img_43481

Subiendo por la Corredera Baja de San Pablo hacia la plaza de San Ildefonso, a la derecha, en el número 20, hay una casa que no pasa desapercibida al paseante curioso. Su arquitectura parece muy antigua, con su puerta de madera rodeada por la sencilla portada de piedra coronada por un escudo y las rejas de las ventanas casi conventuales.

img_4347

Y ciertamente lo es, es antiquísima, uno de los pocos edificios de viviendas del siglo XVII que perviven en Madrid. Parece un milagro. En la fachada un cartel anuncia su próxima rehabilitación, declarado en ruina por la Empresa Municipal de la Vivienda. Se trata de uno de esos edificios en alquiler de renta antigua por el que los inquilinos pagan una cantidad irrisoria para los tiempos que corren. Según parece, andan en pleitos con el Ayuntamiento, y la obra en espera.

img_4340

El solar corresponde a la manzana nº 363, Casa nº 14, según la antigua Visita de Aposento realizada en el siglo XVIII, que sirvió para levantar la Planimetría de Madrid, ambicioso plan que registró todas las casas de Madrid en tiempos de Carlos III.

casa-nc2ba-14

Cuando Felipe II convirtió a Madrid en sede de la Corte se originó un enorme problema: la villa no tenía capacidad suficiente para albergar a todos los cortesanos que acompañaban al rey, de forma que se creó la Regalía de Aposento. Todas las casas madrileñas debían alojar a un “invitado”, cediendo la mitad de su propiedad. Ya sabemos que quien hizo la ley hizo la trampa, y esto originó que muchos intentaran engañar construyendo su casa de forma que pareciera que tenía un único piso cuando en realidad tenía dos, fueron las llamadas “casas a la malicia”.

Otra opción era conseguir la exención de la Regalía de Aposento lo cual en muchos casos implicaba una carga económica anual. Esto fue lo que ocurrió con la casa del actual número 20 que el día 23 de febrero de 1613, su propietario, Juan Simón del Valle, la privilegió en 750 maravedíes. Ya en aquellos tiempos la casa número 23, a espaldas de la nº 14, pertenecía al mismo dueño. Hoy corresponde al nº 39 de la calle del Barco, y está incluida en el proyecto de rehabilitación.

barco-39

Calle del Barco nº 39

No sería de extrañar que ya en aquellos tiempos existiera una taberna o mesón en la casa, ahora se ha visto obligada a cerrar sus puertas la famosa Taberna Pepita, abierta hace más de treinta años, con un público fiel que incluso creó un blog en defensa del local. La última entrada, en agosto de 2007 afirma “España de luto por el cierre de la Pepita”. Un blog hecho con cariño y también con mucho humor.

img_4344

por Mercedes Gómez

————

Fuentes:
“Arquitectura de Madrid”. COAM. Madrid 2003.
Planimetría de Madrid.
Diario ADN, 3 diciembre 2007.

Anuncios