You are currently browsing the tag archive for the ‘Palacio de Velázquez’ tag.

Hasta el próximo día 28 de febrero el Museo Reina Sofía nos ofrece Andrzej Wróblewski. Verso/Reverso. Toda una sorpresa, un artista prácticamente desconocido en España -aunque una gran figura en su país, Polonia-, que vamos descubriendo en este siempre perfecto escenario del Palacio de Velázquez del Retiro.

palacio velazquez

Su pintura y su historia son emocionantes. La exposición, aunque se centra en dos etapas de su producción, no es cronológica, pero sí permite comprender la evolución, no ya de su obra -realizada en apenas diez años- sino del artista, de la persona.

En una vitrina una serie de fotos y documentos nos ayudan a saber quién fue Andrzej Wróblewski.

Andrzej nació en 1927 en Vilna (actual Lituania, entonces pertenecía a Polonia). Vivió una época difícil, una guerra, una posguerra y un sistema político que marcaron su obra. Y su vida.

Una foto de los comienzos de la década de los 30 muestra la familia, los padres, Bronislaw y Krystyna, con sus hijos pequeños, Jerzy y Andrzej, en su casa seguramente confortable. Su madre era artista gráfica y fue ayudante de Cátedra. Su padre era catedrático de Derecho y fue rector de la universidad en Vilna; en 1941 durante un registro nazi del hogar familiar murió de un infarto, en presencia de Andrzej que aún era casi un niño.

En 1945, con apenas 18 años se trasladó a Cracovia, Polonia, comenzando a crear su obra compleja, que abarca tanto el realismo como la abstracción, siempre con un lenguaje muy personal. Dramatismo, dolor, también esperanza. Una dualidad que se encuentra en una de las singularidades del artista, su pintura por las dos caras del papel o del lienzo. Inicialmente se pudo deber a razones económicas, pero luego sin duda fue algo premeditado, una forma de expresión.

Abstracción geométrica en gris y Abstracción geométrica (1948)

Abstracción geométrica en gris y Abstracción geométrica (1948)

 

Retrato de un joven (sin fecha)

Retrato de un joven (sin fecha)

Viajó a Holanda donde conoció a Piet Mondrian que seguramente influyó en su obra. Participó en la primera exposición de Arte Moderno que hubo en Cracovia, en 1948, sobre todo de obras abstractas, aunque él expuso también su realista Pintura sobre los horrores de la guerra.

El chófer azul (1948)

El chófer azul (1948)

Siempre la dualidad, que le llevó a pintar La liquidación del gueto (1949) en el reverso de El chófer azul (1948), imagen del trabajador socialista que conduce hacia un mundo mejor, tema recurrente en su pintura.

La liquidación del gueto (1949)

La liquidación del gueto (1949)

 

Entonces cambió la abstracción por el realismo directo, el que la ideología comunista esperaba de él. Aunque su visión fue muy personal y no llegó a ser aceptada del todo.

Autorretrato, 1949

Autorretrato, 1949

Algunas de sus pinturas sobrecogen.

Ejecución con niño (1949)

Ejecución con niño (1949)

En 1950 solicitó su ingreso en el Partido Obrero Unificado Polaco. Leemos dos informes de dicho partido, uno de 1952, otro al año siguiente. La redacción del perfil del solicitante proporciona muchos datos sobre el artista, también sobre la época. No tienen desperdicio. Consideraban que tenía talento artístico pero que “persisten vestigios intelectuales de clase, aprendidos en su casa”.

Contemplamos su diploma de la Academia de Bellas Artes, departamento de Pintura, obtenido en 1952. Ese año conoció a Teresa Reutt, con quien se casó.

Vemos fotografías, simpáticos autorretratos, con su esposa hacia 1954, año en que nació su primer hijo… Ese tipo de cosas que nos cuentan quién fue una persona, qué hizo, quienes le rodeaban, que siempre resultan un tanto conmovedoras.

fotos con su esposa

En 1956 volvió a la experimentación y vivió un explosión de creatividad extraordinaria.

Junto a las escenas de índole social o colectiva utilizó las familiares. Madres, hijos, parejas, y la muerte, que representaba con el color azul.

Madre e hija, la colada (1956)

Madre e hija, la colada (1956)

En marzo de 1957, durante una excursión en soledad por la montaña, murió. Solo tenía 29 años.

Es triste contemplar su Autorretrato alegre, pintado poco antes.

1957autorretrato

Autorretrato alegre (1957)

Por : Mercedes Gómez

———

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
Palacio de Velázquez, El Retiro.
Exposición Andrzej Wróblewski. Verso/Reverso.
Hasta 28 de febrero 2016.

Visitas comentadas : los domingos a las 12,30 h.

 

 

Cildo Meireles, nacido en 1948 en Río de Janeiro, está considerado uno de los más notables representantes del Arte Conceptual, en el que la idea es más importante que la forma, el concepto que el objeto. No importa tanto la belleza como lo mental. Su origen lo encontramos en los comienzos del siglo XX con el movimiento Dadaísta, Tristán Tzara, y por supuesto Marcel Duchamp, que pusieron en duda todo lo referente al arte tradicional afirmando que una idea era suficiente para convertir cualquier cosa en arte.

Aunque el artista brasileño, a pesar de que reconoce haber creado obras conceptuales y haber participado en exposiciones de este tipo, cree que no lo es en un sentido riguroso. Opina que llegó un momento en que esta expresión artística se volvió muy teórica y aburrida, y él tomó otros caminos. De todas formas continúa utilizando las cosas que le gustan del arte conceptual, lo intelectual, la limpieza… dice que con lo mínimo se puede hacer todo. Para crear a veces no hace falta casi nada.

En 2008 Meireles obtuvo el Premio Velázquez de Artes Plásticas, por ese motivo (cinco años después, tras las muestras que se le han dedicado en estos años en la Tate Modern de Londres y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona entre otros lugares) se ha presentado una exposición retrospectiva de su obra en el precioso Palacio de Velázquez, en El Retiro.

 Cildo Meireles

Hemos comentado en otras ocasiones lo importante que es el espacio elegido para una exposición, muchas veces se convierte en un elemento más. El Palacio de Velázquez es tan amplio y tan luminoso que es un escenario perfecto para la obra de Meireles.

Nada más entrar nos encontramos con El murmullo del mar. Un muelle de madera sobre las olas formadas por las hojas azules de diecisiete mil libros con sus escaleritas invita a sentarse y pensar. Leemos en el folleto recogido en la entrada  que “desde finales de los años 60 Cildo Meireles ha desarrollado en su trabajo nuevas posibilidades de redefinición del arte conceptual, partiendo de una relación con la experiencia sensorial del espectador…”

Desde muy joven tuvo la “preocupación por dejar que el arte se relacionara con el espectador y que éste lo complementara”.

Una parte del público simplemente parece divertirse y se hacen fotos como si estuvieran visitando monumentos o estuvieran en la playa de verdad.

El murmullo del mar (Marulho) 1991-1997

El murmullo del mar (Marulho) (1991-1997)

Entre sus creaciones más antiguas se exponen sus Inserciones en circuitos ideológicos, Proyecto Cocacola y Proyecto billete, realizadas en 1970. Botellas y billetes en los que ha escrito frases y luego vuelve a poner en circulación. Sobre todo los billetes fueron de mano en mano durante mucho tiempo.

La actividad de los visitantes genera escenas diversas que en cierto modo de pronto nos recuerdan una de las manifestaciones que surgieron del arte conceptual a partir de los años 50 del pasado siglo XX, el happening, street art, o teatro de guerrilla. Esta expresión artística implicaba una participación del público en las acciones provocadas por los artistas, participaciones improvisadas y por lo tanto efímeras. Acciones que no pretendían reflejar la realidad, según los propios protagonistas afirmaban, sino sustituirla.

Como ahora, cuando alguien, ingenioso y participativo, finge coger con las manos La esfera invisible que se supone está sobre un cubo de aluminio en medio de la sala, recogiendo a su modo la propuesta del artista.

3obras

Entreviendo (1970-1994) es quizá la obra que obtiene un mayor “éxito” entre el público, todo el mundo quiere entrar y ser fotografiado, aunque la propuesta del autor va más allá… La obra de Cildo Meireles invita a participar, a sentir.

entreviendo

Una de las creaciones quizá más explícitas de este artista al que muchos califican de comprometido con la realidad social, es Olvido, una tienda de campaña indígena hecha a base de aproximadamente 6.000 billetes de países americanos, situada sobre 3 toneladas de huesos de buey rodeados de 69.300 velas.

Olvido 1987-89

Olvido (1987-89)

Otra de las más sugestivas es la dedicada a su hijo Pedro Ariel Meireles. Unos monitores emiten unas imágenes extrañas entre madera, tinta acrílica sobre tela y piedras.

hijo pedro

Para Pedro (1984-1993)

Enfrente, Amerikkka (1991-2013), donde sobre 20.050 huevos de madera pintada con laca de poliuretano penden 76.150 impactantes balas.

Amerikkka

Una sorprendente Ocasión (1974-2004) es la que encontramos en una sala de espejos que prolongan la imagen hasta el infinito: en el centro una palangana está llena de dinero, estamos solos, ¿qué significa esto?.

espejos y dinero

La solución está en la sala contigua…

En fin, son solo algunos ejemplos entre las muchas ideas y experiencias propuestas por Cildo Meireles que podemos encontrar en esta exposición instalada en el corazón de El Retiro.

