You are currently browsing the tag archive for the ‘Madrid Río’ tag.

Como vimos en el artículo publicado a finales de 2014 dedicado al Madrid romano, durante las famosas obras de soterramiento de la M-30 tuvo lugar un hallazgo muy importante. Junto al Puente de Segovia, en la avenida Virgen del Puerto … aparecieron restos de un pequeño caserío.

Eran estructuras de edificación de los siglos I-II, que ya estaban documentados… Se hallaron suelos empedrados, fragmentos de pinturas murales, zócalos, y una estructura hidráulica.

 

Hoy volvemos al Puente de Segovia para conocer mejor esa villa romana que en aquellos momentos nos pareció tan importante y tan desconocida. Gracias a dos circunstancias.

Nunca podremos ver esos restos porque la construcción del colector que provocó el hallazgo siguió adelante y todo desapareció. Pero fueron estudiados y debieron ser trasladados al Museo Arqueológico Regional en Alcalá de Henares. En la actualidad sí existe una, aunque más que escasa presencia en el Museo de San Isidro. Dos pequeñas piezas, discretos testigos del pasado, que veremos.

Y sobre todo a que ahora disponemos de valiosa información y bibliografía sobre el tema, gracias a Aldo Petri, uno de los arqueólogos que trabajó en esta excavación.

Entonces yo desconocía en qué lugar estaba situada exactamente la villa romana localizada en el Paseo Virgen del Puerto. Gracias a su comentario supe que el hallazgo se produjo en la pequeña cuesta que desciende hacia la sala “La Riviera” junto al Puente de Segovia.

Sin duda la villa fue construida en un buen lugar, junto al río; las tierras debían ser ricas, aptas para cultivos y propicias para la crianza de ganado. Es difícil imaginarlo, pensemos que ni siquiera existía el puente hoy llamado de Segovia; aunque desde muy antiguo debió existir un vado, ya documentado en la edad media. Allí desembocaban las aguas de un arroyo que bajaba entre dos cerros, cursos que con el tiempo recibirían los nombres de arroyo de las Fuentes de San Pedro (hoy calle de Segovia) y río Manzanares.

Las noticias sobre la presencia romana en estos terrenos se remontan a los comienzos del siglo XX cuando Fidel Fuidio –igual que había ocurrido, recordemos, en Villaverde durante sus paseos con los alumnos por las orillas del Manzanares en busca de sílex– documentó el hallazgo de restos de cerámicas junto al Puente de Segovia en los desmontes realizados por entonces. Aunque la certeza y gran hallazgo llegó hace pocos años, como ya vimos, durante las obras de soterramiento de la M-30.

El hallazgo se produjo durante la excavación de una rampa de acceso a la zanja del colector de la calzada interior del soterramiento entre el puente de Segovia y el de San Isidro.

La excavación puso de manifiesto que estos terrenos fueron ocupados al menos en tres fases distintas a lo largo de dos siglos y medio, –con un breve intervalo entre ellas pues no se detectaron niveles de abandono–, entre mediados del siglo I hasta finales del siglo III.

Proceso de excavación (Foto: Argea Consultores SL)

La zanja excavada, entre dos pantallas, una de pilotes y otra de un parking cercano, solo permitió actuar sobre unos cien metros cuadrados que atravesaban la villa romana. Se desconoce su tamaño total pero se estima que la villa no era tan modesta. Se trataba de un pequeño conjunto residencial de cierta entidad.

Este enclave pudo formar parte de un camino en dirección este-oeste que atravesaba lo que hoy es la ciudad de Madrid cruzando el arroyo Abroñigal (Puente de Ventas) hasta llegar a esta zona y cruzar el río desde Complutum en dirección a Guadarrama.

La conclusión de los arqueólogos fue que su dimensión e importancia debía ser similar a las villas de Villaverde y Carabanchel, todas ellas formando parte de una serie de asentamientos rurales a lo largo de las riberas del Manzanares vinculados al mencionado núcleo urbano de Complutum.

Así lo indican la importante presencia de pintura mural y la gran variedad de tipos de cerámica Terra Sigillata Hispánica hallados.

La zanja atravesaba una parte del peristilo y una habitación de la villa. A unos seis metros de profundidad los hallazgos fueron notables, en cuanto a restos constructivos y restos materiales.

Entre los restos constructivos, en lo que debió ser el centro del atrio se localizó una estructura hidráulica, parte de una pileta construida en opus signinum, un material utilizado en la Roma antigua, decorada en su interior con un pequeño zócalo.

Pileta de la zona del atrio rota por un pozo medieval (Foto: Argea Consultores SL)

La zona del peristilo aún conservaba parte del pavimento y fragmentos de pintura mural. Se encontraron seis tramos de zócalos en varios niveles de suelos, en muros de una anchura entre 50-60 cm.

Museo de San Isidro. Moldura decorativa (51-300 d.C.) Villa romana del Puente de Segovia (pieza cedida en depósito por el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid)

Entre los vestigios destaca la pintura mural con fragmentos que correspondían al menos a dos espacios domésticos por su diferencia en cuanto a colores y motivos. Los muros de las estancias no se pudieron documentar porque estaban fuera de la zona de excavación pero la cantidad y calidad de los fragmentos hallados de pintura en distintas tonalidades y tipos dan muestra de su interés.

Algunas de las piezas tenían líneas rojas sinuosas sobre un fondo blanco simulando mármol –como sabemos, la técnica del trampantojo ya fue utilizada por los griegos y los romanos–, otras de mármol auténtico y teselas de algún pavimento no localizado. Todo ello demuestra el gran valor de los elementos decorativos.

Museo de San Isidro. Pintura mural (50-300 d.C.) Villa romana del Puente de Segovia. (pieza cedida en depósito por el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid)

Recordemos que los restos localizados anteriormente en otras villas (Carabanchel, Villaverde…) revelan, aunque dentro de la sencillez propia de lo que eran construcciones rurales, que siempre había un intento de dotarlas de una decoración exquisita y de comodidades a la manera de Roma.

Y en segundo lugar la cultura material es importantísima pues facilita información acerca de la época, forma de vida, etc. Se hallaron materiales metálicos, líticos, óseos, y sobre todo cerámicos.

Se recuperaron muchísimos fragmentos, más de siete mil, aunque en general debido al pequeño tamaño de la mayoría resultó muy difícil la reconstrucción de su forma completa. Aún así se identificaron cuencos, platos, copas… utensilios domésticos que describen la vida de los pobladores de la villa. Este tipo de material se encontraba en las zonas que se supone eran habitaciones delimitadas por muros de piedra y adobe enlucido.

En general eran piezas lisas, aunque algunas estaban decoradas. Se pudo diferenciar los tipos, la cerámica común, utilizada en los utensilios domésticos, en los que se almacenaba, cocinaban y comían los alimentos. Ollas, platos, cuencos, fuentes, botellas… útiles de cocina. Y otra cerámica digamos más refinada, empleada en útiles de mesa.

Además se localizaron teselas de mármol y piedra caliza, restos de Sigillatas Negras y Brillantes y otras cerámicas además de la mencionada Terra Sigillata Hispánica.

———

Aunque en el Museo de San Isidro solo se exponen dos fragmentos entre tantos vestigios hallados, merece la pena ir a verlos y contemplar las vitrinas y zonas dedicadas al Madrid romano, a las residencias señoriales o villas, los mosaicos de Carabanchel, etc.

Museo de San Isidro, Plaza de San Andrés, 2.

Y observar la maqueta que representa una de estas villas …

Museo de San Isidro

… e intentar imaginarla habitada por sus pobladores junto al Manzanares hace más de diecisiete siglos.

Por: Mercedes Gómez

———-

Bibliografía:

VEGA MIGUEL, Jorge; PETRI, Aldo; HERRERA VIÑAS, Teresa; CUESTA, Marta. “La villa romana del Puente de Segovia” en Vides Monumenta Veterum. Madrid y su entorno en época romana. Vol I. Museo Arqueológico Regional, Alcalá de Henares, 2017.

VEGA MIGUEL, Jorge; PETRI, Aldo; HERRERA VIÑAS, Teresa; MENDUIÑA GARCÍA, Roberto; MÉNDEZ MADRID, Juan Carlos; FERRER MEJÍA, Genaro y CARRASCO SÁNCHEZ, Ángeles. “La villa romana del Puente de Segovia (Madrid)”, en Actas de las octavas jornadas de Patrimonio Arqueológico en la Comunidad de Madrid. Madrid, 2011.

CABALLERO, Carlos. “Madrid romano: nuevos puntos de vista”, El nuevo miliario, nº 3, dic. 2006.

Anuncios


Reseña Histórica

La tradición cuenta que San Isidro hizo brotar milagrosamente una fuente al golpear el suelo mientras araba. Sobre ese lugar en 1528 se levantó una ermita dedicada al santo por mandato de la emperatriz doña Isabel, después de que el príncipe don Felipe hubiera recobrado la salud al beber agua de la fuente. Más tarde, en 1811 don Baltasar de Zúñiga marqués de Valero construyó la ermita actual sobre el ábside del Cementerio Sacramental de San Isidro.

