You are currently browsing the tag archive for the ‘Ortíz de Villajos’ tag.

Algunos de los antiguos Palacetes de la Castellana fueron convertidos en sedes de distintos organismos o empresas, sin embargo otros desaparecieron, cediendo su lugar a modernos edificios de oficinas que han transformado completamente el paisaje de esta zona de Madrid.

A pesar de ello, algunos de estos solares tienen un cierto interés histórico ya que conservan algunas huellas de su pasado.

Plano Ibáñez de Ibero (hacia 1875)

Plano Ibáñez de Ibero (hacia 1875)

En terrenos situados alrededor del Paseo del Cisne, actual Paseo de Eduardo Dato, se encontraba la Huerta de España cuyos orígenes son muy antiguos. Después de pertenecer a distintos propietarios a lo largo de los siglos, en el XIX estas tierras fueron compradas por el banquero vasco Miguel Sáinz de Indo, en las que construiría uno de los barrios más exquisitos, ocupado por la aristocracia, conocido como el Barrio de Indo, y levantaría su propio palacio, el Palacio de Indo, ambos se aprecian perfectamente en el plano de Ibáñez de Ibero.

El antiguo Barrio de Indo estaba formado por varios “hoteles” o palacetes construidos entre 1870 y 1877 por Agustín Ortiz de Villajos –el arquitecto, entre otras muchas obras, de la segunda Iglesia del Buen Suceso- a la izquierda del Paseo.

Los edificios de este exclusivo barrio fueron de los más lujosos de Madrid, en los que habitaron aristócratas o clases pudientes, junto a su numeroso servicio, a veces mucho más que la propia familia (porteros, criados, jardineros, institutrices, doncellas, cocineros, cocheros y jornaleros; uno de los hoteles contaba incluso con un capellán, que “atendía los servicios religiosos de la familia”).

¿Qué queda de todo esto?. La realidad es que muy poco.

Detalle. Barrio de Indo hacia 1875

Detalle Palacetes del Barrio de Indo hacia 1875

Derribados los palacetes de la barriada, en su lugar se construyó un enorme edificio de oficinas. Sus 17.000 metros cuadrados ahora acogen en régimen de alquiler a diversas empresas.

Quedan muy pocos vestigios del antiguo jardín, entonces delimitado por una cerca, actualmente abierto; del arbolado original sobreviven tres magnolios –al parecer hasta hace un tiempo eran cuatro-, algunas sóforas de grueso tronco y arbustos.

Paseo de la Castellana 35, antiguo Barrio de Indo.

Magnolios en el Paseo de la Castellana 35.

A la derecha del Paseo del Cisne, en 1866 Indo construyó su Palacio, rodeado de un maravilloso jardín paisajista.

Detalle. Palacio de Indo hacia 1875

Detalle Palacio de Indo hacia 1875

Palacio de Indo

Palacio de Indo

El interior del lujoso palacio estaba decorado por las numerosas obras de arte que habían acumulado Indo y sus descendientes; en los comienzos del siglo XX tanto el palacete como su contenido salieron a subasta pública, momento en que el duque de Montellano compró el edificio, aunque no tardaría mucho en derribarlo para construir uno nuevo.

Palacio de Montellano

Palacio de Montellano (Revista Madrid Científico 1903, BNE)

El Palacete de Montellano, obra de los arquitectos Juan Bautista Lázaro y Joaquín Saldaña, a su vez fue derribado en 1966 para construir el edificio de La Unión y el Fénix, actualmente Mutua Madrileña, situado en el nº 33 del Paseo.

arboles7

Paseo de la Castellana, 33

Este edificio fue construido por el prolífico arquitecto madrileño Luis Gutiérrez Soto, entre los años 1966 y 1971 al trasladarse la Compañía de Seguros desde el emblemático edificio Metrópolis en la Gran Vía hasta aquí.

El jardín, aún rodeado por el zócalo de granito del antiguo palacio, guarda parte de su arbolado, hoy día mucho más frondoso. Dos cedros, dos plátanos y una sófora perviven en su interior.

Cerramiento del antiguo Palacio

Zócalo del antiguo Palacio

El Jardín

El Jardín 2009

fuente

Una curiosidad es que la escultura original del Fénix, procedente de las antiguas oficinas en el edificio Metrópolis, ahora descansa aquí, junto a un estanque, a los pies del edificio.

El Fénix

El Fénix

En este caso agrada comprobar que el bonito jardín, a pesar de los pesares, sí que conserva un cierto aire que recuerda su pasado romántico.

por Mercedes Gómez

—–

Anteriores artículos:

Jardines del Paseo de la Castellana I : el Jardín del Museo de Ciencias Naturales.

Fundación Rafael del Pino : Palacete de don Eduardo Adcoch

Bibliografía:

Rubén Pallol Trigueros.El distrito de Chamberí 1860-1880. El nacimiento de una nueva ciudad.UCM, Madrid 2004.
Teresa Sánchez-Fayos y Silvia Villacañas. “Los Jardines del Madrid Moderno” Ayuntamiento de Madrid. Madrid 2001.
COAM. Guía de Arquitectura. Madrid 2003.

Anuncios

La antigua Iglesia del Buen Suceso y el Hospital de Corte situados en la Puerta del Sol fueron derribados en los comienzos del año 1854, siendo Arquitecto Mayor de Palacio Domingo Gómez de la Fuente, quien el día 23 de febrero recibió la orden real de efectuar la demolición.

La Puerta del Sol después del derribo (Clifford, 1857. www.memoriademadrid.es)

La Puerta del Sol (Clifford, 1857. http://www.memoriademadrid.es)

Dicen que las cosas de Palacio van despacio, y desde luego así ocurrió en este caso. A partir de entonces hubo varios proyectos, bien de reedificación del conjunto en la misma Puerta del Sol o de traslado a otra zona de Madrid.

Seis años después –el Arquitecto Mayor de Palacio había pasado a ser Segundo de Lema- la reina Isabel II aprobó los planos para una nueva construcción en la plaza, pero la existencia del hospital en pleno centro de Madrid ocasionaba problemas, por lo que, a pesar de todo, el Ayuntamiento paralizó el proyecto, aprobando finalmente otro que proponía el traslado, el proyecto de Lucio del Valle. El solar fue expropiado y la Corona indemnizada.

Las cosas no fueron fáciles una vez más en la historia de estos edificios, y después de varios domicilios provisionales, búsqueda de suelo disponible y numerosas dificultades de tipo administrativo, en 1864 se recibió la Orden Real con la cesión de un solar en la calle de la Princesa, en el recién nacido barrio en la Montaña del Príncipe Pío, el barrio de Argüelles.

Se presentaron cuatro proyectos, siendo aprobado el de Agustín Ortiz de Villajos. Las obras comenzaron en julio de 1866, y dos años después se inauguró la iglesia, aún sin terminar, junto con el nuevo hospital.

Calle de la Princesa (www.memoriademadrid.es)

Calle de la Princesa (Museo de Historia. http://www.memoriademadrid.es)

El conjunto estaba situado a la altura del actual número 43 de la calle de la Princesa, entre las calles de Quintana y Buen Suceso.

Hospital e Iglesia del Buen Suceso. General Ibáñez de Ibero (1875)

Plano Ibáñez de Ibero (1875)

La llegada de la revolución de 1868 y luego la Primera República ocasionaron retrasos, hasta el punto que cuando por fin se terminó la iglesia en el año 1876, la parte construida al principio ya comenzaba a deteriorarse. Las complicaciones en la historia del Buen Suceso parecían no terminar nunca.

