You are currently browsing the tag archive for the ‘Barcelona’ tag.

Siguiendo una antigua tradición, como otros veranos me voy a permitir salir de Madrid y contaros la historia de un bonito parque situado en el municipio de Cornellá de Llobregat, en las proximidades de Barcelona, el parque de Can Mercader. Recordemos que la historia de Cornellá es muy antigua, con pasado romano, y que en el siglo XVII Pedro Texeira la representó en su Atlas del Rey Planeta.

Los terrenos en los que se ubica el parque, situados en un alto a pocos kilómetros de la capital catalana, fueron habitados desde muy antiguo. Desde la Edad Media existió un masía conocida como Oriol del Empedrado.

Igual que otras zonas rurales del Bajo Llobregat fueron adquiridos por una familia de la nobleza catalana para construir su finca de recreo.

La familia Sadurní en 1748 compró la masía junto con las 48 hectáreas de campos que la rodeaban. María Sadurní se casó con Felipe Mercader, pasando la posesión a manos de esta última familia. Como veremos uno de sus descendientes se trasladó allí a vivir y construyó los bellos jardines.

Joaquín Mercader y Belloch (1824-1904), hijo de Ramón Mercader y María Mercedes Belloch, conde de Belloch, fue arqueólogo y propietario del Museo zoológico conde de Belloch fundado por su padre. La colección arqueológica la guardaba en su casa del elegante Paseo de Gracia en Barcelona.

Hacia 1865 construyó el palacio que hoy se conserva. El autor del proyecto fue el arquitecto José Domínguez y Valls. La fachada es simétrica, con un balcón central y el escudo familiar. Los adornos son sencillos, cornisas sobre las ventanas, un dentellón en el cuerpo superior y almenas.

El edificio está situado al final del Paseo de los Plátanos al que se accede desde la Carretera de Hospitalet. A su alrededor se organiza todo el parque, los caminos, las terrazas del jardín… Además de los plátanos destacan las palmeras y una gran variedad de árboles singulares.

La construcción de estilo ecléctico tiene planta cuadrada, organizada alrededor de un patio central cubierto, con cuatro torres octogonales en cada esquina que evocan las fortalezas medievales.

Del primitivo jardín romántico se conservan algunos elementos como el lago con su bonito mirador.

Arnau Mercader (1852-1932), hijo y heredero de Joaquín, fue un hombre, igual que su padre, muy culto, aficionado a la meteorología, astronomía y temas culturales en general. Hacia 1900 reformó el palacio y allí trasladó la residencia familiar.

Además mandó construir en la parte más alta de la posesión la hoy llamada Torre de la Miranda con el fin de que sirviera de mirador de las aves migratorias y como observatorio astronómico.

La torre es de planta hexagonal, tiene 3 metros de lado y 27 de altura. Es de estilo ecléctico, con elementos neomudéjares que le dan un aspecto medieval, igual que el palacio.

Hoy la torre queda fuera del parque, situada junto a los altos edificios del barrio de San Ildefonso, pero desde el palacio aún se puede ver su cúpula tras los árboles.

Antes de la construcción de esos edificios, los últimos a finales de los años 70 del pasado siglo XX, la torre se divisaba desde casi todos los puntos de la ciudad. Hace años, aún en medio del campo, parecía estar muy lejos para los habitantes de Cornellá, era destino de excursiones infantiles y estaba rodeada de leyendas y cuentos protagonizados por princesas.

Una curiosidad: por entonces sus terrenos sin urbanizar fueron escenario de la película Libertad provisional (Roberto Bodegas, 1976). Aunque la foto que vemos a continuación aparece en el catálogo Así es Madrid en el cine, no se trata de Madrid, la torre es inconfundible, es la Torre de la Miranda. La película, con guión del escritor Juan Marsé, de hecho describe ambientes de la periferia barcelonesa.

Desde 1975 Can Mercader es propiedad del Ayuntamiento. En 1995, tras varios procesos de restauración, el Palacio se convirtió en museo municipal, el Museu Palau Mercader de Cornellà de Llobregat.

Muestra cómo era la vida en estas fincas catalanas en el siglo XIX, a través del mobiliario, decoración, útiles… También se exponen objetos que pertenecieron a Joaquín Mercader que entre otras cosas, como decía más arriba, fue arqueólogo.

Colección de arqueología

El museo ocupa la planta noble, con estancias en diferentes estilos todos ellos muy lujosos. Se expone pintura, cerámica, etc.

Como en todo palacio de la época no podía faltar el Salón árabe.

El parque, que en la actualidad ocupa algo más de 10 hectáreas, se convirtió en un lugar cuidado y con mucha vida.

Y la torre que hoy ya parece estar muy cerca del centro, rodeada de edificios y automóviles, es sin duda uno de los emblemas de Cornellá.

A sus pies un mirador nos permite disfrutar de vistas espectaculares de la ciudad de Barcelona y del mar, como hace más de un siglo seguro pudo admirar don Arnau Mercader.

Por : Mercedes Gómez

——–

Ayuntamiento de Cornellá

Historia de nuestro cine

Catálogo exposición Así es Madrid… en el cine, Museo de Arte Contemporáneo, Madrid 2008.

 

Aunque un poco más tarde que otros años ­–agosto llega a su fin­–, y ya de vuelta en Madrid, no quería dejar de cumplir la tradición y dedicarle una entrada veraniega a las tierras catalanas.

En la misma localidad en que el verano pasado conocimos el Museo de las Aguas  (¡agua va! no se gritaba solo en Madrid), Cornellá de Llobregat, hace unos días he visitado su centro histórico donde se conservan de forma impecable los restos que cuentan su pasado, su origen romano y posterior historia medieval. El nombre proviene del patronímico latino Cornelius, que dio lugar a la palabra Cornelianus.

Las ruinas y una serie de paneles explicativos se sitúan alrededor de la iglesia moderna, la iglesia de Santa María, comenzada a construir en 1940 e inaugurada en 1953, sobre los terrenos de la primitiva.

Los restos arqueológicos expuestos corresponden a varias etapas históricas. Los siglos II y III, cuando en el lugar donde hoy se encuentra el Ayuntamiento junto a la plaza de la Iglesia, existió una villa romana. Restos del siglo V, y de una pequeña iglesia del siglo VI cuyo ábside se conserva en el suelo cubierto por un cristal a la entrada del Ayuntamiento. A este templo primitivo en el siglo X, en torno al año 977 se añadieron dos columnas prerománicas, de tipo califal, que hoy se conservan en la entrada de la Casa Consistorial. Así como vestigios posteriores, medievales de los siglos XIV y XV, y modernos del XVIII y XIX.

Casa Consistorial

Casa Consistorial

Columna prerománica siglo X

Columna prerománica siglo X

Junto a la primitiva iglesia visigótica en el siglo XV se levantó el nuevo templo que, tras posteriores reformas y ampliaciones, subsistió hasta la guerra civil en que fue destruida.

Iglesia siglo XV y su entorno hacia 1920

Iglesia siglo XV y su entorno hacia 1920

En la actualidad, junto al muro de la iglesia del siglo XX, se conservan los restos de los cimientos de la antigua iglesia del siglo XV con un tramo del muro romano hallado en su interior.

iglesia siglo XV

Este artículo no tiene nada que ver con Madrid, permitidme la excepción, aunque ambas villas sí tuvieron algo en común: en el siglo XVII nuestro mágico cartógrafo, Pedro Texeira, las visitó.

Antes de comenzar nuestro Plano de la Topographia de la Villa de Madrid, Texeira representó esta pequeña ciudad catalana en su bellísimo Atlas del Rey Planeta, el atlas realizado para su rey Felipe IV, durante doce años de duro trabajo.

Texeira Barcelona

Texeira incluyó la ciudad en su atlas, cercana a la amurallada Barcelona, a la que entonces pertenecía.

Texeira Cornella

La pintó junto al río Llobregat representada con dos edificios, quizá su castillo y su iglesia medieval que el Cosmógrafo Real debió poder contemplar.

Texeira Cornell2a

Por : Mercedes Gómez

—–

Fuentes e información:

Felipe Pereda y Fernando Marías. “El Atlas del Rey Planeta de Pedro Texeira. La Descripción de España y de las costas y puertos de sus reinos (1634)”. Ed. Nerea, 2003.

Cornellá. Patrimonio histórico.

Estamos de vacaciones veraniegas y he abandonado Madrid por unos días pero me gustaría hablaros de un museo que he tenido ocasión de visitar fuera de nuestra ciudad, el Museo de las Aguas. Es un museo dedicado al Agua, instalado en la Central Cornellá de Aguas de Barcelona.

Cornellá es una ciudad próxima a Barcelona muy antigua, en la que aún queda algún recuerdo de su origen romano. Debía tener su importancia en el siglo XVII pues Pedro Texeira la dibujó en su Atlas para el Rey Planeta, y en el siglo XX se convirtió en una de las importantes ciudades industriales que crecieron alrededor de la capital catalana.