En 1407 siendo Rey Juan II de Castilla, cuarto de la dinastía de los Trastámara, se construyó un Viaje de Agua que llegaba hasta la Fuente del Puente de Toledo después de regar las huertas de San Dámaso, según consta en los documentos.

A finales del siglo XVI en visita realizada a la ermita por los Jueces Apostólicos que instruían la causa de Isidro, el labrador madrileño, se dice lo siguiente:

En la ermita hay una ventana junto al suelo que fue abierta y se vio que de ella salía agua que corre encima de una fuente existente en el suelo y que es la Fuente de la cual testifican los testigos de la información que con sus aguas fueron sanados y sanan de diversas enfermedades.

Construido el Cementerio de San Isidro, el reglamento para la distribución de aguas, publicado en 1872, señala que los jardines de éste se riegan con el agua de dicho manantial que se extrae y eleva con una máquina situada frente a la Ermita del Santo Patrón.

Hoy día el agua de la Fuente procede del manantial, mejorada por la depuradora que instaló el Ayuntamiento de Madrid detrás de la Ermita.

Interior del Cementerio de San Isidro

Dentro del cementerio nos ha sido fácil encontrar varios pozos que posiblemente pertenezcan al viaje de agua. Algunos de estos pozos se están utilizando para recoger las aguas pluviales de la zona, las bocas de hombre son muy estrechas, son pozos de piedra muy antiguos, y la bajada es por medio de mechinales, o huecos en los hastiales del pozo.

Ya que el acceso al Viaje por el cementerio era difícil, hemos buscado por el alcantarillado de los alrededores.

Existe un pozo cercano que recoge un absorbedero, bajando por este pozo caminamos por una gatera unos 30 metros (sección 1,00 m x 0,50 m), dirección interior del Cementerio de San Justo. Recorrida esta distancia nos encontramos con un pozo oculto en muy malas condiciones, agrietado y con peligro de derrumbe. Dentro de este pozo y a tres metros de altura salen dos galerías pertenecientes al Viaje de Agua de San Isidro.

Una trae un pequeño hilo de agua perteneciente a las lluvias, la otra está totalmente seca. Las dos tienen la misma sección mencionada anteriormente (1,00 m x 0,50 m).

Pozo de acceso a las galerías del viaje.

Pozo oculto fisurado con acceso a las galerías del Viaje:

Desde el culatón del pozo oculto vemos las Galerías:

Allí, en las galerías del interior del cementerio, vistas desde el pozo oculto, se detecta falta de oxígeno en su recorrido.

Recorrido del Viaje de Agua

Siempre por galería, el viaje discurría por la calle de la Ermita del Santo, antigua calle Urraca, posteriormente Carrera de San Isidro.

Regaba las huertas de San Dámaso y seguía su recorrido por el Paseo de San Illán, antiguo Camino Bajo de San Isidro.

Bordeando la actual avenida del Manzanares pasaba cercano por los lavaderos del Puente de Toledo hasta llegar a la fuente del mismo nombre situada en la actual Plaza del Marqués de Vadillo.

Recorrido del viaje de agua situado en el plano del Madrid de 1866

Posiblemente el viaje tuviera un recorrido paralelo por la calle Quince de Mayo (antiguo Camino Alto de San Isidro).

Galería condenada por las obras del soterramiento de la M-30

El viaje continuaba por la calle Emperatriz Isabel hasta llegar a la Fuente de Toledo.

Debido a las obras de soterramiento de la M-30, a la altura del Puente de Toledo en septiembre del 2005 se descubrieron los antiguos lavaderos y algunos tramos del viaje de agua que con la mejora de la zona desaparecieron.

Actualmente del Viaje de la Fuente de San Isidro solo se conservan en buen estado las galerías interiores del cementerio, todo lo demás, por edificaciones, remodelaciones y porque no hay nadie que se preocupe de ello, está desapareciendo poco a poco.

Situación de los lavaderos encontrados en las obras en 2005

En el siguiente plano indicamos la situación de las fotos que a continuación muestran los restos de Lavaderos y galerías del Viaje de Agua hallados durante las obras de soterramiento de la M-30 en 2005.

Situación de las fotos mostradas a continuación.

Foto 1. Inicio obras año 2005.

Aparecen los Lavaderos y un tramo del Viaje Fuente de San Isidro.

Foto 2.

Foto 3.

Cartel indicativo del viaje:

Foto 4.

En la foto nº 5 asoma una galería del Viaje de Agua:

Foto 5.

La nº 6 nos muestra cómo durante los trabajos arqueológicos se descubrió el Lavadero:

Foto 6.

Foto 7. Restos hallados del Lavadero

Foto 8. Puente de Toledo 2005.

Foto 9. Año 2007.

Foto 10

Estado actual del zona:

Foto 11.

Finalmente, este es el aspecto actual de la zona del antiguo Camino Bajo de San Isidro:

Foto 12.

Por : Pedro Jareño y Mercedes Gómez

…..


Hace pocas semanas nos preguntábamos ¿qué fue del Túnel de Villanueva?. Una placa conmemorativa y una misteriosa puerta cerrada ocultaban lo que parecía un secreto.

Con motivo de la Semana de la Arquitectura, felizmente, los responsables de estas cosas, nos han abierto la puerta, la puerta que esconde los restos del túnel construido por el arquitecto Juan de Villanueva.

El anuncio del Colegio de Arquitectos consiste en una visita al “Túnel de Bonaparte, Pabellón semienterrado frente al Puente del Rey, en el que se proyectan imágenes sobre el proceso de las obras de urbanización de las Márgenes del río Manzanares, antes, durante y después de su ejecución.” Anuncian también un fondo sonoro: “El poeta calculista”, obra del músico Manuel del Pópolo García, estrenada en el Teatro de los Caños del Peral en 1805”.

Sinceramente, estaba muy intrigada.

El Pabellón es un gran espacio desnudo, de paredes de hormigón, sin ningún tipo de revestimiento o decoración, que continúa la estética del exterior.

Suena la música, muy alta, y al fondo las prometidas proyecciones sobre la obra de Madrid Río.

En el suelo, una inscripción marca la línea recta del Eje del Túnel, han optado por el nombre de Eje de Bonaparte.

Resulta algo inquietante, al final de la línea sobre el cemento todo está oscuro, pero si vais a verlo, no dejéis de asomaros, allí continúan los restos del túnel construido por Juan de Villanueva que unía los Jardines de Palacio con la Casa de Campo.

Tras la verja de hierro, al fondo, se reconoce la puerta que conduce al Campo del Moro.

A pesar de la oscuridad podemos ver los restos de la bóveda de ladrillo.

La Semana de la Arquitectura es todo un acontecimiento en el que intervienen organizaciones y personas, y que hay que agradecer a todos. Todos los años intento acudir a alguna visita, y nunca he salido defraudada, siempre hay algo bonito, o alguien que te lo cuenta muy bien.

Ayer viernes he disfrutado entre otras cosas de una emocionante e inimaginable visita a las obras del Museo de Colecciones Reales, de la que espero hablemos otro día, de momento aún nos quedan dos días para disfrutar de esta magnífica Semana.

El Pabellón de Bonaparte estará abierto hoy sábado y mañana domingo, de 10 de la mañana a 6 de la tarde.

Por Mercedes Gómez

 

Hace ya más de un año y medio, era el día 23 de enero de 2010, recordábamos el Antes y el Después del Túnel de Villanueva. Todo había comenzado dos días antes, cuando Jesús, en su blog Pasión por Madrid, había sacado a la luz la lamentable situación del antiguo pasadizo creado en tiempos de José Bonaparte por el arquitecto Juan de Villanueva para comunicar el Palacio Real con la Casa de Campo, y nos contaba toda su historia.

Pudimos recordar cómo era la gruta antes de las obras de soterramiento de la M-30 gracias a la foto publicada por Carlos Osorio en su blog Caminando por Madrid.

(Foto: Angela Souto)

También evocamos tristemente cómo durante las obras desapareció la rocalla que adornaba la entrada a la Gruta.

Año 2005

Finalmente comprobamos el aspecto que ofrecía en los comienzos de 2010, denunciado por Jesús:

Foto: J.J. Guerra Esetena en Pasión por Madrid.

Por entonces, el Ayuntamiento de Madrid convocó un concurso para la realización de las obras denominadas “Conexión ciclista y peatonal del Jardín Histórico del Campo del Moro con los bienes culturales del entorno del Puente del Rey”. El proyecto incluía la “restauración del acceso peatonal subterráneo del siglo XIX denominado Túnel de Bonaparte”.

Las obras terminaron por fin. Se construyó la vía ciclista y peatonal, y actualmente lo que se puede contemplar son dos muros revestidos de granito.

Entre ambos muros, una puerta negra, cerrada con candado.

Sobre uno de ellos se ha colocado un placa recordando la existencia del túnel, que cumple 200 años.

