La famosa Cornisa, el perfil de Madrid observado desde la ribera del Manzanares durante siglos, o lo que queda de él, corre peligro.

El Parque de la Cornisa, que forma parte de este paisaje, ha sido descatalogado para poder construir en él. Muchas veces nos esforzamos en pedir protección para elementos del Patrimonio madrileño pensando que así estarán a salvo, pero no, no siempre es así, al parecer basta con eliminarlo de la lista (otro ejemplo es el Teatro Albéniz, igualmente descatalogado para permitir su derribo. Y recordemos la Casa de Campo, que un juez anuló la protección conseguida en 1999 como Jardín Histórico, y ahora está pendiente de una nueva declaración de BIC en la categoría de Sitio Histórico).

El pasado día 27 de febrero el Ayuntamiento aprobó el plan que permitirá a la Iglesia construir cinco edificios, en lo que ya se conoce como el mini-Vaticano, en parte en terrenos de dicho Parque. Los vecinos y madrileños en general no han cesado en su protesta y muchas voces se han alzado en contra, interponiendo un recurso contencioso-administrativo, de modo que el proyecto está a la espera de su resolución.

Desde los primeros grabados y pinturas, quizá sea este el paisaje de Madrid más representado. Desde el siglo XVI hasta hoy día, numerosos artistas se han situado cerca de nuestro río para reflejar la ciudad en sus cuadros.

Dos de las primeras imágenes conocidas son las Vistas de Madrid, de Hofnaegel y la de Wingaerde, de 1563, que se encuentran en la Biblioteca de Viena, y que describen con todo detalle el Madrid medieval rodeado por la muralla cristiana.

Hofnaegel copia

Wingaerde1563

A partir de entonces, infinidad de cartógrafos, grabadores, pintores y fotógrafos han dado su visión de Madrid desde ese lugar, el sur de la ciudad.

Como esta otra Vista que sin duda recuerda las anteriores, pero que ya muestra un mayor desarrollo de la Villa pues representa el Madrid de finales del reinado de Felipe IV o principios del de Carlos II (alrededor de 1665). Se trata de un grabado realizado por Julius Milheuseur en el siglo XVII en Amsterdam, actualmente en el Museo de Historia, antiguo Museo Municipal.

siglo XVII

El paisajista italiano Antonio Joli nos muestra la vista del Madrid de la primera mitad del siglo XVIII:

palacio real.jpg

Antonio Joli, panorámica de Madrid hacia 1750. Colección particular.

Francisco de Goya y Lucientes, que además en sus últimos años, antes de marchar a Francia, eligió ese lugar para vivir, pintó en repetidas ocasiones escenas de la vida madrileña a orillas del Manzanares. Uno de los cuadros más famosos quizá sea el de La pradera de San Isidro, pintado en 1787, que se puede admirar en el Museo del Prado.

Pradera San Isidro

En febrero del año 1819 Francisco de Goya compró una casa en lo que entonces eran las afueras de Madrid, desde la cual se divisaba el Palacio Real. En estos comienzos del siglo XIX Goya podía contemplar desde allí la más bonita vista del perfil de Madrid, que el pintor tan bien plasmara en sus pinturas. La casa, desgraciadamente derribada, era conocida como Quinta de Goya o Quinta del Sordo.

Vista panorámica de la cornisa de Madrid. Año 1865 (Fuente: BNE)

Vista panorámica de la cornisa de Madrid. Año 1865 (Fuente: BNE)

El Museo de Historia posee también una valiosa colección de postales que reflejan el Madrid del siglo XX, como esta del año 1908:

postal

Propiedad también de este museo es la pintura de Alvaro Delgado, de 1944:

Alvaro Delgado 1944

El progreso, el crecimiento de Madrid hacia el Norte y la construcción de edificios cada vez más elevados, han ido transformando la imagen del perfil madrileño. A las históricas torres y cúpulas de las iglesias, en 1926 se unió el Edificio Telefónica, el primer rascacielos, hasta que en los años 50 en la Plaza de España se construyeron los emblemáticos Edificio España y la Torre de Madrid.

En los años 80 la torre de comunicaciones Torrespaña, más conocida como “El Pirulí”, se convirtió en el nuevo símbolo que identificaba la línea de nuestro cielo. Después, la Torre Picasso.

Robert Royal (2000). Museo de Arte Contemporáneo.

Fotografía de Robert Royal (2000). Museo de Arte Contemporáneo.

Y en el siglo XXI las Cuatro Torres pretenden proyectar una nueva imagen, realmente espectacular. Creo que la Vista de estos rascacielos aún no ha llegado a los museos de Madrid, aunque llegará, seguro.

Pero nunca deberíamos olvidar nuestra historia, nuestra imagen eterna de la Villa vista desde el Manzanares. estamos obligados a proteger la Cornisa y cuidar la histórica Línea del Cielo de Madrid.

por Mercedes Gómez

——-

NOTA: El grabado “Vista panorámica de la cornisa de Madrid. Año 1865”, de la BNE, me lo ha enviado Ricardo Márquez, de Historias Matritenses, a quien agradezco su colaboración.

——-

Más información:

http://www.parquedelacornisa.org/

Vicente Patón. “El frágil patrimonio madrileño”. El País Propiedades, 12 jun 09

En una reconstrucción del diario El País, podemos ver los edificios previstos y su ubicación en tan histórico paraje.

Anuncios