Ya en el siglo XX, la 2ª República también trajo algunos cambios importantes. El hospital se convirtió en una clínica gratuita. Y la iglesia pasó a la jurisdicción del obispo Madrid-Alcalá, perdiendo su carácter parroquial, que recuperaría en los años 40. La República fue una época de gran actividad en esta institución: el órgano, el reloj, las galerías del patio, etc. fueron reparados, se formó la “Biblioteca Circulante el Buen Suceso”, se crearon los Concursos infantiles de Redacción el Buen Suceso, para niños menores de 15 años… Pero llegó julio del año 1936 y las tropas al mando del General Franco se alzaron contra el Gobierno de la República.

Otra vez la guerra irrumpía en la iglesia, y de la misma forma que a principios del siglo anterior, se ocultaron todos los objetos e imágenes que fue posible, pues a los pocos meses la iglesia empezó a ser utilizada también como hospital, como le había ocurrido a su antecesora durante la guerra de la Independencia. La Virgen del Buen Suceso fue escondida en la carbonera, salvándose de los bombardeos en que la mayoría de las otras imágenes desaparecieron.

La iglesia después de un bombardeo (Archivo Rojo. Mº de Cultura)

La iglesia después de un bombardeo (Archivo Rojo. Mº de Cultura)

Por fin la guerra terminó, tres años después, y retiradas las camas hospitalarias del templo, las imágenes y objetos salvados fueron colocados de nuevo, la vida fue intentando volver a la normalidad, y Nuestra Señora del Buen Suceso volvió a su altar, y la iglesia fue abierta al culto.

El culto se reanudó, pero las obras continuaban, la necesidad de reparaciones nunca terminaban. Goteras, cornisas que caían, enormes grietas, etc. provocaron que nuevamente se hablara de la demolición del Buen Suceso.

Poco después, en 1940 todos los antiguos Patronatos Reales fueron integrados en un único organismo, Patrimonio Nacional, cuyo Consejo de Administración en 1942 cedió los edificios del Buen Suceso a la Dirección General de Sanidad del Ejército del Aire.

A finales del año 1969 el Hospital Central del Aire por fin abandonó el recinto y en 1970 el Ayuntamiento aprobó la reordenación de la manzana, abriendo la puerta a la demolición. Cinco años después comenzó el derribo de la segunda iglesia del Buen Suceso, que aún muchos vecinos del barrio y de toda la ciudad recuerdan y echan de menos.

El derribo se realizó, según la prensa de la época, sin licencia, sin dar tiempo a que el Colegio de Arquitectos de Madrid finalizara los trámites que estaba llevando a cabo para solicitar la declaración de monumento histórico-artístico para proteger la bella iglesia.

Patrimonio Nacional vendió el solar, goloso solar, que fue rodeado con una valla en la que los preocupados parroquianos pintaban y escribían expresando su desacuerdo y su inquietud.

por Mercedes Gómez

Continuará…

Historia de la Iglesia del Buen Suceso III (1975 – 2008)
Historia de la Iglesia del Buen Suceso IV (2009)

—–
Bibliografía
:

MONTES, Carlos y GUIRAO, Ana Mª. “La sonrisa de la señora. Historia de la Virgen del Buen Suceso”. Luis Domingo editor. Madrid 1996.
MONTES, Carlos. “La Señora entre nosotros”. Edición de Iglesia del Buen Suceso. Madrid 2006.
GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Ramón. “El antiguo órgano del Buen Suceso”. Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Primer semestre de 1995. Número 80. pp. 125-132.

Diario El País abril 1976, 6 nov. 1977, 10 nov. 1977

Hay en Madrid innumerables instituciones con una historia riquísima a sus espaldas, como por ejemplo la Fundación Carlos de Amberes, con más de cuatro siglos de edad.

El origen del antiguo Hospital de San Andrés de los Flamencos se remonta al año 1594, cuando Carlos de Amberes, natural de dicha ciudad, cedió sus casas en la hoy llamada calle de San Marcos con el fin de que a su muerte acogieran a los pobres y peregrinos que llegaran a Madrid procedentes de las entonces Diecisiete Provincias de los Países Bajos. Y así fue como a su muerte, en 1604, uno de los inmuebles fue transformado en Hospital.

Solo cinco años después el rey Felipe III aceptó el Patronato de la institución, cargo que, ratificado por su hijo Felipe IV, han heredado los monarcas españoles hasta nuestros días, convirtiéndose así en la Real Diputación de San Andrés de los Flamencos.

En 1621 se encargó a Juan Gómez de Mora, Maestro Mayor de Obras Reales e importantísimo arquitecto en la historia de Madrid, la construcción de nuevo hospital e iglesia. Poco después, en 1638, en su altar mayor se colgó una pintura del gran maestro Rubens “El martirio de San Andrés”, encargada por uno de los benefactores.

En el Plano de Pedro Texeira (1656) se aprecia una pequeña iglesia y nada más, pero debió tener su importancia pues fue construido por el arquitecto más notable de la época. En esa época la calle recibía el nombre de calle de San Hermenegildo.

texeira2

También conocido como Hospitalillo de San Marcos, existió hasta 1848 en que se derrumbó.

Apoyos políticos y de la Corona facilitaron la construcción de un nuevo edificio en el Ensanche, en la calle de Claudio Coello, lugar en el que continúa la Fundación Carlos de Amberes, Real Diputación de San Andrés de los Flamencos, antiguo Hospital e Iglesia de San Andrés de los Flamencos, actualmente dedicada a fines culturales.

img_3355

El actual edificio fue construido por los hermanos Agustín y Manuel Ortiz de Villajos en 1877 y rehabilitado entre los años 1991-1998. Declarado Bien de Interés Cultural, tanto la iglesia como los pabellones a ambos lados, en otro tiempo dedicados a hospital y hospedería, acogen ahora una de las salas de exposiciones y actos culturales más vivos de Madrid.

La iglesia, de cruz latina, con una sola nave abovedada, que ahora sirve como sala de exposiciones, conserva la tribuna o coro alto, y el espacio del antiguo altar mayor, donde se encuentra la maravillosa obra de arte, el cuadro de Rubens, acompañando siempre a las más diversas obras de arte expuestas en este espacio singular. Aunque parezca mentira, el marco del cuadro que se conserva es el original creado por los ebanistas del rey Felipe IV.

img_3348

No está permitido fotografiar el cuadro, esta es una postal que venden en la Fundación:

rubens

Otras dos obras pictóricas, tras la recepción, a la derecha, adornan las paredes de este curioso lugar:

También procedente de la primitiva iglesia, un Retrato de don Carlos de Amberes, con una inscripción en su franja inferior que resume toda la historia de la fundación. Anónimo español del siglo XVII, se desconocen autor, fecha o cualquier otro dato que los investigadores de momento no han sabido aclarar. Si vais a verlo, observad el fondo del cuadro, tras el retrato, que muestra una población de pequeñas construcciones y recinto amurallado, propio del XVII, pero en principio no identificable.

Y un magnífico Retrato del 2º Marqués de Casa Riera, obra de Raimundo Madrazo y Garreta (1841-1920), de gran formato, donado por la Reina Fabiola de Bélgica.

Las obras de arte, pintura, fotografía, etc. se van sucediendo en esta Sala de Exposiciones, pero estos tres cuadros siempre están ahí, para nuestro disfrute, no dejéis de verlos, si es que no lo habéis hecho ya, sobre todo esa joya que es El Martirio de San Andrés, del gran pintor barroco, el flamenco Pedro Pablo Rubens.

Fundación Carlos de Amberes
Calle de Claudio Coello, 99

———-

por Mercedes Gómez

Contacto

artedemadrid@gmail.com

Política de privacidad

Lee nuestra Política de Privacidad antes de introducir tu dirección de correo-e para recibir notificación de nuevas entradas

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Archivos

Estadísticas del blog

  • 2.975.116 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid

Anuncios