Bajo el encabezamiento, Túnel de Bonaparte (1811-2011), se representa el plano que muestra el Palacio Real, el Campo del Moro y la Casa de Campo, y al final un texto nos explica que “el túnel, de estilo neoclásico, se excava en 1811 bajo la avenida de la Virgen del Puerto,…  en 1891 fue reformado por el arquitecto Enrique Repullés, según el estilo romántico de la época“. A esta reforma se debe la rocalla destruida, que pervive en el interior de los Jardines del Campo del Moro.

El texto municipal añade que “en 2011 se restablece el tránsito peatonal entre el Campo del Moro, el río Manzanares y la Casa de Campo gracias a las obras de rehabilitación del Puente del Rey y a la construcción de un Pabellón de acceso al túnel”. Imaginamos que tras la misteriosa puerta se encuentra dicho pabellón.

Caminando por la nueva vía, siguiendo el mismo camino que el histórico pasadizo, atravesamos el Puente del Rey, y llegamos a la Casa de Campo, al lugar donde se encontraba la lamentable e impunemente desmantelada Puerta del Río.

Antes de entrar en la Casa de Campo, volvemos la vista hacia el Palacio y nos preguntamos ¿se conserva la gruta construida por Juan de Villanueva hace dos siglos y reformada por Repullés?, ¿se ha restaurado?, ¿se podrá algún día acceder al Pabellón de acceso al túnel y visitarlo?…

Y nuevamente,

¿continuará?.

por Mercedes Gómez

Como continuación a la entrada anterior, y con el fin de llamar la atención de todos sobre la Gruta de Villanueva y las “nuevas riberas del Manzanares”, gracias a J.J. y a Carlos, esta es la secuencia fotográfica de la historia:

Como sabéis, nos despertó J.J. Guerra Esetena con su estupendo artículo La Gruta del Campo del Moro. Descripcion y denuncia en su blog Pasión por Madrid.

Y, como si de un rompecabezas se tratara, entre todos estamos reconstruyendo la historia, que nos ha impresionado, pues las imágenes son la evidencia de una pérdida más para Madrid, este Madrid que no acaba de comprender que para una ciudad, su pasado, su riqueza histórica y artística son tanto o más importantes que lo que se pueda construir en el presente, y que todo conforma el futuro.

La foto de Angela Souto, mostrada por Carlos Osorio en su blog Caminando por Madrid, Antes y después de Madrid-Río, es la prueba más valiosa que ilustra lo que queremos contar, cómo era la Gruta antes de las obras de soterramiento de la M-30.

Foto: Angela Souto (en Caminando por Madrid)

Comenzaron las obras, y la zona se convirtió en un infierno casi intransitable, bajo la promesa de que luega sería un paraiso.

Mientras tanto la rocalla creada por el arquitecto Enrique Repullés para adornar la Gruta en el siglo XIX era destruida sin ningún pudor. Esta foto, hecha por mí hace cuatro años, no engaña:

Febrero 2006.

Y por fin la foto de J.J. Guerra Esetena, en el artículo citado al principio, nos muestra la situación actual, más descriptiva imposible.

Foto: J.J. Guerra Esetena. En Pasión por Madrid. Enero 2010.

¿Continuará?

Mercedes Gómez

Ayer leí un artículo magnífico, que os recomiendo, La gruta del Campo del Moro: descripción y denuncia, en el nuevo blog de J.J. Guerra Esetena, en el que nos demuestra su Pasión por Madrid.

Nos cuenta J.J. la interesante historia de dicha gruta y nos muestra su lamentable situación actual.

Me sumo a su denuncia y aporto unas fotografías que hice durante las obras de soterramiento de la M-30, allá por febrero de 2006, cuando nos contaban la buena noticia de que se iban a recuperar la riberas del Manzanares para los madrileños.

Aunque lo que se podía ver por entonces era realmente alarmante, la rocalla de la antigua Gruta estaba a punto de desaparecer.

Para conocer cómo terminó la historia no tenéis más que ver las fotografías de J.J. en su estupendo post.

Impresiona compararlas con la foto que ha puesto hoy Carlos Osorio en su blog Caminando por Madrid, cuando esa zona era un parque muy agradable, antes de que lo destrozaran, mostrándonos el Antes y el después del Madrid-Río.

¿No es desolador?. ¿En esto consiste la maravillosa recuperación del Río que nos prometían?.

Mercedes

correo-e

artedemadrid@gmail.com

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Intoduce tu dirección de correo-e para seguir este blog y recibir notificación de nuevas entradas

Archivos

Estadísticas del blog

  • 2,398,592 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid