You are currently browsing the monthly archive for junio 2022.

Hace pocos días ha tenido lugar una procesión singular en Madrid, con motivo del 125 aniversario de las Cuarenta Horas en el monasterio del Corpus Christi.

Tengo el placer de invitaros a conocerla, gracias a Vicente Benítez Blanco que nos regala un texto y unas espléndidas fotografías. Vicente es un gran especialista en la historia y el arte de este convento, autor de varios artículos y del libro «Monasterio del Corpus Christi “Las Carboneras” IV Centenario (1605-2005)».

Espero que lo disfrutéis, gracias a todos

Mercedes

________________________________________________

 

En 1896, al monasterio del Corpus Christi de monjas jerónimas, con la ayuda de la reina regente doña María Cristina de Habsburgo, les fue concedido por el Papa León XIII el privilegio de las Cuarenta Horas, es decir, tener expuesto el Santísimo en su iglesia durante todo el día. Comenzando el 15 de noviembre de aquel año hasta nuestros días.

Desde su fundación en 1605 por doña Beatriz Ramírez de Mendoza, este monasterio tuvo una especial veneración eucarística.

Ya en 1946 en plena postguerra, se conmemoraron los cincuenta años de esta efeméride con misas votivas los días 13, 14 y 15 de noviembre, y para realzar los actos intervienen distintos predicadores, la escolanía Sagrada Familia y se adorna la iglesia con esmero con plantas que regala el ayuntamiento.

Y, en una fecha más cercana, en 1996, justo a los cien años, se celebró los días 22, 23 y 24 de noviembre, en esta ocasión las monjas invitan al Sr. arzobispo y obispos auxiliares, interviniendo uno cada día. Para realzar las ceremonias intervino una coral y la Hermandad de la Macarena, muy vinculada con las Carboneras, aportó un portacruz y ciriales de gran belleza.

Como vemos en estos antecedentes, la celebración fue en fechas próximas al 15 de noviembre, pero en esta ocasión se ha demorado unos meses para hacerlo dentro de la octava del Corpus, por tal razón y como epílogo se ha realizado una procesión especial con el Santísimo por las calles próximas al monasterio, recorriendo lugares tan emblemáticos como la plaza de la Villa, plaza del Cordón, pasando por la iglesia de San Pedro el Viejo en la calle del Nuncio.

Salida de la custodia, al fondo retablo de la Virgen Carbonera.

Es esta su primera salida, si nos atenemos a las crónicas escritas, y para darle una mayor vistosidad, después de la cruz de guía y ciriales, seguían los miembros del coro Schola Antiqua, que habían intervenido durante la misa. Cofrades de la Macarena portaban la Inmaculada de la sala de labor, una preciosa talla barroca del siglo XVII, que en los últimos años se venera en la iglesia en la novena del mes de diciembre. Esta obra sigue los modelos de Pedro de Mena, aunque es de fecha posterior, la talla lucía espléndida como puede verse en esta foto tomada a su paso por la plaza de la Villa.

Inmaculada de la sala de labor.

El Santísimo se expuso y procesionó en la custodia llamada Fundacional, por ser la más antigua y de los años que se erigió el convento, es una joya de la orfebrería madrileña, en plata sobredorada, del siglo XVII. Pertenece a las llamadas custodias de sol, tiene base circular, con un elegante astil que sostiene el viril donde va la Sagrada Forma. Posee rica ornamentación en formas y colores, debido a la abundancia de piedras preciosas que la decoran. El círculo del viril presenta 32 rayos flameados, la mitad de los cuales se rematan en estrellas con pedrería en color, algunos son de coral rojo. Cabe destacar el bello camafeo renacentista que representa el perfil de Cristo y la Virgen, situado debajo del viril.

El Santísimo bajo palio a su paso por la plaza del Cordón.

Y como colofón, en la plaza del monasterio, la del conde de Miranda, se levantó un altar, con la imagen de san Miguel, de muy bella factura, perteneciente al siglo XVIII, y que se expone habitualmente en el antecoro. El arcángel se presenta pisando a un par de demonios a la vez que blande su amenazante espada contra el mal, como podéis ver en la fotografía.

Altar de san Miguel en la plaza Conde de Miranda (detalle).

Siempre es un buen momento para acercarse a este monasterio, sentir su espiritualidad y admirar todo el arte que contienen su iglesia y retablos.

Texto y fotografías: Vicente Benítez Blanco

Visitamos la Quinta de Vista Alegre por primera vez hace ya más de trece años, en marzo de 2009. Entonces estaba catalogada como Jardín Histórico en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. Un grupo de amigos considerábamos que debía ser catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Comunidad de Madrid en la categoría de Conjunto Histórico. Conseguimos 439 firmas para la solicitud –hoy pueden parecer pocas–, una a una, firmas reales, no virtuales, en papel, con paciencia, en las que participaron nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Además de la solicitud presentada en el Registro de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, aquí hicimos una breve descripción de la Quinta, sus edificios, jardines, protagonistas y su historia en general: La Quinta de Vista Alegre, ¿Bien de Interés Cultural?

Después explicamos porqué la Quinta debía ser declarada BIC como Conjunto Histórico.

Muchas personas y colectivos han continuado pidiendo la declaración de BIC, trabajando por ello. Por fin en 2018, aunque no en la categoría de Conjunto Histórico, la Comunidad concedió la declaración de BIC en categoría de Jardín Histórico. Fue una alegría. El año pasado, tras largas obras, los jardines fueron abiertos al público.

Hoy día es un placer leer en la entrada al recinto una placa que nos informa de que los jardines de los palacios de Vista Alegre fueron declarados Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico por Decreto 169/2018, de 11 de diciembre.

Después de mucho tiempo por fin hemos tenido ocasión de volver a visitarlos.

Acceso Jardines Vista Alegre: Puerta Real. Calle General Ricardos nº 179.

Si comparamos las fotos que pudimos hacer entonces con las que hemos podido hacer hace pocos días es fácil comprobar el buen estado de los jardines tras la restauración, entonces muy deteriorados, hoy bien cuidados y luciendo esplendorosos.

La hoy llamada Finca Vista Alegre en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) fue una de las Quintas de Recreo más importantes, una Real Posesión creada en el siglo XIX por la regente María Cristina de Borbón.

Un plano nos indica los lugares de la Quinta que podemos visitar, numerados para su recorrido: la Estufa grande, el Baño de la reina, el Palacio viejo, la Galería, Casa de Bella Vista, Caballerizas, Jardín Plaza de las Estatuas, la Ría, Palacio Nuevo, Parterre, Cedro y Casa de Oficios.

El Palacio Viejo desde un cenador junto a la Ría

La Ría y su montaña artificial de rocalla han recuperado el agua.

Aunque gran parte de los elementos de los jardines existentes entre el Palacio Viejo y la Ría han desaparecido (embarcadero, fuentes, esculturas, puentes…), siguen siendo un precioso ejemplo de jardín romántico.

Junto al Palacio Viejo se construyó la Estufa Grande con un baño monumental, ahora rehabilitada de forma espectacular.

En su interior se encuentra el conocido como Baño de la reina o de Isabel II, que también ha sido restaurado.

Baño de la reina

El Palacio Nuevo o Palacio del marqués de Salamanca sigue a la espera de rehabilitación.

Palacio Nuevo o del marqués de Salamanca

Desde le entrada se puede ver su lujoso vestíbulo.

El palacio escondía verdaderos tesoros, como su Salón Árabe.

Las fuentes frente a palacio están siendo restauradas.

Todo esto es solo una pequeña muestra de lo que ofrece la visita, que puede realizarse los fines de semana, sábados, domingos y festivos.

Toda la información y más datos se pueden encontrar en la página de la Comunidad de Madrid, aquí.

Y en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), Declaración BIC Jardín Histórico, de fecha 14 diciembre 2018, nº 298, pág. 59.

Y por supuesto en los numerosos artículos que varias personas dedicamos en este blog a la historia de la Quinta, con la etiqueta de Vista Alegre.

Gracias a todos.

Por: Mercedes Gómez

En las salas 31 y 37 del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se ha inaugurado una pequeña exposición (por número de obras) pero extraordinaria (por su calidad), Velázquez en Italia. Entre Luigi Amidani y Juan de Córdoba.

Recordemos que Diego Velázquez (1599-1660), además de llegar a ser Pintor de Cámara de Felipe IV, desempeñó varios cargos para su rey. Entre otras muchas cosas se encargó de la decoración de las dependencias del Alcázar Real.

En su biografía son muy importantes los dos viajes que hizo a Italia adonde llegó por primera vez (1629-1631) para cumplir el deseo de Felipe IV de obtener copias de maestros célebres. Viajó por segunda vez (1649-1651) con el cometido de adquirir obras de arte antiguo que incrementaran la colección de arte del monarca en el Alcázar. El pintor contrató la compra de varias esculturas clásicas. Debido a que era muy difícil la adquisición de originales, optó por la reproducción de las más importantes mediante la técnica del vaciado en yeso o en bronce.

Se ilustra el primer viaje de Velázquez a Italia con los diez Martirios de los Apóstoles, que tras una primera atribución a Tintoretto y otras posteriores, estudios recientes los consideran obras de Luigi Amidani (Parma, 1591- d.1629), que acompañó a Velázquez en ese primer viaje. A su lado vemos la única copia que se conserva de Velázquez, de la Última Cena de Tintoretto (1629). Contemplamos también el dibujo a lápiz, Retrato del Cardenal Borja, a quien Velázquez conoció en Roma.

Y el Felipe IV (1656) del taller del pintor. Todas ellas obras conservadas en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

«Felipe IV». Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (taller), (h. 1656)

Algunas de las esculturas que Velázquez trajo de Italia, entre ellas treinta y cinco vaciados en yeso, adquiridas durante su segundo viaje a mediados del siglo XVII, se perdieron en el incendio del Alcázar en la Nochebuena del año 1734. En la Real Academia de Bellas Artes se conservan siete:

Las espléndidas Flora y Hércules –que tras su paso por el patio han vuelto a su lugar en el zaguán de entrada al Museo–, y otras cinco obras que se exponen en esta singular muestra. De todas ellas se conocen detalles de los contratos que firmaron el propio Velázquez, el agente Juan de Córdoba que acompañaba al pintor, y el escultor Giuliano Finelli.

Son el Gladiador combatiente, Sileno con Baco niño (los originales se encuentran en el Museo del Louvre);

«Sileno con Baco niño» (detalle).

Ariadna dormida (original en el Museo Vaticano).

«Ariadna dormida»

La bella Ariadna estuvo en la Galería del Cierzo del Alcázar hasta el incendio de 1734. Tras la creación de la Academia de Bellas Artes por Felipe V en 1744, la escultura fue una de los primeros vaciados en ser instalados en su sede, la Real Casa de la Panadería en la Plaza Mayor, para ser utilizada en la formación de los alumnos.

También se exponen Hermes Loghios (original en el Museo Nacional Romano) y Nióbide corriendo (en el museo de los Uffici).

La estrella invitada que ilustra este segundo viaje es el retrato de Juan de Córdoba, que Velázquez pintó hacia 1650.

«Retrato de Juan de Córdoba». Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (h. 1650). Pinacoteca Capitolina.

Juan de Córdoba (h.1610-1670) fue agente de la corona española en Italia, personaje decisivo en la adquisición de los vaciados por parte de Velázquez para llevarlos a Madrid, entre otras razones gracias a su amplia red de contactos.

El cuadro procede de la Pinacoteca Capitolina en Roma, única pintura de Velázquez que se conserva en una colección pública italiana. Es la primera vez que se expone en España.

Velázquez en Italia: entre Luigi Amidani y Juan de Córdoba
Museo de la Real Academia de BBAA de San Fernando
Alcalá, 13, 2ª planta.
Horario del Museo: martes a domingo 10.00 a 15.00 horas; cerrado lunes.
Miércoles gratuito.
Hasta el 4 de septiembre

Con motivo de la exposición se ha editado un Catálogo, de gran calidad, igual que la exposición, tanto en su forma como en el contenido. Además a un precio asequible: 20 euros.

 

Por : Mercedes Gómez

———-

Bibliografía:

Catálogo Velázquez: esculturas para el Alcázar. Dir.: José Mª Luzón. Real Academia Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 2007.

Catálogo Velázquez en Italia: entre Luigi Amidani y Juan de Córdoba. Dir.: José Mª Luzón. Real Academia Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 2022.

 

 

Contacto

artedemadrid@gmail.com

Política de privacidad

Lee nuestra Política de Privacidad antes de introducir tu dirección de correo-e para recibir notificación de nuevas entradas

Contenido del blog

Los textos y fotografías publicados en este blog están a disposición de todos aquellos a quienes puedan interesar.
Pueden ser utilizados, citando su procedencia y a su autor.
No deben ser utilizados sin autorización en ninguna publicación con ánimo de lucro.

Contenido protegido por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid.

© Mercedes Gómez

Comentarios recientes

Mercedes en Calle Blanca de Navarra
Mercedes en Calle Blanca de Navarra
Mercedes en Calle Blanca de Navarra
Marcos en Calle Blanca de Navarra
Salvador Quero Castr… en Calle Blanca de Navarra
Vistas Panor�micas en Calle Blanca de Navarra
Mercedes en Calle Blanca de Navarra
Pablo Montejo Cristó… en Calle Blanca de Navarra

Archivos

Estadísticas del blog

  • 3.776.913 Visitas totales

Sígueme en Twitter

@ArteEnMadrid