En relación a la Solicitud de Incoación del Expediente de Declaración Bien de Interés Cultural (BIC) para la Quinta de Vista Alegre que hemos enviado a la Comunidad de Madrid, de la que ya hemos hablado varias veces en este blog, hay una cuestión que suelen plantearnos las personas con las que hemos tenido ocasión de charlar sobre ello:

¿Por qué es necesario que la Quinta sea declarada Bien de Interés Cultural?.

Hoy nos visita Ramfis Aprile, quien nos explica de forma muy clara por qué hemos presentado la solicitud. Unas fotografías maravillosas y otras no tan bonitas pero más que elocuentes acompañan su interesante texto.

Muchas gracias, Ramfis, y bienvenido.

Mercedes
_________________________________________________________

Para explicar los motivos que nos ha llevado a un grupo de amigos a promover la solicitud para incoar el expediente de declaración Bien de Interés Cultural (BIC) para la Quinta de Vista Alegre no voy a demorarme en su historia, sobre la que hay mucho escrito y ya se ha hablado en otros artículos de este blog.

Simplemente decir que al observar las numerosas fotografías históricas que se conservan vemos que las estructuras originales del siglo XIX se mantuvieron bastante íntegras hasta la década de los sesenta, e incluso la de los setenta, del pasado siglo.

Tras la Guerra Civil además de los dos Palacios del siglo XIX, el Viejo que usó Mª Cristina, y el Nuevo o del Marqués de Salamanca, ya se habían construido el antiguo Reformatorio de los Sagrados Corazones, hoy Instituto de Enseñanza Secundaria “Puerta Bonita”, el Colegio de Santiago y el edificio del Centro de Formación de la Dirección General de Policía Nacional, que tiene entrada desde la plaza de Carabanchel.

11- Fotografía fechada en torno a 1.931. En el centro de la imagen el Palacio Nuevo, a la izquierda el de María Cristina, a la derecha el Instituto Puerta Bonita como Reformatorio de los Sagrados Corazones.

2
2- Fachada del Palacio del Marqués de Salamanca, años 30.

33- Colegio de Santiago situado en el ángulo NE de la Quinta, cuya construcción se inició en 1.914.

En los años cuarenta, por parte de la Dirección General de Regiones Devastadas, se acomete la construcción de los edificios de la parte este y sur de la Quinta, que presentan una unidad de estilo con sus cubiertas “escurialenses” de pizarrra, y se reforma el Palacio Viejo. Se “urbaniza” de forma ordenada la mitad este, sobre los antiguos campos de cultivo, y se construyen bellos jardines tanto en los patios interiores como en las zonas libres entre los edificios. El pintor y paisajista sevillano Xavier Winthuysen (1.874-1.956) realizó algunos de estilo árabe, de los que pocos restos se conservan. Se implantan, por así decirlo, sobre un trazado original del XIX, edificios y jardines del siglo XX que con el paso del tiempo han llegado a ser también exponentes de nuestra historia.

En estos años se conservan del siglo XIX los caminos, plazuelas, vallado, cauce de los arroyos, y el trazado íntegro de la Ría que no se cegó hasta los años sesenta.

44- En 1.944 se construyó el Orfanato Nacional de Sta. María del Pardo. Hoy cedido por la Comunidad de Madrid a Cajamadrid, es Conservatorio Superior de Danza.

55- En torno a 1.948 se construyeron la Gran Residencia, en el centro de la imagen, y al sur los edificios del Centro Ocupacional Fray Bernardino Alvárez y la residencia de Mayores Carabanchel.

66- De los jardines de Xavier Winthuysen llega a nuestros días la tradición de setos en forma de arcos.

Desde los años setenta y hasta nuestros días la Quinta se sigue llenando de otras construcciones de ínfima calidad. El desarrollo es desde entonces completamente desordenado.

Se empiezan a vallar recintos interiores, cada vez va siendo más difícil caminar por la extensión de la Quinta, comprender sus dimensiones originales, identificar los caminos. Se cierran puertas históricas y se van substituyendo trozos de la cerca original. En el lado sur parece más la de una cárcel que la de un jardín: a pesar de su situación central en el distrito el acceso a la Quinta ha quedado completamente cerrado a los barrios del sur como Puerta Bonita, Buena Vista, y Abrantes.

77- Este es el estado frecuente de conservación de los vallados entre los recintos en que se ha dividido la Quinta.

88- Vallado del límite sur de la Quinta, que corre a lo largo de la calle Carcastillo. En este lado, aunque no existió ninguna puerta histórica, sería necesaria la apertura de una nueva.

99- Debido a la caótica e irracional división de recintos la magnífica fachada del Instituto Puerta Bonita, en segundo plano, es hoy en día inaccesible.


Aún así, y milagrosamente, es la única Quinta Histórica de los Carabancheles que ha mantenido intactos sus límites.

1010- Cerca original en la calle Clara Campoamor, al SE de la Quinta. Los cinco arcos y machones nos muestran una estructura casi propia de un puente. Es posible que la cerca en este lugar fuera atravesada bien por arroyos naturales o por canales de riego, siguiendo la pendiente natural del terreno. Muy cerca de estos arcos se encontraba la Puerta de Leganés.

1111- Cerca en la calle del Blasón del lado Oeste. Los restos pueden ser de una de las puertas que tenía la Casa de la Administración. La de mayor tamaño, llamada Puerta del Pueblo, unía la Quinta con el pueblo de Carabanchel atravesando la Casa.

La Quinta se ha convertido progresivamente en un lugar inseguro, un jardín que no tiene uso público y los ciudadanos han comenzado a olvidar qué hay dentro, han comenzado a olvidar… … su historia.

Y todo esto no ha ocurrido de repente. Por eso es aún más llamativo que las principales administraciones implicadas, la Comunidad de Madrid, propietaria de once de los trece recintos en que la Quinta ha quedado dividida, y el Ayuntamiento vean, sin hacer absolutamente nada, como mes tras mes, año tras año, esta antigua Posesión Real está cada vez más degradada.

12 a

12 b

12 c12- Duele comprobar que en este Jardín Histórico podemos ver lo que nunca encontraríamos en un pequeño parque de nueva creación, y que levantarían las más enérgicas protestas vecinales si se encontraran en cualquier calle de barrio.

Y lo es aún más porque el vigente Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1.997 cataloga la Quinta de Vista Alegre como “Jardín Histórico”, junto con la Casa de Campo, el Parque del Retiro, el Parque del Oeste, la Quinta de la Fuente del Berro, el Parque del Capricho de la Alameda de Osuna, la Quinta de los Molinos, los Jardines del Campo del Moro y el Jardín Botánico. Para Vista Alegre, como para cada uno de los demás jardines históricos, tiene que redactarse, según indica el Plan General, un Plan Especial de Protección, Usos y Gestión.

La Ley 10/1998, de 9 de julio, de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid indica que tendrá la consideración de “Jardín Histórico el espacio delimitado, producto de la ordenación por el hombre, de elementos naturales, complementado en ocasiones con estructuras de fábricas y estimado de interés en virtud de su origen, pasado histórico, de sus valores estéticos, sensoriales o botánicos”.

El Artículo 5 de la Ley mencionada – “Acción pública de salvaguarda” indica que “los particulares pueden promover la iniciación del procedimiento para declarar un bien cultural objeto de uno de los regímenes de especial protección recogidos en la presente Ley”.

Y eso es exactamente lo que hemos hecho, ante la desidia de las administraciones para la redacción y ejecución tanto del plan adecuado –pasan doce años desde la aprobación del Plan General de 1997- como la inactividad para iniciar de oficio la incoación del expediente de declaración de declaración de BIC que daría a la Quinta, al menos en el plano teórico y siempre siguiendo el texto de la Ley la protección y conservación que el recinto merece y necesita para preservarlo de “planes” que no la ve sino como espacio libre dónde es posible seguir construyendo, olvidando su pasado histórico de Jardín Paisajista.

1313- En el amplio espacio que se extiende desde la fachada trasera del Palacio Nuevo (a la derecha de la imagen) hasta el centro de la Quinta en el siglo XIX existió :  una Faisanera, construcción de 38 m de lado que albergaba dos pabellones para los animales; fuentes, y abundantes plantas, principalmente rosales. A continuación hacia el este, el Emparrado, del que quedan los restos abandonados de una pérgola metálica, proporcionaba sombra a los caminos. En esta zona se proyectó en 1995 un “parque” ajeno a los datos históricos con amplias zonas de aparcamiento, que afortunadamente no fue ejecutado.

Y hemos elegido entre los regímenes que indica la Ley el de Conjunto Histórico, al comprobar que la definición que la propia la Ley da como “agrupación de bienes inmuebles que constituye una unidad coherente o forman una unidad de asentamiento, continua o dispersa, condicionada por una estructura física representativa de la evolución de una comunidad humana, por su interés o valor expreso o por ser testimonio de su cultura o constituir un valor de uso y disfrute para la colectividad, aunque individualmente no tengan una especial relevancia” es inequívocamente aplicable a la Quinta de Vista Alegre.

Sabemos que, aún a falta de declaración expresa, la conservación del Patrimonio Histórico implica tanto a administraciones como particulares, lo que reflejamos al reproducir literalmente sólo dos artículos, a modo de ejemplo, de la Ley mencionada:

Artículo 3. Colaboración entre las Administraciones Públicas.

1. En el ejercicio de sus respectivas competencias, la Administración de la Comunidad de Madrid y los Ayuntamientos velarán por la integridad del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, tanto público como privado, desarrollando las actuaciones oportunas para su protección, acrecentamiento y conservación, fomentando la participación de los ciudadanos en estas actuaciones”.

Artículo 5. Acción pública de salvaguarda.

1. Cualquier persona física o jurídica está legitimada para actuar en defensa del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid ante las Administraciones Públicas y los Tribunales de Justicia, en cumplimiento de lo previsto en esta Ley, y en la legislación básica del Estado en materia de patrimonio histórico.

2. Todo aquel que tenga conocimiento de situaciones que supongan o puedan suponer peligro, deterioro o expolio del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, lo comunicarán inmediatamente a la Consejería de Educación y Cultura o al Ayuntamiento en que se hallare el bien, quienes comprobarán a la mayor brevedad el objeto de dicha denuncia y actuarán conforme a lo dispuesto en la legislación vigente.

Deseamos y entendemos que la Administración ante la que cuatrocientas treinta y nueve personas hemos solicitado la incoación de BIC se pronuncie, porque no ignoramos que muchas solicitudes caen en el olvido sin ser contestadas, y transcurrido más de cinco meses sólo nos han respondido con un acuse de recibo.

En caso de que se iniciara la incoación el proceso será largo, y difícil aventurar la resolución final. Pero mientras tanto, esperamos haber removido las conciencias, y que se proteja por su pasado histórico la Quinta de Vista Alegre tanto de planes y proyectos inadecuados como del olvido y la desidia.

Texto y fotos : Ramfis Aprile, profesor.

—-

Artículos anteriores:

La Quinta de Vista Alegre ¿Bien de Interés Cultural?

Huellas del Marqués de Salamanca en Vista Alegre

Saber más sobre Vista Alegre

Finca Vista Alegre, patrimonio desaparecido


Anuncios