Por Mercedes Gómez

—–

Palacio de Velázquez en El Retiro (Museo Reina Sofía)
Cildo Meireles
Hasta el 29 septiembre 2013

http://www.tendenciasdelarte.com/pdf/abril09/meireles.pdf
El Cultural 24 mayo 2013.
El País

Como contábamos al hablar de la Forja industrial madrileña, durante la época de esplendor de las Fundiciones en el siglo XIX, el hierro se convirtió en protagonista de la ciudad, material característico que daría una nueva imagen a Madrid. Material decorativo por excelencia, utilizado en la construcción de los elementos urbanos, rejas, bancos, farolas, quioscos,… también propició el nacimiento de una Arquitectura del Hierro.

A imitación de otros países europeos, se levantaron grandes construcciones, como el primer Viaducto -inaugurado en 1874- estaciones, mercados –todos desaparecidos excepto el de San Miguel-, invernaderos…, y pabellones para la celebración de exposiciones. En algunos edificios se utilizó para construir únicamente algunos de los elementos, como galerías, cubiertas de patios, bibliotecas, cúpulas, etc. Este es el caso del Palacio de Velázquez.

Obra del arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, fue construido en el Parque del Retiro en 1883 para la Exposición Nacional de Minería, Artes Metalúrgicas, Cerámica, Cristalería y Aguas Minerales.

La Ilustración Española y Americana, 8 junio 1883

El exterior muestra una gran nave central con bóveda de cañón y cuatro torreones en las esquinas, unidos por galerías. Las fachadas de fábrica de ladrillo en dos colores están decoradas con figuras escultóricas y cerámica. La armadura, la cubierta y los marcos de los huecos son de hierro, cinc y cristal.

Igual que en otras ocasiones, como poco después para la construcción del maravilloso Palacio de Cristal, Vélazquez Bosco trabajó con el ingeniero Alberto de Palacio, quien calculó toda la estructura, y con el constructor del hierro Bernardo Asins, que la montó. La preciosa azulejería de cerámica es obra de Daniel Zuloaga.

Entre todos estos grandes artistas y profesionales crearon uno de los edificios más singulares de Madrid.

Tras la inauguración la prensa alababa el hecho de que todos los materiales empleados provenían de la industria española, el ladrillo de Zaragoza, los adornos realizados en barro cocido de la madrileña casa de Santigosa y Cia., los azulejos de la Real Fábrica de la Moncloa, el mármol de varias de las casas participantes en la Exposición, las columnas de la Fundición Sanford…

A los lados del pórtico de entrada existen dos discretos bajorrelieves, a la izquierda uno dedicado a las Bellas Artes y a la derecha otro dedicado a la Minería. Este último inspiraría la magnífica obra “La Minería” realizada diez años después por Ángel García Díaz para el Ministerio de Fomento en Atocha, obra del mismo arquitecto Velázquez Bosco, que se caracterizó por reutilizar en sus construcciones modelos escultóricos de edificios anteriores, este es un ejemplo.

En el centro una escalera de delicado mármol blanco de quince metros de longitud nos conduce hasta la entrada, a continuación un pórtico con tres arcos de medio punto sobre columnas jónicas.

Sin embargo el interior de planta rectangular es prácticamente un único espacio sin divisiones, sólo las que corresponden a los cuatro torreones.

En la galería central de dieciocho metros de altura, las cubiertas y las columnas de hierro son las únicas protagonistas.

Como el cercano Palacio de Cristal construido para la Exposición de Filipinas, el Palacio de Velázquez -así llamado en honor al arquitecto- acoge las exposiciones temporales del Museo Reina Sofía. Después de cinco años cerrado para su rehabilitación, el pasado 23 de junio reabrió sus puertas. Las obras han consistido en la sustitución de la cubierta y las bóvedas, utilizando juntas de cinc como las originales. Los adornos cerámicos han sido tratados con el fin de protegerlos y evitar el deterioro que produce el paso del tiempo.

Hasta el próximo 11 de octubre podemos visitar una interesante y curiosa exposición de Antoni Miralda, y disfrutar del bello edificio, que felizmente ha perdurado hasta nuestros días.

Texto y fotografías por: Mercedes Gómez


Miralda. De gustibus non disputandum

Palacio de Velázquez
Parque de El Retiro
Horario de abril a septiembre:
Todos los días de 11:00 – 20:00 h
Martes cerrado

Bibliografía:
Exposición de Minería. Pabellón Central. La Ilustración Española y Americana, 8 junio 1883, nº XXI, pp. 346-347.
COAM. Arquitectura de Madrid. Madrid 2003.
El País
, 24 junio 2010

—-

Contacto

artedemadrid@gmail.com

Política de privacidad

Lee nuestra Política de Privacidad antes de introducir tu dirección de correo-e para recibir notificación de nuevas entradas

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Archivos

Estadísticas del blog

  • 3.512.821 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid