El edificio de la Antigua Compañía Telefónica Nacional de España en la Gran Vía fue uno de los primeros rascacielos que se construyeron y durante un tiempo fue el más alto de Madrid, de España e incluso de Europa. Proyectado en 1925, las obras finalizaron oficialmente el 1 de enero de 1930.

El Espacio Fundación Telefónica ha inaugurado una pequeña exposición pero gran homenaje al autor del emblemático edificio, Ignacio de Cárdenas, un arquitecto pionero.

cardenas en la obra

Varias pantallas con fotografías de esos años, colocadas entre las vigas de acero roblonado hoy a la vista, nos explican el desarrollo de la obra.

Telefonica vigas

La exposición recorre, a la vez que el proceso del proyecto y construcción del edificio, la vida del arquitecto. Conocemos así el origen de la edificación pero sobre todo quién era Ignacio de Cárdenas.

Ignacio de Cárdenas Pastor nació en Madrid el 22 de diciembre de 1898. Penúltimo de dieciséis hermanos, las fotografías de la numerosa familia nos lo muestran cuando era un bebé en brazos de una de sus hermanas.

(Foto archivo familiar, 1899)

(Foto Colección de la familia, 1899)

El joven creció en una época difícil. Mientras estudiaba en la Escuela de Arquitectura fue llamado a filas para luchar en la guerra que España mantenía contra Marruecos. Entre otros documentos expuestos en las vitrinas, vemos fotografías de su estancia en África.

En 1924, con su flamante título de arquitecto, fue contratado por la Telefónica, fundada ese mismo año, compañía a la que quedó vinculado profesionalmente hasta el fin de la guerra.

cardenas carnet empleado

Carnet de empleado (Colección de la familia).

Cárdenas fue durante los años 20 y 30 Jefe de la Sección de Edificios de la Telefónica, departamento que construyó otras cuarenta y dos centrales telefónicas en Madrid. Firmó diecisiete de ellas. La primera, proyectada en 1926, fue la Central de Delicias en la calle Batalla del Salado, con vuelta a las calles de Delicias y de Pedro Unanúe.

Calle Batalla del Salado, 5.

Calle Batalla del Salado, 5.

En el proyecto del edificio de la Gran Vía empezó como colaborador de Juan Moya, primer elegido para la creación de la sede madrileña, para acabar recibiendo el encargo definitivo.

Él lo diseñó, lo construyó y, según aprendemos aquí, lo cuidó durante toda su vida, perdiendo incluso la salud en su empeño. Durante la guerra vivió en él, resistiendo a los cañonazos lanzados sobre la Gran Vía, que llegó a ser conocida como la Avenida de los Obuses, y sobre la propia sede de la Compañía Telefónica. El edificio más alto servía de referencia a los ataques que llegaban desde la Casa de Campo.

telefonica gran via

El arquitecto fue señalando sobre los planos del edificio los impactos de la artillería nacional que rodeaba la ciudad; uno de ellos, el de la fachada principal, podemos verlo en una de las vitrinas. Cárdenas permaneció a pie de obra dirigiendo las reparaciones.

Es conocida la historia de los corresponsales de guerra alojados en el cercano Hotel Florida, en la plaza de Callao –obra de Antonio Palacios, derribada desgraciadamente en los años 60 del pasado siglo XX para construir unos grandes almacenes–, desde donde acudían a la Telefónica para enviar sus crónicas.

El arquitecto cayó enfermo de tuberculosis antes de que acabara la guerra; con su mujer y sus cuatro hijos se trasladó a la alta Saboya con el fin de curarse. Finalizada la contienda tuvo que permanecer en Francia unos años.

cardenas ficha empleado

Libro de personal del Dpto. de Ingeniería. Años 20-30

Volvió a España en 1944 aunque debido a su fidelidad al gobierno de la República había sido sancionado con inhabilitación perpetua para cargos públicos y durante cinco años para ejercer la profesión de forma privada. Aún así, él mismo escribió que no le faltó la suerte, tuvo “días de alegría. Otros de preocupación. Tuve gran suerte”. A su vuelta participó, con su sobrino Gonzalo, en la construcción del edificio Bancaya (1947) en la Avenida de América, conocido como edificio Iberia por su famoso anuncio.

Avenida de América, 2.

Avenida de América, 2.

Pero su carrera como arquitecto innovador quedó truncada en cierto modo.

Foto inferior, 1949. Foto sperior, 1975.

Foto inferior a la izq., año 1949. Foto superior, 1975.

Murió el 18 de agosto de 1979 en El Espinar, Segovia.

Aún hoy, en la época de los grandes rascacielos, cuando muchas construcciones lo han superado en altura, su gran obra, el Edificio Telefónica, destaca desde muchos lugares, su singular perfil aparece cuando menos se espera, tanto a pie de calle, mientras paseamos por Madrid, como cuando nos subimos a esas azoteas que tanto nos gustan.

Uno de los valiosos planos del Edificio Telefónica que se exponen nos muestra las indicaciones de los diferentes tipos de piedra empleados, el granito, la piedra caliza y la arenisca; la sólida piedra de su fachada que forma parte de la bella y mágica fisonomía de la Gran Vía madrileña.

gran via

Y su torre inconfundible, que desde entonces forma parte de la línea del cielo de Madrid.

telefonica torre

Por: Mercedes Gómez

——-

Más información, incluyendo un interesante video, en:
Ignacio de Cárdenas, un arquitecto pionero
Espacio Fundación Telefónica
Calle Fuencarral, 3

 

 

Anuncios