La Central de Aguas fue inaugurada en 1909 por la francesa Societé Générale des Eaux de Barcelone, que había obtenido la concesión. Se creó con el objetivo de aprovechar el acuífero del valle del río Llobregat cuyas aguas discurrían muy cerca de estos terrenos situados en el límite sur del municipio con el fin de abastecer a la ciudad de Barcelona, que en aquellos comienzos del siglo XX se encontraba en plena expansión. Es la actual empresa Aigües de Barcelona.

Maqueta del complejo industrial

Maqueta del complejo industrial

El conjunto de hierro y ladrillo fue construido en estilo modernista por el arquitecto Josep Amargós i Samaranch.

edificio Aguas

En el exterior, formando parte del complejo industrial, se encuentran el Paso de Humos y la gran Chimenea; el segundo Depósito Circular de 2.000 m3 de capacidad, edificado en 1954, activo hasta 2003, que actualmente su espectacular bóveda de ladrillo alberga la Sala de Exposiciones Temporales; el primer Pozo, de 1905, llamado Fives-Lille que aún hoy extrae agua a más de 34 metros de profundidad, etc.

Hoy día la planta continúa funcionando con modernas bombas de impulsión que conviven con la primitiva instalación hidráulica de vapor que forma parte del museo.

edificio Aguas2

En el interior del edificio principal, las naves guardan las Calderas que convertían el agua en vapor y los Generadores eléctricos que permitían accionar las bombas del Pozo.

generadores

La Exposición Permanente además ofrece otras visiones del Agua, desde el punto de vista de la física, de la química, medio ambiente, higiene, y por supuesto de la historia.

Tras unas vitrinas diversos objetos explican la historia del agua, desde los romanos, “los grandes ingenieros del agua”, hasta nuestros días, y rememoran los grandes esfuerzos que ha supuesto siempre el poder disponer del precioso líquido.

romanos

No hay ninguna referencia a los Viajes de Agua porque los paneles se refieren solo a la historia de Cataluña, pero sí al uso de pozos y norias “difundidas por las zonas mediterráneas de la mano de los musulmanes”. Una de ellas muestra cómo entre los siglos XV y XVIII el agua de lluvia era conducida mediante tejas y tuberías de cerámica con vidriado interior.

Otra vitrina llama nuestra atención, está dedicada al famoso grito de ¡agua va!, que, al contrario de lo que a veces podamos creer, no era exclusivo de la Villa de Madrid. En Cataluña, “con el progresivo deterioro de las alcantarillas romanas desapareció el sistema público de evacuación. Así, durante la edad media, las aguas residuales y la basura circulaban por canales situados en el centro de las calles. No fue hasta el siglo XVIII cuando se prohibió tirar residuos a la vía pública y se empezaron a construir letrinas colectivas que iban a parar a pozos negros”.

Vemos un grabado medieval que ilustra la costumbre que existía de tirar los residuos domésticos a la calle, de W.Reyburn, en The story of Thomas Crapper.

mmm

W.Reyburn, “The story of Thomas Crapper”.

También hay un recuerdo para los Lavaderos donde las mujeres lavaban la ropa y trabajaban duramente, no solo a la orilla del río –como en nuestro querido Manzanares– sino en pleno centro de las ciudades donde las instalaciones públicas les permitían cubrir las necesidades higiénicas que la falta de agua en sus casas no facilitaba. En la entrada anterior supimos de la existencia de los Lavaderos de la calle Jorge Juan, aquí vemos una foto de los de la Gran Vía de Barcelona junto a útiles y un cuadro de cerámica representando una fuente-lavadero.

lavaderos

En fin, es muy bonito el homenaje que el museo dedica a las Fuentes, con una completa base de datos a disposición del público. Una pantalla interactiva permite recorrer la historia, características y ubicación de cada una de la fuentes de Barcelona, monumentales, ornamentales y públicas.

Fuentes

Una de estas últimas, que se encuentran en muchas calles de la ciudad proporcionando agua al paseante, adorna el espacio a ellas dedicado.

Por otra parte el Ayuntamiento de Barcelona ha creado una web en la que invita a conocer sus fuentes, a las que reconoce “un gran valor cultural, social, histórico y natural”, son los Caminos del Agua, patrimonio de la ciudad que invita a descubrir.

por Mercedes Gómez

correo-e

artedemadrid@gmail.com

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Archivos

Estadísticas del blog

  • 2,357,730 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid