visitarse hasta el 24 de enero 2016. En la presentación, a la que tuvimos el privilegio de asistir, participó el propio arquitecto que explicó cómo se había desarrollado la planificación de la muestra y después atendió las preguntas de algunos medios presentes. Fue muy interesante escucharle.

david chipperfield

D. Chipperfield, Museo ICO, 30 sept. 2015

En un mundo dominado los últimos años por una arquitectura que busca la notoriedad, lo espectacular, esta muestra pretende acercar al visitante al universo arquitectónico de David Chipperfield Architects, su percepción del espacio creado a la medida del hombre.

La gran singularidad de su arquitectura es que el hombre, las personas que lo habitan, son los verdaderos protagonistas, no el propio edificio. Quizá por ello ha trabajado mucho en arquitectura residencial, pero no únicamente, también ha creado museos, obra pública, etc. Su obra se mueve entre la tradición y el llamado minimalismo, el menos es más de Mies van der Rohe.

Otra idea que él siempre intenta transmitir es que aunque la arquitectura aspira a permanecer en el tiempo también es muy importante su compromiso con la sociedad y con su entorno.

Siendo aún un joven arquitecto empezó a trabajar en los años 80 del siglo XX con Richard Rogers y Norman Foster en su país, Inglaterra, donde en esos comienzos las cosas fueron difíciles, aunque felizmente pronto tuvo encargos en Japón y otros lugares, y poco a poco llegó el éxito. Con el tiempo se ha convertido en un arquitecto global, con obras en Alemania, Italia, Estados Unidos, China… A lo largo de treinta años el arquitecto inglés ha construido edificios en todo el mundo.

El Neues Museum y el Edificio de la galería Am Kupfergraben 10 en Berlín, el Museo Jumex en Ciudad de México, el Cementerio de San Michele de Venecia, etc.

Neues Museum. Isla de los Museos, Berlín (1997-2009)

Neues Museum. Isla de los Museos, Berlín (1997-2009)

En España, adonde solía venir a pasar el verano, construyó su propia casa en un pequeño pueblo gallego, Corrubedo. Ha levantado la Ciudad de la Justicia de Barcelona, el edificio Veles e Vents para la celebración de la Copa América en 2007 en Valencia…

Vivienda privada, Corrubedo, España.

Vivienda privada, Corrubedo, España (1996-2002)

En Madrid -además de la 3ª planta del famoso Hotel Puerta de América-, creó las viviendas sociales para la Empresa Municipal de la Vivienda, el Polígono Verona en el barrio de Butarque, distrito de Villaverde.

Viviendas en Villaverde, Madrid (2000-2005)

Viviendas en Villaverde, Madrid (2000-2005)

Podemos resumir que en 1985 cuando David Chipperfield abrió su primer estudio en Londres, en un edificio compartido, y con dificultades, treinta años después en 2015 su estudio David Chipperfield Arquitects es uno de los más prestigiosos del mundo, con oficinas además de en Londres, en Berlín, Milán y Shangai. Lo que comenzó siendo un trabajo casi artesanal, se ha convertido en referencia mundial.

Esos treinta años son los que ahora podemos recorrer en la magnífica exposición en el Museo ICO. Además de un interesante video, más de treinta maquetas ilustran su obra y evolución.

Las maquetas, fundamentales en el método de trabajo de su estudio, y muy bellas en cualquier caso. Maquetas de proyecto, de exposición, más acabadas, las maquetas de trabajo… que nos ofrecen un recorrido por la historia de un arquitecto y sus obras. En el Museo ICO, calle Zorrilla nº 3.

Por Mercedes Gómez

—–

Bibliografía:

Catálogo exposición Essentials. David Chipperfield Architects 1985-2015. Fundación ICO Madrid 2015.

 

 

El pasado fin de semana, con motivo de las actividades organizadas por “Open House Madrid”, hemos tenido ocasión y la suerte de acceder a edificios e instituciones normalmente cerrados al público, entre ellos dos Fundaciones relacionadas con la enseñanza. Una, la Fundación Fernando de Castro, verdaderamente admirable en su contenido y también en su empeño en cuidar y conservar un edificio tal como fue creado. Os invito a conocerla hoy. Más adelante, si os apetece acompañarme, visitaremos la otra, la Fundación Giner de los Ríos.

 

Fernando de Castro nació en 1814 en Sahagún, León. Huérfano a los doce años, a los quince ingresó en el Convento de San Diego de Valladolid. A los 31 años se trasladó a Madrid y llegó a ser un personaje ilustre en la Corte de Isabel II. Fue Capellán de Honor y Predicador Mayor de la reina, Senador, Caballero de la Real Orden de Carlos III, Catedrático y Rector de la Universidad de Madrid, Director de la Escuela Normal de Filosofía, Académico en la Real Academia de la Historia, fundador y presidente de varias instituciones… entre ellas la importante Asociación para la Enseñanza de la Mujer.

enseñanza mujer

Creó escuelas gratuitas para niños y adultos, clases nocturnas para obreros y las Conferencias Dominicales para la educación de la mujer, germen de la mencionada Asociación, y posteriormente creó el Ateneo de Señoras y la Escuela de Institutrices. La Fundación Fernando de Castro, Asociación para la Enseñanza de la Mujer, fue fundada en 1870 y reunió todas las Escuelas que había ido creando.

“Fernando de Castro fue el gran propulsor de la liberación profesional de la mujer a través de un arma fundamental: la cultura; y a ello consagró gran parte de su vida”.

Fue tal el éxito que su sede primero en la calle del Barco y luego en la calle de la Bolsa se quedaron pequeñas y se proyectó la construcción de una nueva en un solar adquirido hacia 1890 en la calle de San Mateo.

san mateo 15

Desgraciadamente Fernando de Castro ya no pudo verla. Murió en 1874. A partir de ese momento la Asociación fue presidida por Manuel Ruiz Quevedo.

La nueva sede fue inaugurada en 1893; en los comienzos del siglo XX albergó nuevas escuelas, como la de taquimecanografía.

La Institución se convirtió en punto de referencia y lugar de encuentro de los intelectuales, artistas, escritores y personajes de la cultura en general, Miguel de Unamuno, Emilia Pardo Bazán, Vicente Blasco Ibáñez, Benlliure, Cecilio Pla, Sorolla, Giner de los Ríos, etc. incluso la reina doña María Cristina y la infanta doña Isabel Francisca de Borbón, la “Chata”, prestaron su apoyo.

La Asociación para la Enseñanza de la Mujer llegó a desempeñar un importante papel en el mundo de la Educación en España, quizá no suficientemente reconocido.

entrada fundacion castro

El edificio está situado en la calle de San Mateo nº 15, junto al Museo del Romanticismo. Fue construido entre los años 1892-93 según proyecto de Pablo Sánchez Alonso-Gasco.

Sus tres plantas fueron distribuidas alrededor de un patio con el objetivo de facilitar la entrada de la luz natural ya que se trataba de una construcción alargada, situada entre otros edificios y con fachadas a dos calles estrechas. Se intentaba conseguir las mejores condiciones para ejercer la enseñanza.

Actualmente el primer piso está ocupado por una academia y el piso superior está ocupado por viviendas (en origen también eran viviendas para personas relacionadas con la Institución), pero la planta baja continúa siendo la sede de la Fundación.

El edificio, a lo largo del tiempo y a pesar de las dificultades económicas en algunos momentos, se ha conservado perfectamente, siempre intentando mantener el espíritu y los materiales originales, algo poco común en nuestros tiempos en Madrid.

Además de tratarse de un bello lugar que te traslada al siglo XIX es todo un ejemplo, una lección de Conservación, que merece todo nuestro aprecio y admiración.

La fachada principal da a la calle San Mateo, de ladrillo sobre una base de granito. El piso principal está adornado con arcos de medio punto, elemento arquitectónico que vamos a encontrar repetido en el interior, en el vestíbulo y en el patio.

La fachada trasera, que originalmente no tenía salida, en la calle de la Beneficencia es más sencilla, pero también interesante, con ladrillo visto de dos colores.

fachada beneficencia

El único salón que da a la calle de San Mateo es el Salón Blanco, al que se accede desde el vestíbulo de entrada, es la antigua clase dedicada a las niñas más pequeñas.

salon blanco2

Actualmente dos espejos recuerdan el lugar donde se encontraban las pizarras.

salon blanco1

Desde el vestíbulo se puede acceder a los pisos superiores.

escalera castro

Nosotros nos dirigimos al hermoso patio con sus columnas de hierro de la fundición Picazo de Madrid alrededor del cual se distribuyen las demás estancias.

castro patio1

El hierro, el cristal y la madera son los protagonistas.

castro patio2

Apenas se conservan las pinturas al fresco bajo los ventanales y sobre las puertas, pero no se han tapado, el objetivo siempre, en la medida de lo posible, es mostrar lo original. Conservar, restaurar, y no falsear.

ventanales murales

La construcción fue realizada de acuerdo con las nuevas ideas respecto a la educación, que debía llevarse a cabo en ambientes agradables, con buena luz, ventilación y comodidad. Se crearon conducciones de gas para la iluminación, calefacción… se instaló hasta un montaplatos entre las tres plantas. Aún funcionan, aunque ahora con gas en lugar de carbón, los antiguos radiadores.

puerta castro

Es un enfoque que, basado en el krausismo, luego aplicarían también los impulsores de la Institución Libre de Enseñanza.

El objetivo de los educadores de las escuelas krausistas era estimular la curiosidad intelectual, en vez de imponer a la fuerza dogmas religiosos o de otro tipo.

fuente patio

En los distintos salones, en la medida de lo posible, también se han conservado las decoraciones y mobiliario originales.

oleo y lampara castro

Hay una extraordinaria biblioteca, abierta a los investigadores.

biblioteca

El Salón de Música, el de los Presidentes…

salon castro

El antiguo Laboratorio que guarda instrumentos de la época.

laboratorio

En el que fuera antiguo Comedor de las alumnas que vivían lejos del centro sigue existiendo la pared de blancos azulejos, así creada por motivos de higiene.

salon comedor

Hoy día todos los salones se utilizan, con todo el recuerdo del pasado. En la actualidad la Fundación Fernando de Castro (A.E.M.) continúa viva, desarrollando actividades culturales y de investigación.

Por Mercedes Gómez

El Parque Móvil de los Ministerios Civiles, Vigilancia y Seguridad fue creado según Decreto del Consejo de Ministros, de 28 de septiembre de 1935. Va a cumplir por tanto 80 años, que celebra con una exposición que nos cuenta su larga historia, desde su origen en la República, su desarrollo a lo largo de la Dictadura, y situación actual bajo la Monarquía Parlamentaria. Y nos invita a conocer una parte de sus instalaciones.

Calle Cea Bermúdez, 1-5

Calle Cea Bermúdez, 1-5

Situado en la calle Cea Bermúdez nº 5 -el conjunto arquitectónico ocupa casi toda la manzana entre esta calle y las de Bravo Murillo y Donoso Cortés-, el antiguo organismo ha abierto sus puertas a los ciudadanos.

panel

Según la Guía del Colegio de Arquitectos de Madrid, en 1944 terminaron las obras de construcción de la primera fase de las viviendas del Poblado del Parque Móvil San Cristóbal, según proyecto del arquitecto José Fonseca Llamedo. La 2ª fase se construyó entre 1948 y 1952. Hacia 1950 Antonio Arroyo edificó los garajes y talleres. También se creó una capilla (h. 1950) y una escuela (1955).

Esa era su singularidad, que después de la guerra el Parque fue planificado como una ciudad autosuficiente, con todos los servicios que sus habitantes pudieran necesitar. Es un importante ejemplo del llamado “paternalismo industrial consistente en la construcción de poblados para los trabajadores en torno a las instalaciones fabriles o mineras donde prestaban sus servicios”.

Por una parte la muestra nos narra esta historia de 80 años de servicio público a través de la movilidad, por otra es un recorrido por la sociedad española a lo largo de todo ese tiempo.

La primera parte nos cuenta la historia y evolución mediante paneles y fotografías. Luego vemos una recreación de un antiguo despacho y algunos objetos, entre ellos un album fotográfico.

oficina

Oficina

Las oficinas han cambiado mucho…

maquina Mercedes2

Máquina de escribir “Mercedes”

A continuación accedemos al espectacular Taller en el que continúan trabajando algunas personas mientras los visitantes contemplamos todos los objetos, recreaciones de los diferentes lugares que componían el Parque, automóviles antiguos y modernos, etc.

Exterior del Taller, desde el inicio de la calle Joaquín María López

El Taller, desde el inicio de la calle Joaquín María López

El Taller es un espléndido ejemplo de arquitectura industrial, una gran nave de una sola planta con techo en forma de dientes de serrucho, estilo que permitía crear grandes espacios y una mayor entrada de luz en los talleres o fábricas.

taller 1

La exposición nos muestra cómo era el Gabinete médico, que se cree existió desde el principio, la Peluquería, el Economato…

economato

Y no olvidaban el aspecto de ocio, había sesiones de cine y teatro para los trabajadores en el Salón de Actos. El Parque contaba con su propia Imprenta, Residencia de conductores, etc.

automoviles

Hasta los años 70 del pasado siglo XX funcionó una Escuela de aprendices, donde aprendían los oficios, chapistas, pintores, mecánicos.

Era un forma de proteger e incentivar al trabajador cualificado, también sin duda una forma de control.

autos

La exposición es muy interesante, por su contenido y por la posibilidad de acceder al taller, además es una ocasión única de ver el mural de Germán Calvo, Los oficios del automóvil, pintado en 1951.

mural parque movil

Mide 26 metros de largo por 1,6 de alto, y representa las distintas escenas de los oficios, Tapicería, Carpintería –antiguamente los vehículos eran de madera-, Construcción del parque móvil, el Estudio del arquitecto, la Soldadura y la Pintura.

Este mural es “posiblemente la única réplica en contenido y tamaño de los célebres murales industriales que Diego Rivera pintó a principios de los años treinta en las factorías automovilísticas de Ford y General Motors, en la ciudad norteamericana de Detroit”, como recuerdan en la propia Nota de prensa del Ministerio de Hacienda en la inauguración de la muestra, en referencia al gran muralista mexicano.

mural carpinteria

La exposición permanecerá abierta al público, en el Parque Móvil del Estado, desde el 10 de julio al 30 de septiembre (agosto cerrado), en horario de 9,30 a 13,30 horas.

Por : Mercedes Gómez

 

 

Hoy os animo a viajar a Ávila, una de las muchas maravillosas ciudades españolas que nos ofrece un recorrido por la historia del arte, comenzando por su imponente muralla, un auténtico tesoro.

Como sabemos, a mediados del siglo XIX o poco después, las murallas de algunas ciudades  –entre ellas la de Madrid– fueron demolidas con el fin de facilitar su expansión, esa fue la recomendación de Pascual Madoz, político que entre otras cosas fue Ministro de Hacienda en 1855, y famoso por su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España. Felizmente, el Ayuntamiento de Ávila no siguió el consejo, la conservó y en 1884 fue declarada Monumento Nacional.

muralla de avila

Conservada a lo largo de los siglos, seguirá siéndolo, ahora con más medios a nuestro alcance.

Ayer tuve el placer de asistir a la presentación realizada por Telefónica de una herramienta muy interesante, Smart Patrimonio, Patrimonio inteligente, una innovadora aplicación, solución tecnológica ofrecida por esta empresa para la conservación preventiva de los Bienes de Patrimonio Cultural.

episcopio

Junto con la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, y el Ayuntamiento de Ávila, Telefónica está trabajando en un modelo de gestión del Patrimonio Cultural basado más en la prevención que en la corrección de los problemas, utilizando la buena filosofía, que ayer contaban con entusiasmo, del “más vale prevenir que curar”.

presentacion telefonica

Aunque a quienes no conocíamos esta actuación hasta ahora nos pueda parecer ciencia ficción, no lo es, es una realidad. Una red de sensores inalámbricos registran vía internet todos los parámetros de interés, y los transmiten a un servidor central, todos ellos decisivos en la conservación de nuestro Patrimonio: la temperatura, la luz, la humedad, etc. Los conservadores y especialistas los analizan y utilizan para posibles actuaciones, anticipándose a un deterioro grave.

MHS

Es el Sistema MHS (Monitoring Heritage System), monitorización de los elementos patrimoniales. Podéis encontrar buenas explicaciones en su web.

La presentación, a cargo de representantes de estas instituciones, Diana Caminero Gerente M2M Dirección Telefónica Digital España, Juan Carlos Prieto, director general de la Fundación Santa María la Real, José Luis Rivas, alcalde del Ayuntamiento de Ávila y Rosa Ruiz, arqueóloga municipal y responsable de la Unidad de Patrimonio de Ávila, tuvo lugar en un edificio perfecto para la ocasión, al que no puedo dejar de dedicar un breve espacio en esta crónica, el Episcopio, antiguo Palacio Episcopal.

episcopio avila

Es una construcción del siglo XII, actualmente de uso cultural, adosada intramuros a la muralla. Utiliza granito caleño, muy habitual en Ávila, de la cercana población de La Colilla, llamado sangrante por sus matices rojizos, en el acceso en arco de medio punto, y en las ventanas abocinadas de la fachada principal.

Tiene dos alturas, la superior hoy dedicada a Salón de actos, en la que tiene lugar la presentación a la que asistimos, con techumbre de madera, y otra inferior abovedada, dedicada a Sala de exposiciones.

boveda episcopio

Desde el Episcopio salimos a conocer la muralla. Junto a la Puerta de San Vicente, la arqueóloga municipal Rosa Ruiz nos habló del monumento y nos explicó el proceso mientras asistimos a una muestra, una simulación, de cómo se instalaron los sensores. La muralla, que goza de la máxima protección, nos recuerda que no puede ser escalada, excepto en este tipo de casos, aplicación de medidas preventivas, o de restauración, no se conceden permisos para otro tipo de acciones.

muralla sensores

La Muralla de Ávila, construida en el siglo XII, es uno de los monumentos más importantes y bellos de nuestro país, declarada Patrimonio de la Humanidad. En ella se han instalado 60 sensores que miden el efecto de varios parámetros, la luz, el viento, la lluvia…

Los datos que emiten los sensores son analizados de forma continua y en tiempo real, con lo que cualquier elemento que pueda poner en peligro el bien protegido es detectado y permite poner en marcha la prevención del mal.

Nos cuenta la conservadora que el gran problema de la muralla es la humedad. Se detecta, aunque a él no se puede acceder, que el núcleo está empapado. Se han monitorizado tramos en los que hay humedad, y otros considerados “sanos”. Los datos muestran humedad en todos los puntos. Aunque este no es un problema nuevo, sino histórico, proporciona información a los técnicos para posibilitar la prevención.

en la muralla

Ahora el estado de la Muralla de Ávila es bueno, tras una cuidadosa restauración, pero el mortero de la construcción se degrada con la humedad y hay que adelantarse a los problemas.

Esta tecnología se puede aplicar a grandes monumentos, como en este caso las Murallas, o el Real Monasterio de Santa Clara, en Tordesillas, donde también ha sido aplicada; en esculturas, pinturas, incluso en delicados documentos antiguos. Ayer descubrimos un mundo nuevo que abre posibilidades infinitas para el cuidado de nuestro patrimonio artístico.

Por : Mercedes Gómez

 

A lo largo de las últimas semanas estamos asistiendo a un espléndido Ciclo de charlas-visitas sobre las Fábricas Históricas Madrileñas, coordinado por Dolores Muñoz para el Aula G+I PAI Gestión e Intervención en el Patrimonio Arquitectónico e Industrial. Especialistas en cada materia nos explican la historia y funcionamiento de cada fábrica, y nos guían en las completas y enriquecedoras visitas a cada una de ellas. Un lujo.

El pasado jueves día 9 de abril de 2015 tuvo lugar la primera charla-visita, en la Real Fábrica de Tapices.

fabrica tapices

El acto de inauguración fue llevado a cabo por el Director General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, un representante de la UPM y la directora de la institución.

A continuación, expertos en los distintos campos nos hablaron sobre la historia, el edificio, sistema productivo y la restauración del inmueble, que ha recuperado varias construcciones del antiguo recinto y el bello jardín.

Conferencias

La charla introductoria del Ciclo fue desarrollada por Carlos Caballero, Doctor en Geografía e Historia. La segunda fue a cargo del Conservador de la Real Fábrica de Tapices, Antonio Sama García, quien luego nos guió por la fábrica-museo. El arquitecto Gregorio Marañón, encargado de la restauración del inmueble, nos mostró el Jardín y los edificios rehabilitados.

Fue muy interesante escuchar en primer lugar la importancia del proyecto general de formación de Reales Fábricas en España, más de setenta, dentro de la filosofía de la Ilustración. Se crearon fábricas de tejidos, armas, cristal, porcelana, etc. El proyecto global fracasó por motivos diversos (emplazamiento, costes de producción, malas condiciones laborales…). Así que a finales del XVIII, principios del XIX muchas desaparecieron. Entre otras cosas, lo que queda de ellas es un inmenso patrimonio arquitectónico. Como el magnífico conjunto en el que nos encontramos y que vamos a tener la suerte y el placer de conocer a fondo.

fachada fuenterrabia

El primer emplazamiento elegido por Felipe V para Fábrica de Tapices fue una Casa junto a la Puerta de Santa Bárbara, extramuros, donde estuvo hasta 1881. Entonces la Corona compró parte del antiguo Olivar del Convento de Atocha donde se construyó el edificio actual, proyectado en 1884 por el Arquitecto Mayor de Palacio José Segundo de Lema. El traslado definitivo tuvo lugar en 1889.

Como curiosidad podemos hacer un breve paréntesis y contar que los antecedentes de la Real Fábrica de Tapices se remontan a la Casa de la Tapicería de su Majestad o de Santa Isabel, que existió en la calle de este nombre a finales del siglo XVI. Después de que Antonio Pérez huyera su casa pasó a manos de la Corona y Felipe II creó allí un colegio para niños y niñas desatendidos con el fin de enseñarles los oficios. En mayo de 1596 las Cortes aceptaron la propuesta de dos de sus procuradores para que el maestro tapicero Pedro Gutiérrez se instalara junto al Colegio de Santa Isabel para enseñar a los niños su arte.

La Real Fábrica de Tapices como tal fue fundada por Felipe V en 1721. El rey nombró director a Jacobo Vandergoten, maestro tapicero procedente de Amberes. Su principal objetivo era surtir a los Reales Sitios. En un principio los tapices fueron elaborados a partir de cartones flamencos pero la pérdida de las posesiones de los Países Bajos obligaron a la creación de una producción nacional. Poco a poco comenzaron a utilizarse los elaborados por los pintores del rey, entre los que pronto destacó don Francisco de Goya.

Entre 1775 y 1793 Goya pintó los cartones para tapices para los Reales Sitios de San Lorenzo de El Escorial y de El Pardo, bajo la dirección de Anton Raphael Mengs, pintor de cámara y director artístico de la Real Fábrica de Tapices. En relación a este tema, recordemos que hasta el próximo 7 de junio podemos visitar en el Museo del Prado la exposición Goya en Madrid.

Visita a la Fábrica-Museo

En la Fábrica se realizan, conservan y restauran Tapices, Alfombras y Reposteros.

Desde la Edad Media el tapiz fue muy valorado, más caro incluso que los cuadros. El arte de la Tapicería era considerado superior a la Pintura. A lo largo de la visita vemos cómo se realizan los tapices en los antiguos telares.

tapiz en el telar

El trabajo se realiza por la parte posterior, un espejo ayuda a ver lo que se va creando.

tapiz y espejo

Nos explican las distintas técnicas, de bajo lizo o alto lizo, manuales, para tapices más artísticos. Admiramos las canillas de infinitos colores…

canillas

Es un espectáculo ver la cantidad de madejas de lanas y sedas almacenadas por tonalidades de colores, aquí los verdes, allá los azules, precioso… podría compararse con la mezcla de colores de la paleta del pintor.

madejas colores

Nos muestran cómo realizan el nudo turco o el español de las alfombras. El nudo español es más sencillo, pero más laborioso pues hay dos filas de hilos, se hace primero una fila, y luego la otra, lo que significa el doble de tiempo, mientras que en el nudo turco se cogen las dos filas de hilo a la vez, el nudo es doble, por eso es más complicado, pero más rápido.

tejiendo alfombras

Es admirable la destreza manual de estos artistas.

alfombra dos hilos

Finalmente admiramos el bordado de los reposteros, llevado a cabo con gran maestría y delicadeza.

bordando repostero

Además de un lugar vivo, en el que se trabaja, la Real Fábrica es un museo. Guarda antigua maquinaria, herramientas, un Libro de Jornales de 1793 a 1797 que muestra el detalle de los jornales de los obreros, retupidores, alfombristas…

El pasillo del edificio principal está decorado con tapices de los siglos XVI al XVIII, grandes obras de arte.

tapices pasillo

En los siglos XIX y XX el prestigio de la Fábrica fue creciendo, de forma que sus tapices y alfombras decoran teatros, hoteles y palacios de todo el mundo.

Por otra parte, sus diseños se fueron adaptando a las nuevas tendencias artísticas. Hay tapices según modelos de artistas como Alberto Corazón, Joaquín Vaquero Turcios o Guillermo Pérez Villalta.

Modelo de G. Pérez Villalta

Modelo de G. Pérez Villalta

Edificios

La Real Fábrica ocupa la manzana entre las calles de Fuenterrabía 2, Andrés Torrejón 7, Vandergoten 1 y Julián Gayarre 4 y 6.

tapices fuenterrabia

Una placa del Colegio de Arquitectos de Madrid junto a la entrada nos recuerda que “La Real Fábrica de Tapices fue establecida por Felipe V a principios del XVIII con artesanos flamencos dirigidos por Jacobo Vandergoten. En 1889 se traslada a este lugar sobre el olivar y huerta del Convento de Atocha. Conjunto formado por un edificio representativo de tres plantas y a cada lado en L se sitúan los edificios puramente industriales. Destacan la gran chimenea y la decoración de las fachadas dentro de la estética neomudéjar.”

El conjunto está formado por dicho edificio principal con fachada a Fuenterrabía y los mencionados cuerpos laterales; en el ala esquina a Andrés Torrejón se encuentra el antiguo Obrador, hoy sala de eventos y exposiciones.

obrador

Los espectaculares muros son de mampostería y ladrillo.

obrador muros

El conjunto se completa con otras edificaciones auxiliares de ladrillo situadas en el lado sur, además de su chimenea, como sabemos una de las pocas que se conservan en la ciudad.

chimenea

Igual que en el edificio principal, están adornados por sencillos motivos neomudéjares.

edificio auxiliar

Finalmente visitamos el taller de restauración donde tapices y alfombras procedentes de muchos lugares son reparados y limpiados.

nave taller

Jardín

Hoy la entrada principal a la Real Fábrica es la de la calle Fuenterrabía pero en origen era la de la esquina de Vandergoten con Julián Gayarre, por donde se accede al Jardín, que se halla en el centro del recinto.

jardin calle

El proyecto para la restauración y ordenamiento de los jardines y espacios públicos del conjunto monumental de la Real Fábrica de Tapices fue realizado en 2008 por el arquitecto Gregorio Marañón, nos recuerda una pequeña placa a los pies de la escalera.

jardin

De una pequeña plazoleta frente a la puerta que da acceso al edificio principal parten caminitos rodeados de hermosa vegetación.

construccion en el jardin

El Jardín histórico, de 100 metros cuadrados, además de algunos árboles, conserva elementos originales, como el pavimento empedrado.

pavimento y muro

También el viejo lavadero y los secaderos de las alfombras.

secaderos

En 1996 la institución fue convertida en una Fundación sin ánimo de lucro. Sus fines son el “mantenimiento de los oficios artísticos ligados a la Fábrica, la 
manufactura, conservación y 
restauración 
del patrimonio textil del
 Estado español, el estudio y divulgación de la propia historia, así como el fomento en general de todas las actividades culturales que contribuyan a un mejor conocimiento y aprecio de la tapicería”.

En 2006 fue declarada Bien de Interés Cultural.

La Real Fábrica de Tapices puede visitarse de lunes a viernes (no festivos) de 10.00 a 14.00 h. Hay visitas guiadas cada 30 min (última a las 13.30 h).

Aún tenemos ocasión de asistir a una nueva charla-visita, el próximo viernes día 8 a Nuevo Baztán. Además de otras interesantes actividades del Aula G+I PAI, que podéis consultar en su web.

Por : Mercedes Gómez

Nos encontramos en la calle de la Redondilla, esquina Angosta de los Mancebos, corazón del Madrid más antiguo. Como sabemos, en la ladera que bajaba desde la colina de san Andrés hasta el arroyo de San Pedro se hallaron los restos de un poblado de la Edad del Bronce, vestigios de vida hace entre 1.500 y 1.200 años a. de C. Y allí vivieron también siglos después, entre el IX y el XI, los árabes, en el primer arrabal islámico. Hubo una mezquita y unos baños, junto al Barranco, actual calle de Segovia, que existieron al menos hasta el siglo XIV.

Calle Angosta de los Mancebos

Calle Angosta de los Mancebos

El barrio que creció alrededor de la plaza de la Morería -donde se celebraría el mercadillo- quedó englobado en el Madrid cristiano tras la llegada del rey Alfonso VI hacia 1085.

Junto a la muralla que rodeaba la Villa desde el siglo XII, en el tramo que bajaba desde la Puerta de Moros ­-entre las actuales calles de don Pedro y de los Mancebos, y continuaba por la de los Yeseros y Angosta de los Mancebos- para dirigirse al Barranco, se fueron arrimando las casas que formarían las manzanas 126 -en la que se conservan importantes tramos- y la 141.

La manzana 141 comenzaba en la calle de la Redondilla, bajaba por Yeseros, volvía por la Morería Vieja y subía por la del Estudio (actual Angosta de los Mancebos) para llegar nuevamente a Redondilla.

La calle de la Redondilla nace en la Costanilla de San Andrés junto a la plaza de la Paja y llega hasta la de don Pedro. Pero no siempre fue así.

Su origen se remonta a finales del siglo XV. Algunas fuentes afirman que nació en 1611, quizá a partir del libro Las Calles de Madrid de Peñasco y Cambronero publicado a finales del XIX que afirmaban que se abrió en 1611 por auto del Consejo para poner en comunicación la Morería con el convento de San Francisco, por detrás de las casas de D. Pedro de Toledo, marqués de Villafranca.

Pero el primer tramo, intramuros, fue creado mucho antes.

Calle Redondilla, al fondo el primer tramo.

Calle Redondilla

Nos cuenta el profesor Montero Vallejo que esto ocurrió hacia 1490 cuando el poderoso don Pedro de Castilla, siempre pretendiendo mejorar y ampliar su palacio de la plaza de la Paja, cedió parte de sus casas para abrir la vía. Gratis no, claro; a cambio de poder cerrar otra, y ampliar su residencia. La calle del Granado continuaba y se adentraba en lo que luego fue la manzana 130, frente a la iglesia de San Andrés; don Pedro logró ocupar todo ese terreno con el que se convertiría en el mejor palacio de la época, el famoso Palacio de los Lasso, tanto que incluso estaba comunicado con la iglesia mediante un pasadizo volado.

Por entonces las manzanas 130 y 131 estaban unidas y se debieron separar trazando ese primer tramo de Redondilla, que terminaba su camino en la muralla.

muralla cruza redondilla

Las edificaciones primitivas que corresponden a los actuales números 10 y 13 fueron construidas junto a la cerca medieval.

Recordemos que en la Edad Media casi ninguna calle tenía nombre, esta fue la calle tras las casas de don Pedro de Castilla. En aquellos momentos el barrio era en gran parte propiedad de los Lasso de Castilla.

En 1611 se derribó el lienzo del muro donde terminaba la calle, quedando abierto el segundo tramo, traspasando el lugar por donde había discurrido la muralla, para terminar en la calle de don Pedro, antiguamente llamada de la Alcantarilla.

Pedro Texeira lo dibuja en su plano. A mediados del siglo XVII apenas existían unas primeras casas adosadas intramuros; extramuros había otras casillas con corral casi al borde del Barranco.

Futura manzana 141. Plano de P. Texeira (1656)

Futura manzana 141 (Plano de P. Texeira, 1656)

Junto a una torre de la muralla, el cartógrafo representó una casita en el lugar donde hoy se encuentra parte de lo que corresponde al actual nº 10 con vuelta a Mancebos.

Calle Redondilla Nueva (P. Texeira, 1656)

Calle Redondilla Nueva (P. Texeira, 1656)

Era la Casa nº 1 de la manzana 141. Casa que fue de don Pedro de Toledo, privilegiada sin carga por el marqués de Villafranca, su propietario el 4 de abril de 1674. Explicamos lo que esto significaba hace pocos días aquí.

casa nº 1

Respecto a esta casa, nos cuenta la Planimetría General que “hallándose incorporados en ella 2.558 pies sin exención de aposento, se les impuso 10.500 maravedíes, desde 1 de julio de 1754”. Fue en este momento cuando el inmueble pasó a tener la superficie que hoy ocupa. El propietario continuó libre de la obligación de aposento pero a partir de entonces tuvo que contribuir con el pago de la cantidad estipulada.

En la ficha urbanística actual del Ayuntamiento figura como Anexo al Palacio de Guzmán.

El Palacio de Guzmán es el actual nº 13, en la esquina contraria (sitio nº 5 de la manzana 126), casa que fue del duque del Infantado, también privilegiada sin carga en 1657. A mediados del siglo XVIII seguía perteneciendo a la duquesa del Infantado. Con el tiempo las propiedades de los Lasso habían pasado a estos duques, con quienes habían emparentado. Una de ellas fue esta casa-corredor, obra de Teodoro Ardemans edificada en 1711.

Ambas, la de la calle Redondilla 10, con vuelta Mancebos 13 y la del nº 13, con vuelta calle de los Mancebos 11, hoy son dos edificios de viviendas.

La casa del nº 10 está catalogada por el Colegio de Arquitectos de Madrid en su Guía de Arquitectura como una casa a la malicia, edificada entre 1565-1590. Pero esto es una estimación, por su aspecto exterior, ya que, como indica el propio COAM, no hay datos conocidos sobre el origen de la construcción.

casa redondilla 10

¿Es realmente una casa construida a la malicia, con la intención de engañar a la Junta de Aposento y aparentar menos pisos de los que realmente tenía allá por el siglo XVI y por lo tanto que era de incómoda repartición?

La casita, que dibujó Texeira en el siglo XVII, entonces propiedad de Pedro de Toledo, fue construida intramuros. La muralla discurría aproximadamente por el centro del edificio actual.

Como hemos visto, fue en los comienzos del siglo XVII cuando se derribó el muro y se prolongó la calle. Texeira representa un solar junto a una torre de la muralla hoy ocupado por el edificio que visitamos. En definitiva, la casa era más pequeña que la que podemos contemplar hoy. Aunque debían existir algunas casitas la manzana 141 verdaderamente no se formó hasta el derribo de la cerca y el trazado de la parte nueva de la calle, la Redondilla Nueva, el tramo entre la muralla y la calle Don Pedro.

yeseros redondilla

Según Montero Vallejo el edificio que hoy vemos debió ser construido entre 1690 y 1710. Cuando ya existía la calle tal como hoy la conocemos, derribada la muralla, el edificio fue ampliado.

Plano de Espinosa (1769)

Plano de Espinosa (1769)

Así lo dibujan también los autores del libro La Forma de la Villa. En la planimetría de la calle en 1625 el solar que ocupa la casa termina en la muralla. Es en 1750 cuando se ha ampliado la edificación, en dirección a la calle de don Pedro (como indica la Planimetría General). En el plano de 1875 representan la escalera en el centro del inmueble.

Las escaleras del inmueble actual están situadas en el punto por el que discurría la muralla hasta el siglo XVII, en el centro del solar.

Plano del Gral. Ibáñez de Ibero (h. 1875)

Plano del Gral. Ibáñez de Ibero (h. 1875)

A fecha de hoy en el Archivo de Villa solo se localizan dos expedientes sobre esta casa, Redondilla nº 10, antiguo nº 6; registran solicitudes de licencia de obras menores, y son modernos. Uno de 1912; otro de 1924 en el que la Memoria descriptiva del arquitecto se refiere a “la planta baja destinada a cochera”.

Según Montero Vallejo el inmueble que vemos en la actualidad en origen debió constar de un gran zaguán con columnas desde el que se accedía al único piso superior; en una reforma en 1876 debió retabicarse y fue entonces cuando se añadieron las buhardillas.

redondilla extramuros

Buhardillas que se abren al exterior desde el tejado, que parece forman ese piso oculto del que solo se ve una ventanita desde la calle de los Mancebos.

Bing Maps (2015)

Bing Maps (2015)

Por : Mercedes Gómez

———

Bibliografía:

Planimetría General de Madrid.
H. Peñasco y C. Cambronero. Las calles de Madrid. Madrid 1889.
M. Montero Vallejo. Madrid musulmán, cristiano y bajo medieval. Ed. Avapiés. Madrid 1990.
M. Montero Vallejo. Origen de las calles de Madrid. Ed. Lavapiés. Madrid 1995.
COAM. Guía de Arquitectura. Madrid 2003.
F.J. Marín Perellón y J. Ortega. La forma de la Villa de Madrid. Comunidad de Madrid 2006.

 

 

correo-e

artedemadrid@gmail.com

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Archivos

Estadísticas del blog

  • 1,874,459 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.068 seguidores