La Plaza de Olavide se encuentra en el barrio de Trafalgar, distrito de Chamberí. Es una plaza especial, con encanto, amplia, redonda y abierta, como Madrid. Espacio abierto a todos, podría representar lo que significa nuestra ciudad. En Olavide confluyen ocho bocacalles, y no únicamente los vecinos gustan de cobijarse en ella, de día o de noche, porque con su ambiente un tanto familiar pero cosmopolita, la plaza, igual que Madrid, te recibe hospitalaria.

No deja de ser una de las muchas plazas madrileñas que se ha visto modificada y condicionada por la construcción de un aparcamiento, pero quizá su historia es singular. A diferencia de otras plazas ajardinadas a lo largo de los siglos XIX y XX creadas sobre los terrenos antaño ocupados por conventos, iglesias o mercados, que en las últimas décadas han cambiado árboles, fuentes o flores por árido cemento, Olavide siempre fue plaza, centro de naciente población.

Hoy lugar de encuentro y esparcimiento, su historia no ha sido sencilla hasta llegar hasta aquí, ha sufrido muchos cambios, desde sus principios, cuando su función era otra muy distinta. En sus orígenes tuvo una fuente, luego albergó un famoso mercado y ahora nuevamente una fuente, aunque muy diferente.

La alegre fuente situada en el centro de la plaza que disfrutan ahora los vecinos es muy joven, fue instalada hace unos siete años y es un mero adorno. Mucho antes, quizá a finales del siglo XVIII, fue instalada otra Fuente de Olavide, en este caso con el fin de proporcionar el agua necesaria a los nuevos habitantes que iban poblando la zona, y también a los animales, pues como tantas en esa época servía como abrevadero.

Olavide, antes que un barrio fue un modesto arrabal nacido a las afueras de la cerca que rodeaba Madrid desde el siglo XVII, construida en tiempos del rey Felipe IV, y que impedía su expansión. Estos terrenos al norte de Madrid se convirtieron en un precedente del futuro Ensanche.

Antes del derribo de la cerca, que no tuvo lugar hasta 1868, se fueron instalando muchas de las personas que llegaban a la capital en busca de trabajo y futuro, y que no hallaban lugar en la villa, fundamentalmente por que no tenían suficiente dinero para ello. Así, de forma espontánea, hacia 1860 se fue formando un núcleo pequeño de población concentrado la mayoría en torno a la futura plaza de Olavide.

Las viviendas primitivas de este arrabal que en un primer momento se llamó de Los Tejares, por los numerosos hornos fabricantes de tejas y ladrillos que existían en los alrededores, entre las calles de Santa Engracia, Luchana y Sagasta, y que después se llamó Chamberí, eran casas bajitas, con piso bajo y principal, y una buhardilla como mucho. En la foto de la primitiva fuente de la plaza de Olavide se aprecian las casas modestas de entonces, que en su mayor parte estaban rodeadas de huertas.

Hacia 1875 únicamente existían en la plaza dos o tres construcciones, pero el barrio continuó creciendo, y a finales del siglo XIX o principios del XX la zona ya estaba urbanizada. A esa época pertenecen la mayor parte de los edificios que actualmente rodean la plaza, junto a algunos más recientes.

Olavide 1913

Asfaltado de la Plaza de Olavide, 1913. (www.memoriademadrid.es)

Desde muy pronto existió un mercado que surtía al barrio, al aire libre, como en otros lugares madrileños. Fue durante la República cuando por encargo del Ayuntamiento se construyó el bonito edificio con planta octogonal de hierro y hormigón, obra del arquitecto municipal Francisco Javier Ferrero, dentro del Plan General de Mercados. Este arquitecto fue también el autor de los mercados de Frutas y Verduras en Legazpi, o el de Pescados de Puerta de Toledo, así como del edificio de la imprenta municipal en la calle Concepción Jerónima, y del Viaducto de la calle de Bailén.

En medio de una gran polémica que todavía se recuerda, el mercado fue cerrado en agosto de 1974, y volado en el mes de noviembre, también por orden municipal, bajo la promesa de que sería sustituido por zonas verdes para los vecinos, y con el objetivo de la construcción de un aparcamiento bajo la plaza. Las obras se prolongaron durante casi tres años. La inauguración por fin tuvo lugar en el verano de 1977.

La plaza mostraba entonces un paseo recto que dividía el círculo central en dos zonas semicirculares con césped y árboles, bancos y juegos para niños.

En 1998 se acometió otra reforma que levantó muchas protestas. El centro de la plaza estaba ocupado por los accesos de los aparcamientos, un espacio desmesurado dedicado a los perros, y los árboles desaparecieron, resultando inhóspita para la mayoría, no así para los canes que al parecer acudían de todas partes a esparcirse. De forma que a finales de 1999 se decidió una nueva reforma.

Quizá para agradar a los vecinos después de todos los problemas vividos los años anteriores, esta vez la inauguración fue sonada y todos recibieron un obsequio, una vaso conmemorando el evento, lo cuenta una de las vecinas más veteranas, que parece muy contenta con el resultado. Y es que en verdad la plaza resulta acogedora.

plaza

Con sus arbolitos, sus bancos, sus tiendas, sus bares, sus terrazas y su fuente, invita a quedarse un rato paseando, sentarse a reposar, o tomar el aperitivo en cualquiera de los sugerentes establecimientos que la rodean, alguno moderno pero otros más antiguos que guardan en su memoria y entre sus paredes toda la historia vivida.

tienda

Los jardines han quedado reducidos a una franja ajardinada en la que se han plantado coníferas, cedros, arbustos y algunos setos con flores, pero parece suficiente para sentirse a gusto, continúan las zonas infantiles y los bancos.

La fuente ha regresado a la plaza, aunque en esta ocasión su función es meramente ornamental.

El pilón circular es de granito y está adornado con una albardilla o borde de hojas talladas en el mismo material. Un surtidor central alegra la vista general de la plaza. Y el sonido del agua, inconfundible, nos acompaña.

por Mercedes Gómez

——

Bibliografía:

PALLOL TRIGUEROS, Rubén. Chamberí, ¿un nuevo Madrid? El primer desarrollo del Ensanche Norte madrileño, 1860-1880”. Cuadernos de Historia Contemporánea. UCM 2004, nº 24.

DEL HOYO, José María. “Fuentes públicas de Madrid”. Bernardo Fernández, Madrid 1997, facsimil 1ª edición, Madrid 1925.

Anuncios