Anoche, un lector, Boro, nos daba la mala noticia: al parecer se prepara el derribo de un nuevo inmueble histórico, la antiquísima casa situada en el nº 20 de la Corredera Baja de San Pablo.

En los comienzos de este blog, hace más de cinco años, contamos parte de su historia, que luego hemos podido ir conociendo mejor. Ya entonces había sido declarado en ruina por sus propietarios, la Empresa Municipal de la Vivienda. Un letrero del Ayuntamiento anunciaba su próxima rehabilitación, que nunca llegó a emprenderse.

corredera 2009

Corredera Baja de San Pablo (2009)

A pesar de la dificultad económica que muchos madrileños están sufriendo estos últimos años, el Ayuntamiento ha continuado exigiéndonos a todos los vecinos, por otra parte con toda la razón, que cuidemos nuestras viviendas, reparemos los desperfectos y solucionemos posibles situaciones de peligro. Sin embargo, en ocasiones el propio Consistorio no cumple estas exigencias con los edificios de su propiedad, sabemos que no es el primer caso.

Esta mañana hemos podido leer la noticia en El País relativa al edificio de la Corredera 20, “el área de Urbanismo ha decretado ahora su derribo por ruina inminente, al constituir incluso un peligro para las personas e inmuebles de la zona… En febrero de 2014, Urbanismo realizó una inspección y descubrió que su estado había empeorado considerablemente respecto a la última visita, en 2008, debido al precario mantenimiento que ha estado sometido por parte de la empresa pública. Así que decretó su estado de ruina física inminente parcial y ordenó la demolición inmediata de las zonas más dañadas, que estaban precisamente entre aquellas de conservación obligatoria”.

¿Esto qué significa, estamos ante un nuevo vaciado de un edificio teóricamente protegido?, ¿un edificio ruinoso que no fue visitado durante seis años?

El inmueble, según información del propio servicio de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, goza de Protección Integral, dentro de su catalogación con Nivel 1, el máximo, situado en un “entorno de monumento”, como ellos mismos explican. Se refieren a la próxima Iglesia de San Antonio de los Portugueses, luego de los Alemanes, una de las joyas madrileñas construida en el siglo XVII a cuyo abrigo creció el barrio.

¿Protección integral?, ¿en esto consiste, en abandonar un edificio histórico hasta que se produce tal deterioro que debe ser derribado?.

En 2011 fue ocupado por el Colectivo Patio Maravillas con el fin de convertirlo en centro social. Recuerdo, pues me acerqué a verlo, que comenzaron a limpiarlo e intentar hacerlo accesible; un grupo de arquitectos y otros profesionales apoyaron el plan y ofrecieron un proyecto de rehabilitación. Los ocupantes fueron desalojados y el plan rechazado. La entrada fue tapiada.

Hoy he vuelto a acercarme a la Corredera. La puerta y las ventanas continúan tapiadas. El cartel de próxima rehabilitación hace mucho que desapareció.

corredera 2014

Corredera Baja de San Pablo (2014)

Ojalá los miembros del Ayuntamiento de Madrid, Patrimonio Histórico y autoridad competente que corresponda consideren la situación, tengan en cuenta la historia del edificio y cumplan las normas municipales y de conservación de nuestro Patrimonio y protejan y rehabiliten el inmueble, que guarda elementos desde sus orígenes en el siglo XVII hasta los comienzos del siglo XX, cuando Antonio Machado recién casado con la joven Leonor volvió a Madrid, a casa de su madre, que aquí vivía entonces.

Ojalá, rogamos, no derriben un nuevo edificio, son muy poquitos los de esta época que van quedando en la Villa, testigos de nuestra historia, alma de la ciudad, como tantas veces hemos comentado.

Por favor, antes de que sea irreparable, protejan este edificio, su fachada y su interior, su escalera, su patio… protejan Madrid.

Por : Mercedes Gómez

Anuncios